Gustavo Pecoraro Brondino|Crea tu insignia

28 diciembre, 2010

Estrella y cactus



a Lohana Berkins

 Mil manos que agitan el mundo,
parecen ser suyas.
Manos de labradora, reina, cocinera, meretriz, señora.

Es madre de cholas y cholos, de putas y tortas, de travas.

La más bella de las estrellas,
en el más espinoso de los cactus.

Amamantáme con tus tetas de leona,
que nutren a cientas y a necias ofenden.

Abrazame fuerte en tus brazos incansables.

Susurrame tierno las palabras de tu alma.

Enseñame mucho como lo hacés desde siempre.

Faraona de la Libertad;
no está en tus ojos el secreto,
ni en tu boca la venganza,
ni en tu falda la codicia.

Has nacido cuando quisiste.
Desde el antes del antes, inmortal.

Luchadora, amiga, compañera,
…sobretodo, una poética idea.


Fotografía: Fuentes2Fernández Fotografías
www.happ-fotos.com.ar

21 diciembre, 2010

Colibrí



No dejes de hablar marica,
llena estás de labia y arte,
pachamama cacique,
hembro,
macha,
bendito es tu suelo que beso,
sagrado tu arte que adoro,
voraz tu mirada diversa,
colibrí.
Divinidad trans pirada
de fielas locas y de trans,
de lesbas y vos,
manginis,
wayares,
sabinas,
morantes.
No dejes nunca
que pare tu abanico,
ni vacíes tu copa,
ni calles tu caja,
ni ocultes tus ojos.
Gritame al oido
tus vagualitas,
teneme de esclavo si te sirve,
..."batatamente"
todo sucede.


                                                                                                                          Gustavo Pecoraro
                                                                                 (foto: Alejandro Correa - alecorrea69@hotmail.com)

31 octubre, 2010

Una pequeña reflexión



La muerte de Néstor Kirchner me ha llevado a cuestionar algunas de mis opiniones.
Quiero aclarar -como muchos y muchas de los y las que hablamos ahora sobre este hombre- que no comulgué con sus ideas; nunca fui peronista, ni kirchnerista, ni lo voté; y me es precioso recordar -más ahora que nunca- que jamás estuve cerca de esa lacra oportunista y derechona de los Macri, Duhalde, Alfonsín, Bullrich, Carrió o De Narvaez, y siguen las firmas.
Por hacer una imagen -si fuera necesaria- me ubico en ese confuso, ancho, y heterogéneo espacio que se llama el progresismo o izquierda, lejos de sus supuestos representantes vernáculos -las decenas de fracciones MTD, PTS, MST, MAS, PO, PUCH, IM, BOL- que exhiben su sectarismo y sus disputas -ellos también- en las calles.

En esencia soy un independiente más, de los millones que hay en Argentina.

En esta Argentina en la que los cuervos bromean; donde -las hienas carroñeras- festejan; y los menos, los de la ostia consagrada y la mano entre las piernas ajenas, dan gracias a su Dios.
Cientos de miles, tal vez, millones, sienten dolor por la pérdida del político que había conseguido de esa gente lo más preciado: su confianza.
Muchas veces a lo largo de estos días de televisión y duelo, he escuchado: “estoy acá para despedirme de él, aunque yo no lo había votado”.
Me resuena aún más hoy, cuando las flores se van secando con el viento austral, y de repente todo brilla de nuevo, después de llorar tantas horas.


Como activista de la comunidad LGBT muchas veces he tenido la oportunidad de expresar a mis compañeras y compañeros, mis dudas sobre el gobierno de Cristina y Néstor; sobre todo por su rol de socio de algunos sectores nefastos de la burocracia sindical de la CGT; o por el poco claro crecimiento económico anual de la fortuna personal de Néstor Kirchner; o por su política para tirar abajo el 82% móvil; o por la permisibilidad con ciertos personajes más que siniestros como Moreno del Indec.
No puedo olvidarme como militante gay desde principios de los ochenta, de los años donde no había puertas abiertas a nuestros reclamos y del papel que muchos y muchas de este gobierno jugaron en el Menemato.
Pero, como alguien me dijo anoche, hoy hay que tener más contemporización.
Hay que ver los procesos como procesos nuevos.
Nuevos procesos, nuevos actores, nuevas actrices, nuevos roles, nueva realidad.

Ninguno de los honestos compañeros y ninguna de las honestas compañeras a los y las que pude expresar mis diferencias defendieron estos argumentos, por el contrario, hasta lo abonaban.

Pero, ¿y los logros del ex presidente?

¿Quién puede borrar la sonrisa de miles y miles de personas en este país ante la orden de Kirchner de bajar el cuadro del genocida Videla de las paredes del Colegio Militar?.

¿Quién puede negar que fue el primer gobierno que intentó desregularizar los medios para acabar con el monopolio de las grandes multinacionales?

¿Quién va a alzar la voz para quitarle peso al logro gigante de la Ley de Matrimonio Igualitario, y la tremenda bofetada que fue para la Iglesia Católica?

A veces de tanto quejarnos con el ¿cuánto falta?, nos olvidamos ver que ya llegamos.

Una parte muy grande de este país está hablando claramente de su alegría y su satisfacción por lo conseguido; de su felicidad por sentirse de nuevo orgulloso de la política; de creer en alguien luego de años de Menemismo; de sentirse patriota; latinoamericano; nacional; popular.
Como dijo un amigo por ahí: “…no me lo contaron; (yo lo) conocí”.

¿Quién soy yo para negar esos sentimientos?.

¿Cómo puedo atreverme a pinchar esa hermosa ilusión, ese orgullo, esa satisfacción?.

Entre tanta mierda de desaliento, y profecías de caos, me quedo con las lagrimas de los cientos de miles de jóvenes con los dedos en v.
Cambio las editoriales milicas de los Rosendo Fraga, por la fuerza de los ojos vidriosos de mis amigos y amigas militantes LGBT.
Escupo en los titulares de la TV, que no han podido dejar un minuto de llevar agua para su costal; y me acurruco en la creencia de tantas y tantos con los que peleo en la calle.
Aplasto el oportunismo de la derecha, y el sectarismo de la izquierda, con mis palabras que me hacen sentir honesto, una vez más.
Acepto y me los banco los dedos señalantes: ¡trotsko!, ¡traidor!, ¡kirchnerista!, ¡gorila!, ¡quebrado!, ¡pequeño burgués!. Siempre fui el gordito que quedaba al final del sorteo del picado; sin embargo cuesta mucho más comprender ahora, cuando por un lado y por otro te tratan de ubicar en el otro equipo.

Mantener mis ideas no significa comprar un boleto a la negación.
Quiero tender la mano para sostener, y caminar el tramo que podamos caminar juntos y juntas.
No me siento cómodo ajeno a todo este dolor; y siento dolor por ese dolor ajeno.

Ampliemos nuestras las definiciones y démonos cuenta que estamos mucho más junto, aún cuando nos etiqueten distintos y distintas.
A ver cuando empezamos a entender que la opinión ajena no es un puñal.
Ya lo dice el refrán, las opiniones son como los culos, todas y todos tenemos uno.

Siempre para otros y otras, somos otra cosa...¿pero qué sentimos realmente nosotros y nosotras?.

Hace poco mi amigo Luis me dijo que yo estaba siendo conciliador, y me dí cuenta que sí; que quiero una idea grande, un país de respeto, un lugar donde poder sentir que crecemos, que servimos todos y todas, que el de enfrente también tiene una parte de mi vereda y que la suya también me pertenece.
Una sociedad política donde no haya tantos extremos y que no haya miedo al disenso.
El respeto une y educa.

Hablamos con venganza del de allá, porque nos inculcan que debemos crecer en la división.
Esa división, que siempre sirve a los mismos y las mismas.
La derecha, la Iglesia, las multinacionales, y la reacción son el verdadero enemigo.
Las y los demás, simplemente estamos, andamos, creemos, lloramos, pensamos distintos.
Y nos encontramos en la calle, bajo la misma bandera: la libertad.

Hoy habló el pueblo, quienes nunca hablan; hasta que rompen el silencio y son ellas y ellos los y las que mandan.

Yo soy parte del pueblo también.

Fotografía: Fuentes2Fernández Fotografías
www.happ-fotos.com.ar


26 octubre, 2010

Visiblemente socialista


Por Gustavo Pecoraro – (para SentidoG.com)


Hablar de jóvenes de la Diversidad puede sonar muy abstracto.
Por el contrario, ellos y ellas, tienen nombre y apellido…y un rostro conocido quizás, desde la campaña por la Ley de Matrimonio Igualitario.
Uno de estos jóvenes es Facundo García de 21 años, dirigente de la Secretaría de la Diversidad del Partido Socialista; miembro de la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (FALGBT); y director de su Secretaría de Cultura y Educación.
A pesar de haberle puesto el cuerpo por todo el país a la aprobación de la Ley de Matrimonio Igualitario, reconoce que aún no ha hecho uso de ella, aunque le “encantaría encontrar alguien con quien utilizarla“.


¿Por qué estás en la FALGBT?
- Ingresé a la FALGBT de una manera fortuita. Empecé a interiorizarme con la militancia desde muy pibe, en realidad como un adolescente que estaba indagando sobre su sexualidad y no sabía muy bien por dónde empezar. Lo primero que hice fue concurrir a charlas y debates; me sentía más cómodo por ahí que con salir a boliches o de fiesta.
Una de las primeras charlas a las que asistí, fue en el Congreso. Era una mesa que organizaba la CHA y el principal expositor era Pedro Zerolo.
Recuerdo que éramos muy pocos, y que terminé sentado delante de María Rachid y Claudia Castro que yo ni sabía quiénes eran.Más tarde conocí a Alejandro Viedma, y de la mano de él me empecé a foguear un poco más en los temas de militancia LGBT. Así comencé a participar de la Comisión Organizadora de la Marcha del Orgullo, como representante de Puerta Abierta, y a conocer activistas de la FALGBT, la CHA y otras organizaciones, sus lógicas de trabajo y sus diferencias. Fue muy enriquecedor participar de esas reuniones y esos debates ideológicos. Un tiempo atrás ya había empezado a colaborar como columnista de opinión sobre temas de diversidad sexual y política, en AGRadio; pero entrar a debatir eso mismo con las organizaciones LGTB fue superador.
¿Qué es exactamente la Federación?
- Es una multisectorial que agrupa más de 40 organizaciones y está presente en la mayoría de las provincias de nuestro país. A partir del proceso de la Ley de Matrimonio Igualitario, surgieron muchas organizaciones nuevas que fortalecieron el trabajo de la FALGBT a nivel federal. Antes se solía decir que quienes aportaban con más ímpetu el carácter federal eran las compañeras de ATTTA (Asociación de Travestis, Transexuales y Transgeneros de Argentina), presentes en más de 18 provincias.
Ellas tenían un trabajo muy fuerte en provincias donde era difícil llegar, como por ejemplo en Jujuy -donde viajé para la audiencia pública que organizó Negre de Alonso-. Allí la principal articulación de la FALGBT y quienes fueron las principales defensoras de la modificación del Código Civil fueron las compañeras de ATTTA; y no de una organización esencialmente de lesbianas o esencialmente de gays. La Chambi, referente histórica del movimiento trans, convocó a las chicas a movilizarse; se quedaran frente a la Legislatura provincial con las banderas del arco iris, aún sin que las dejaran ingresar, defendiendo a capa y espada esta Ley.
¿Por qué entras al PS?
- Vengo de una historia de familia socialista, así que desde chico quería militar en el Partido Socialista. Somos de Zárate y allí en 1983 hubo una gestión muy importante y reconocida del Socialismo, de la mano de Aldo Arrighi. Toda mi familia militaba con él.
¿En que campo te movías dentro del PS?
- Al principio en una militancia de base o barrial en la zona de Almagro. Nunca sentí la necesidad de ocultar mi activismo en el movimiento LGBT dentro del partido. Eso si, yo no fui el de la idea de crear un espacio LGTB en el Partido Socialista. En un momento surgió la idea de un grupo de compañeros, sobre todo del Presidente del PS de la Ciudad de Buenos Aires, Roy Cortina, de impulsar un espacio de militancia LGTB. Y luego se empezó a discutir quién podía llevar adelante ese espacio.
En Rosario ya se había creado un área municipal de diversidad sexual, a partir  de la Intendencia de Hermes Binner, un hecho inédito para América Latina. Y eso se sumaba al trabajo legislativo de los representantes del Socialismo.
Recordemos que fueron Hermes Binner y Fabiana Ríos, los únicos gobernadores que se expidieron a favor de la sanción de la Ley de Matrimonio Igualitario.
Para mí había una gran armonía políticamente hablando. Imagino que no le debe pasar lo mismo a compañeros que militan en otros espacios políticos. El tema diversidad se acopló, casi naturalmente, en la agenda política del PS.
Además estaba Esteban Paulón, que fue el primer director del área de diversidad sexual en la Municipalidad de Rosario. És él quién trae a los debates políticos del PS, en especial durante los campamentos de la Juventud Socialista, la temática de la diversidad sexual a través de talleres y charlas. Comienza una articulación muy importante en todo el país y en la Ciudad de Buenos Aires fueron dirigentes como Roy Cortina y Verónica Gomez quienes se deciden a impulsar la creación institucional de la Secretaría de Diversidad Sexual; acción que es replicada luego en otros distritos como Mendoza, Salta, Tucuman y Entre Ríos.
Teniendo un trabajo sobre diversidad tan estructurado dentro del PS, ¿porqué se elige a un extra partidario como Alex Freyre para llevar en las listas de Legisladores de 2009?. ¿Porqué no alguien con más tradición partidaria?
- El PS toma en esos momentos la decisión de ir solo a las elecciones legislativas de la Ciudad de Buenos Aires, a pesar de todo el trabajo que veníamos realizando con otras fuerzas políticas, porque -realmente- no nos sentíamos representados. No nos sentíamos cómodos con Alfonso Prat Gay encabezando una lista de diputados junto a nosotros.
En Santa Fe existe el Frente Progresista Cívico y Social, liderado por el Partido Socialista con figuras como Binner y Giustiniani, que se ha constituido hace años como la principal alternativa al PJ de Reutemann en esa provincia. Esta integrado por fuerzas políticas y organizaciones sociales que sentaron una base programática de centroizquierda y una institucionalidad rara para un país como Argentina, más acostumbrado a las coyunturas.
Pero en la Ciudad de Buenos Aires no fue sencillo entonces consolidar un frente así. Por lo cual, la estrategia fue convocar a una serie de organizaciones sociales y sus representantes para generar una propuesta electoral que no sea exclusivamente partidaria.
Para quienes integramos la Secretaría de Diversidad Sexual, la candidatura de Alex fue un reconocimiento importante. Fue una decisión a conciencia, y tuvimos claro que su aporte iba a ser acompañar la propuesta electoral del PS como un independiente.
Muchos en su momento nos preguntamos ¿cuál es la importancia que vaya Alex?… Y esa importancia reside en que es un activista social.
¿Y para el 2011, cuál es tu deseo?
- ¡Que pregunta! (risas) Personalmente, me gustaría que la agenda de la diversidad sexual esté impresa en el frente o propuesta electoral que vayamos. Yo no siento que vaya a estar más representado por dirigentes como María Rachid o por Alex Freyre porque sean compañeros de militancia en la Federación Argentina LGBT. Me siento contento sabiendo que tengo representantes en la Ciudad como Roy Cortina, Verónica Gómez y Julián D`Angelo, que sé que llevan adelante la agenda de la diversidad sexual. No necesito que estén María o Alex para eso.
¿Estamos hablando de qué alianzas para el 2011, entonces?
- Siempre la constitución de frentes son temas muy delicados.
El PS a diferencia de otros partidos, tiene una vida interna muy rica, donde se da mucha bolilla a la institucionalidad del Partido, a las internas, a la carta orgánica, los espacios de debate. El PS ha sido autónomo históricamente en sus decisiones.
Por ejemplo con esto del 82% móvil… El Frente para la Victoria acusa a la oposición de ser quiénes sacaron el 13% a los jubilados en el 2001 y ahora quieren hablar del 82%. Pero esos mismos diputados del Frente para la Victoria son los que durante el menemato votaron por la privatización de las AFJP.
Entrar en este juego de blanco y negro, oposición-gobierno, no me parece acertado.
Todo esto lo digo, para explicar que a la hora de armar un frente lo importante es lo Programático.
En estos tiempos se están dando reuniones con distintas fuerzas políticas, donde el PS lleva 20 puntos programáticos que quiere impulsar para constituir una coalición de gobierno. El PS ya ha dejado de ser un partido testimonial. Pensá que después de 115 años, el Partido por primera vez conduce un frente y gobierna en una gran provincia como Santa Fe.
Me parece que para generar política hay que pensarla a largo plazo. Y es por ello que, viendo la experiencia de gestión del Socialismo, a mí me gustaría ver al PS conduciendo un frente a nivel nacional.
¿Qué hacer ahora luego de la aprobación de la Ley de Matrimonio, dentro de la política LGTB?.
- Primero de todo la Ley de Identidad de Género. Va ser un tema más difícil sobre todo porque acá hay algo histórico en los partidos políticos de América latina, cuya base ideológica es compleja. Aquí fue muy importante el acompañamiento del FPV para terminar de aprobar la Ley de Matrimonio Igualitario, pero yo tampoco me olvido cuando dejaban vacías las comisiones, y el tema no se podía tratar porque la Presidente estaba viajando al Vaticano; o porque había otras prioridades para el gobierno; o la primera sesión que se cayó porque también estaba en el temario la Ley de Cheques.
Además no es que el FPV vota en bloque, como pasa con otras leyes. Se votó a nivel personal, donde una mitad de los diputados del FPV acompañó la Ley y los otros no. Importante sus votos, claro, porque si no, no salía.
Y también, después veías a Felipe Solá votando la Ley y todo el Peronismo Federal votando en contra. O a Patricia Fadel, una de las espadas del kirchnerismo, militando y votando en contra del Matrimonio Igualitario.
Yo cuestiono estos comportamientos.
No me puedo quedar con que “esto es un movimiento y funciona así”; justamente porque trabajo para que haya un partido donde todos los militantes, sean universitarios, sindicales, barriales o de donde sean puedan sensibilizarse en la temática de la diversidad.

24 octubre, 2010

Los putos de Néstor y Cristina

Por Gustavo Pecoraro – (SentidoG.com)
Entrevista a la Agrupacion Nacional Putos Peronistas





Lo primero que me aclaran Rodolfo Serio y César Augusto, de Putos Peronistas, es la diferencia que hay entre los sectores de la diversidad de
partidos políticos, como por ejemplo la Secretaría de Diversidad del Partido
Socialista, y ellos “nosotros no somos un sector de diversidad de un partido político sino una agrupación política de la diversidad con una
firme convicción política peronista; pero no somos parte orgánica ni del
PJ ni del Frente para la Victoria.”

¿El punto de encuentro es la identidad sexual o la convicción polítca?
R S- Los dos ejes son importantes y ninguno de los dos es renunciable o
prescindible. Lo que observamos es que hay organizaciones de la diversidad que no contempla el aspecto político, autodenominándose apolíticas o apartidarias, y que nosotros teníamos un conjunto de identidades que no estaban del todo representados solamente en un partido ni en organizaciones de la diversidad.
Los Putos Peronistas reúnen dos identidades bien fuertes que son, por un
lado, ser puto, torta y trava; y por el otro, ser peronista.
¿Quizás el nombre Putos Peronistas haya quedado un tanto corto,
entonces?

C A- Los que formamos Putos Peronistas venimos del interior de Argentina.
Para nosotros eso no es casual, porque vivir en el interior es muy duro,
donde no existen la Federación ni a CHA, o dónde sí existe y el trabajo es
muy complicado de hacer.
No es casual que estemos en Putos Peronistas; es la consecuencia de un
camino personal.
La naturalidad con que alguna cuestiones de la diversidad empiezan a ser
abordadas en algunos sectores donde hacemos trabajo de base, lo confirma.
Nos damos cuenta – en nuestro trabajo en La Matanza, por ejemplo- que
somos todos morochos, que la pasamos más o menos bien o más o menos
mal, pero que hay una solidaridad de clase que permite que esas cuestiones
se vean desde otro lugar.
Putos Peronistas surgió en su momento con la frase “En la Matanza no hay
CHA ni Federación” y habla de que a veces el discurso de las organizaciones
de la diversidad funciona muy bien en sectores medios pero no da respuesta
a las necesidades de los sectores populares; a veces nos impresiona que
sacar una bandera de putos peronistas cause más alarma en Palermo que en
Gonzalez Catán. Tal vez por eso Putos Peronistas sale a ser, un poco, la voz de esos sectores populares.
R S – La palabra Putos viene de apropiarnos de un insulto con el que seríamos señalados, y decir: ¡Miren, ya no nos molesta que nos digan Puto! La discusión pasa para otro lado, porque esa herramienta de discriminación
queda automáticamente inhabilitada.
¿Son más putos que peronistas o más peronistas que putos?
C A – Va de la mano. Es algo que no podemos separar. No nos interesa que
nos saquen el mote ni de putos ni de peronistas, porque somos las dos cosas
a la vez, y tratamos de que eso se vea reflejado en el trabajo que estamos
haciendo.
R S – Por un lado nos sentimos como en la misión de politizar un poco la
diversidad. Que se entienda que sin un discurso político y sin respuestas
políticas, los reclamos de la diversidad nunca van a tener lugar. Si no existe
una voluntad política de dar curso a las necesidades de los sectores de la
diversidad, no habrá soluciones. Y esas soluciones son siempre políticas.
Por otro lado también tenemos una suerte de deber histórico con el
Peronismo y con la política en sí que durante muchos años no tuvo presente
los reclamos de la diversidad, tal vez porque no los conocía o por ignorancia.
O sea, ¿desde la ideología a la sociedad, y desde la diversidad hacia
dentro del Movimiento Peronista?

R S – Lo importante de ser Putos Peronistas es reunir y no dejar de lado
ninguna identidad.
Nosotros hacemos trabajo de base y nos definimos como una agrupación
política y que es parte de un movimiento político muy amplio -que es el
Peronismo- en el cual interactuamos con muchos sectores sociales.
Putos Peronistas no es un hecho aislado, es parte de un proceso que se
inició en 2003 con la llegada al gobierno de Néstor Kirchner, y creemos
que la sociedad maduró, y que ese espacio, ese debate, la diversidad pudo
empezar a ver al Estado no como un enemigo -como lo fue en los 90 con el
neoliberalismo de Menem-. Hoy por hoy el Estado es el principal aliado para
sumar voluntades para reclamos como la Ley de Identidad de Género, o de la
Ley de Matrimonio Igualitario.
C A – En los 80 y los 90 las luchas y las reivindicaciones eran otras. Creemos
que hoy por hoy en el 2010 estamos en condiciones de empezar a pelear
este tipo de cosas.
R S - Nosotros participamos del mismo modo de acciones de la diversidad,
como también estamos presentes en debates como la Ley de Medios, o
dando nuestro apoyo al gobierno nacional en el debate de la resolución 125.
¿Pero podríamos decir que el Partido Justicialista sigue y siguió siendo gobierno desde Menem hasta ahora cuando…
R S – A ver…partís de un error conceptual.
Separemos partido, que es el PJ, de lo que es el Movimiento Nacional
Peronista. El MNP es muy amplio e incluye sectores de la izquierda, y de
derecha. Incluye también lo que el propio peronismo define como el enemigo interno. Lo que hizo el señor Menem durante muchos años fue utilizar la simbología peronista para meter por la ventana un montón de conceptos que están por fuera del Peronismo y que se corresponde con el Neoliberalismo dictado desde el FMI, Banco Mundial, etc.
En ese sentido, por supuesto que el Peronismo tiene que hacer una
autocrítica en relación a no identificar a tiempo sus enemigos internos.
Pero los matices y la diferencia con la administración actual para cualquier
persona que realmente sea sensata, saltan a la vista.
Hoy no se trata de achicar el Estado ni de seguir los dictámenes de las
organizaciones mundiales de crédito, sino fortalecer el Estado como el
espacio donde se toman las decisiones de cómo se regula la vida política del
país, y una muestra muy fuerte de esto es la Ley de Matrimonio Igualitario
donde el Estado decidió que era él el que iba a legislar qué significaba
matrimonio civil para el Estado y para la mayoría de los ciudadanos, y no
permitió que una corporación como la religiosa interfiriera en el Ley.
¿Qué lugar ocupa PP en la Comunidad LGTB?
R S – El rol de las organizaciones, como ONG, durante mucho tiempo
fue primordial y necesario porque el Estado se había ausentado de dar
un montón de debates y los reclamos de la sociedad civil eran los únicos
que ponían en la agenda pública, las necesidades de la diversidad.
Creemos que el lugar como ONG, a nosotros como militantes políticos nos
queda chico.
Nosotros hacemos mucho trabajo de base, fundamentalmente con las
compañeras travestis, que es sector más discriminado de la comunidad.
Por eso es tan importante debatir y dar la batalla por la Ley de Identidad de
Género, hay que dar la batalla para que esta ley tenga apoyo popular y se
sepa de qué estamos hablando. No es sólo un trámite parlamentario, sino
que conlleva un cambio de conciencia y cultura.
En estos momentos laburamos con las chicas en Costanera, en Once, en
Constitución, en Palermo y en Flores.
En Putos Peronistas existen dos realidades, una la de la militancia que
emigró del conurbano y vive en capital, Y por otro lado los que viven en
conurbano y viven allí.
C A – Creo que por ejemplo, la CHA, fue muy valorable en el contexto donde
adquirió la visibilidad. En los 90 la imagen de Carlos Jáuregui a nosotros
también nos llenó…
R S – …sí, porque inauguraban la militancia política tal vez no desde el lugar
que lo hacemos nosotros, pero desde un lugar muy loable al fin.
Por otro lado hay organizaciones como la Federación que llevaron adelante el reclamo de Matrimonio Igualitario y que gracias a ella tenemos la Ley.
Lo que nosotros decimos, es que solas, en si mismas, sin una voluntad
política detrás, sin un compromiso político de otras esferas de la sociedad, no llegarían a nada.
Por ejemplo en el caso del Matrimonio Igualitario, si no hubiese existido un
Poder Ejecutivo dispuesto a dar impulso a la Ley y articulando con un Poder
Legislativo que tuvo que sortear un montón de obstáculos, no hubieran
podido hacer demasiado.
La derecha hace política y creemos que la única forma de contrarrestar eso
es desde la política.
No me queda claro ¿estás diciendo que las organizaciones sociales se están viendo superadas si no se alían con los partidos políticos?.
R S – No sé ni siquiera si necesitan aliarse. Digo que deben actualizar su
discurso al momento actual en el cual es lo político lo que da respuesta a las
construcciones.
Pero, ¿no les parece que es mucho más valioso que las organizaciones LGTB se muevan más apartidariamente?
C A – De echo en la Federación a mucha gente del Partido Socialista.
R S- En estos momentos las organizaciones no son puras en términos
políticos sino que hay muchas personas que se sienten identificadas con la
Federación o con la CHA que también tiene algún filiación o simpatía política.
Desconocer esta realidad es seguir postergando las discusiones políticas con
un discurso de politización falso. Que en la práctica todas las organizaciones
hacen política y eligen estrategias para llevar a cabo sus reclamos.
¿Qué opinión tiene sobre los candidatos LGTB en las próximas
elecciones?

