Gustavo Pecoraro Brondino|Crea tu insignia

02 septiembre, 2011

cuarenta y seis





El destino invariablemente nos pasa por arriba.
Ese mismo destino que deja tirada en un basural a una niña inocente,
me devolvió a esta ciudad después de 12 años con algo más que la salud en baja.


Herido, pero no derrotado.
Con un boleto de vuelta cuya fecha se fue desdibujando con el tiempo.
Sin más fortuna que la desilusión de un cuerpo lleno de dolores.
Durante muchas mañanas quise despertarme en mi amada Madrid,
correr a la calle a llenarme de voces y olores que me acostumbraron a un acento tan ajeno como propio. Ese que envuelve a cualquier inmigrante en una tierra extraña. Que permite bajar la mirada y seguir a pesar de tanta soledad, endureciendo el corazón para que no te lo destrocen en medio de la nada; construyendo desde esa nada algo de amor nuevo…al menos para que siga durando hoy, y Telefónica facture aquí y allá.
Un día la vuelta se llenos de dudas.
Por miedo, por amor, y también por empezar a reencontrar un lugar que estaba intacto desde hace tanto y que simplemente fue necesario reconocer.
Ese reencuentro está ligado muy fuerte a El Vahído.
A las personas de carne y hueso que están sentadas en esta mesa hoy y cada jueves. Que me llenan de confianza, respeto y compañerismo.
En uno de mis simulacros de regreso Julio me dijo: “ahora que abriste el debate, te vas…”.
Era una frase demasiado fuerte y afectuosa como para no hacerle caso.

Estoy acá, en Buenos Aires, en El Vahído, en Radio Sentidos, y en esta mesa llena de afectos indispensables para que mis mañanas se vayan convirtiendo en porteñas, aunque siempre tenga un ojo puesto en la Puerta del Sol.


 

Editorial número 42 de El Vahído, el programa radial LGBT de Radio Sentidos

http://elvahido.radiosentidos.com.ar

http://facebook.com/elvahido

http://twitter.com/ELVAHIDO

No hay comentarios: