Gustavo Pecoraro Brondino|Crea tu insignia

03 enero, 2010

El 10


La fuerza de tus brazos me atrapa más que tu mirada;
perplejo de ansiedad recorro tu pelvis, te doblo y chupo tu oscuro misterio,
de roble o mármol, dulce.
Más allá de aquí, los ruidos no paralizan casi nada
pero ahogan nuestros besos veloces, carnívoros.
De refilón nos tanteamos a medias
descubriendo astútamente los caminos
que abren nuestra piel.
Hacia allá vamos cabalgando en la fantasía, en el placer, en las bocas
-que ahora mojadas- escupen todo lo que tenían: gritan de alegría.
He comprendido de inmediato,
las dudas eran más mías que tuyas.
"Está todo bien!" -cuesta escucharlo-;
lo dices.
Yo...
te veo.

1 comentario:

Sergio Lanza dijo...

Sos el Rey!