C A – Volvemos a lo mismo. Todo es parte de un proceso. Hace 20 años no
había debate sobre la diversidad. Era complicado. Creo que son cosas que
se dan. No creo en realidad que haga la diferencia que sea trans o gay o
lesbiana a nivel discurso. A nosotros nos interesa pero a nivel político.
R S – Si el candidato es Roberto Piazza que va a pedir mano dura desde un
lugar de bondad de lo gay, no nos interesa.
Muchas veces fue un referente que hemos tenido que escuchar defendiendo
la ley de Matrimonio Igualitario y al que hubiéramos preferido no escuchar
con reclamos que nada tienen que ver con la sensibilidad social y sí más
cerca del “a estos negros hay que matarlos a todos”.
En ese sentido la calidad de un candidato político no viene definida solo con
su pertenencia a la comunidad LGTB.
¿Y si fuera María Rachid?
R S – Sinceramente la agrupación no tiene ninguna posición tomada.
¿Saben que en 1974 el Frente de Liberación Homosexual (FLH)
fue echado de la Plaza de Mayo al grito de “no somos putos,
no somos faloperos, somos soldados de FAR y Montoneros”?

R S – Esa es una frase muy triste que se adjudica el peronismo de derecha,
y precisamente si esa frase existió es porque en ese momento el FLH estaba
manteniendo una relación con sectores del peronismo de izquierda a los
cuales acusaban de homosexuales. Está claro que el momento histórico y
social era completamente distinto que el de ahora, y que en todo caso hay
un peronismo de derecha que sigue pensando eso encarnado en Duhalde
y Negre de Alonso, y hay otro peronismo que en ese momento no tuvo
recelos de juntarse con el FLH, como hoy no tiene recelos de juntarse con
Putos Peronistas, y que como hizo el senador Picheto -aún su condición de
católico- ha hecho una defensa muy encendida del Matrimonio Igualitario.

02 octubre, 2010

Amabe

 







En Tanmusi, una aldea del centro de Nigeria, Amabe recoge como todos los días kilos de paja, de los pajonales cercanos al río Anno, para reforzar los techos de su choza. Las lluvias pasadas casi arrastraron todo, pero la suya resistió. Amabe explica que es por cómo ella entrelaza la paja que es un secreto de familia que su madre le enseño a ella, y a su madre su abuela, y que así ella hará con Bara, su hija mayor, que será la encargada de cuidar de sus hermanos y de la choza cuando Amabe ya no esté.
Pero eso aún no será.
Vive con sus ocho hijos. Quedó viuda hace 2 años, con los dos pequeños aún sin destetar. Su madre, su padre, y sus hermanos viven a 200 kilómetros en una aldea. Amabe aparenta una edad indefinida entre 25 y 50 y ella, coqueta, dice que no recuerda cuando nació, y cambia de registro e insiste que ese pedazo de tierra, de seca y dura tierra, es su casa y el hogar que tendrán sus hijos cuando crezcan. Se ríe, y muestra sus pocos dientes, y comenta que ya estará mirando desde el cielo para que no haya peleas demasiado graves por el reparto de los animales. ¿La choza? Los hombres competirán por ver quiénes las hacen más fuertes y las mujeres por quiénes le dan el mejor color.
Amabe hoy tiene la visita de los dispensarios de Cruz Roja.
Luego de juntar la paja, ordenará la choza, debe acordarse de que mañana habrá que cavar una zanja más lejana para que el agua que seguro caerá corra ladera abajo, deberá visitar a su vecina que la ayuda con la comida, y seguramente tendrá algo de tiempo para sentarse a fumar su pipa de tabaco.
Pero eso aún no será.
Amabe sabe que es fuerte, que tiene una buena familia, que a pesar de la miseria, el frío o el calor según toque, la falta de agua, y la soledad, ella sabe que es una luchadora.
De ello se siente orgullosa.
Se lo debe a la Cruz Roja y a los Médicos sin Fronteras que vienen y le ayudan, a ella y a todos los de la aldea. Esta mujer imparable piensa que los quiere, los admira y calla cuando ellos se mueven por la aldea con sus batas, sus camiones y sus medicinas. Los quiere porque ellos la cuida, cuidan a sus hijos, y a sus vecinas.
El doctor Martínez es de Colombia, tendrá más o menos la edad de Amabe, pero parece más viejo, piensa ella, y piensa que tal vez no coma bien, ni tenga una esposa que sepa guisar, ni que lo
entienda en las noches cuando es una esposa la que debe comprender al esposo, como ella ha hecho siempre con el suyo.
El doctor es algo tímido pero firme en sus decisiones, la osculta con mucho cuidado, casi con reserva. Sus manos siempre llevan unos guantes blancos, que invariablemente
quita cuando al despedirse le pasa una de ellas por la cara, y ahora sí, le dedica esa blanca sonrisa que tanto aprecia Amabe, y que ella corresponde con sus pocos y oscuros dientes, y Amabe admira esos dedos blanco, no muy largos, que siempre lleva impecables el doctor, como si recién saliera del agua, con las uñas blancas y cortas y los nudillos fuertes y peludos.
El doctor Martínez le recuerda que las medicinas son para tomarlas y que debe hacerlo todos los días. Y entre una y mil excusas siempre se cuela las tareas, los hijos, los vecinos, las cabras, la vaca, la choza. Ella resopla, baja los párpados, gira un poco nomás de lado su cabeza y asiente como una niña ante una travesura.
Un día, cuando el calor apretaba demasiado, el doctor quiso conversar un rato más del acostumbrado:

