Gustavo Pecoraro Brondino|Crea tu insignia

17 enero, 2010

Disciplina



Perdido todo lo material que tenía -casi todo- mejor dicho,
en un instante me reconozco sin nada.
Ni casa, ni auto, ni trabajo, ni negocios.
La vida llevada se hace realidad.
La soledad de mi mismo frente a mí, me ahoga.
Un gran dolor innecesario me abarca de repente,
me desbarta, me frustra
...solo algún Dios podrá ajustar las cuentas pendientes.
Sin embargo, algo me ancla aún y todavía.
¿Quizás sea el miedo a morir?,
¿o a vivir?, que bastante bastardeamos.
Encuentro algunos motivos en las caras de mi familia,
apoyo en el corazón de mis amigos,
ilusión en tus manos y tus besos -próximos-,
emoción en los momentos oportunos,
pasión...siempre.
y como un aleteo feroz que llega de cualquier lado,
triunfando -una vez más-
la fe...la rara fe,
presente como el respirar,
acaba triunfando.


2 comentarios:

[Fa] dijo...

piel de gallina

Melisa dijo...

Gustavo yo tambte agregue en un link en mi blog dedicado a Susú, espero no te moleste,me encanta todo lo que escribis siempre,me llega muy adentro.
Besos, que andes de maravilla.-