- Amabe, ¿no tienes miedo a morir?

Ella lo miró, pensó un momento y dijo:

- ¿Morir?. Doctor, ¿Ud. sabe todo lo que yo tengo que hacer antes de morir? Morir, morimos todos. Murió mi esposo, y morirán mis padres, y moriré yo, y mis hijos después que yo, y los hijos de mis hijos, y así.
Pero eso aún no será.
Porque debo cuidar de mi casa, y juntar todos los días la mejor paja que haya, y cavar la zanja para que las lluvias no arrastren la choza, y críar a mis hijos más pequeños, los grandes ya lo hacen solos, y conversar con mi vecina...y...¿sabe Doctor?...es que yo no me siento enferma.

Amabe Masuto, de Nigeria, madre de 8 niños, es seropositiva. Vive en una aldea pérdida de Nigeria, donde las escasas visitas son las de los médicos que con la ayuda internacional combaten a duras penas el Sida en el continente africano.
Mucho mejor allí donde las personas como ella no sólo son receptivas a los tratamientos, sino que mantienen un espíritu único e inequívoco de fuerza y voluntad, de metas cotidianas, de ilusión, y de supervivencia.
Amabe es una sobreviviente, como millones de otros casos en el mundo, y ella sabe que aun tiene muchas cosas por hacer.

27 septiembre, 2010

¿Sabes quién fue Carlos Jáuregui?



Hace poco escribí un texto para el libro sobre Carlos Jáuregui que publicará próximamente Mabel Belucci.
Desde acá, con algo de ese texto y otras pocas cosas, quiero cooperar con la pregunta que en las paredes de la Plaza Carlos Jáuregui, escribieron los jóvenes de la Comunidad Homosexual Argentina: ¿Sabes quién fue Carlos Jáuregui?.
Honrar y recordar a figuras como él, son también parte de la militancia.
Hoy una plaza de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires lleva su nombre.


"...Hasta el día en que conocí a Carlos Jáuregui, mi militancia política, que en ese tiempo transcurría en el Movimiento al Socialismo, estuvo incompleta.
Corría 1984, y me había enterado de la existencia de la Comunidad Homosexual Argentina, por una solicitada en el diario Clarín.
Yo tenía apenas 19 años pero poseía el arrebato necesario para entender claramente que la CHA, sería desde ese instante mi verdadero lugar de pertenencia.

Mi primer encuentro con Carlos fue en la antigua sede en la Diagonal Norte, una minúscula oficina en un enorme edificio de otras tantas minúsculas oficinas.

La sensación que me produjo poder hablar de política con un dirigente de homosexuales fue inmensa.
Tenía el don de la seducción de muchos políticos, frases de las que queremos escuchar y sonrisa de buen chico.
Parecía siempre en estado de exaltación, enérgico, decidido.
Claro que muchas de sus posiciones nos diferenciaban.
Los derechos civiles, sin duda eran un punto de acuerdo, pero más allá, la incertidumbre.
Poseía algo que lo hacía distinto: predisposición a conseguirlo todo.
Sin lugar a dudas era mucho más grande que su organización misma; creo fue eso mismo lo que lo llevó a estar siempre tan cerca del éxito, pero tan lejos del reconocimiento.

Con los años de militancia, creamos una fuerte amistad, de esas de borracheras y desamores, y amores y borracheras; de debates encendidos y proyectos soñados; de llorar juntos la muerte de muchos amigos queridos; de discotecas y bares y fiestas, donde Carlos era profundamente feliz; de recuerdos íntimos que son sólo parte obligada de mi memoria. ¡Aunque tengo una enorme nostalgia por las cenas de los viernes, con Cesar Cigliutti y Marcelo Ferreyra como anfitriones, donde convergíamos para simplemente estar y ser parte!.

Después de tantos años de su muerte, a menudo me encuentro pensando en lo fácil que hubiera sido todo para Carlos y la CHA, si los políticos que ahora se llenan la boca con sus discursos correctos, hablando de tolerancia y apoyo a los proyectos de la comunidad GLTTB, hubieran estado presentes mucho antes, cuando -claro- gente como Carlos -y quizás por eso su valor- enfrentaban solos -o casi- la lucha de los derechos civiles de gay y lesbianas.

Hoy debería ser el referente de los miles de jóvenes que enarbolan las banderas GLTTB, a los cuales les legó las enseñanzas de los primeros que avanzan, esos que manchan sus camisetas sin miedo, que se enfrentan de verdad a la represión; la vanguardia que siempre cae primera.
Hay una responsabilidad en los dirigentes de estas agrupaciones en no dejar olvidar nunca su figura.
Ellos, muchos de ellos o casi todos, están ahí precisamente por la existencia de Carlos Jáuregui.
Tal vez este libro sirva para que su figura emerja como el gran dirigente GLTTB de Argentina que fue.
Su vida personal estuvo llena de contradicciones -como la de cualquier-, pero eligió anestesiar sus necesidades y aumentar los deseos ajenos.

Carlos fue un gran dirigente político con el cual tuve el placer de militar y luchar durante muchos años, veces desde la discrepancia otras desde el acuerdo; pero por sobretodo, fue uno de mis más grandes amigos.

El decía de mí, que le gustaba porque al menos, yo pensaba.
Yo podría decir de él, que lo echo mucho de menos.
Nada fue igual con su ausencia..."

14 septiembre, 2010

Dark


A menudo sueño con la muerte
con mi muerte.

Más que morir pretendo
seguir viviendo no muerto.

Tantas palabras hacemos de deberes
para confortar a tatita desde pequeños,
tantas oraciones que venimos repitiendo
tantos coros de salvaciones
tantas suplicas por tal o cual
por cómo y porqué.

Por puro coraje
tan irresponsable y pagano,
me encomiendo al futuro
y a un Universo cada vez más incierto .

La tremenda certeza que una vez más fue igual,
vuelva a acompañar eternas noches llenas de vacío,
abundantes de miedo,
más pensar y repensar la manada.

Todo lo perdimos en un dos por tres,
parado de frente a la nada
con los bolsillos repletos de ganas y las manos atadas por detrás,
sangrándonos las venas,
chorreando las penas,
manchando las camas que antes llenamos
con ¿qué?
con ¿quién?

Me niego a pensar que todo es en vano,
fútil
etéreo.

Que todo termina
mandato de Dios...

Prefiero endiablarme llenarme de bronca.

Pensar en la muerte -mi muerte- no calma la angustia,
ni aplaca la pena,
ni salva el alma,
ni da esperanzas,
simplemente, me mata de a poco.

No será nunca lo único mortal que tengo en mi vida.



14 septiembre, 2010

04 septiembre, 2010

45



Quizás como las velas que apagan el viento, las palabras que debería usar se vayan allá...lejos.
Finalmente me estoy dando cuenta que no podré moverme lejos de mis creaciones.
Parece que ya perdí la batalla de seguir batallando contra mis propios logros. Pataleando -aniñal- entre mocos, contra la voraz realidad de la cotidianeidad.
Acá estoy y acá estoy viviendo.
Como me gusta vivir: amando, gozando, logrando.
Sólo soy un hombre imperfecto...pero buen hombre, tal vez más de lo que otros piense -incluyéndome- ; o menos de lo que me tiene preparado el futuro.
Extrañando pasionalmente los amigos, los olores, los lugares de allá, de mi Madrid amada, que cada vez está más lejos.
Pensando mucho, en mi odiada Berlin, con la claridad de que todo es más oscuro de lo que puedo manejar.
No puedo con todo, sólo continuar -y eso ya es bastante-.
Estoy amando y me llena de alegría...y así entre titubeos y angustias, y broncas y decepciones, y amor, mucho amor, voy dándome cuenta que no debo rendir cuentas a nadie; ni siquiera a aquellos que tal vez deba rendirselas...
Lucho como puedo para mantenerme vivo...eso es lo más importante que debo hacer. En esa meta, ese transcurrir, hay OTROS que tal vez esperasen OTRA cosas, OTROS comportamientos.
Hago lo que puedo.
Sin no lo entienden, allá ellos.
Me juro, lo único que me interesa es vivir...y el que no lo entienda, que le den por culo.
Y así, mientras tanto llegan los 45, entre locura, pasión, rojéz, barrocos sentimientos, y claro, amor...¡que lindo que se siente!.
Todo lo demás queda en segundo plano...sorry.

Es como darse cuenta -finalmente- que hay cosas que son importantes, y otras que no.

07 julio, 2010

Putos, trolos, maricas y maricones


Los putos hemos nacido respirando el mismo aire que la madre que nos parió y el padre que también;
llenamos años de secretos, miedos, mentiras a medida del tiempo, agachando la cabeza en la verguenza de la escuela cuando el que nos cojía se burlaba en grupo...el maricón seguíamos siendo sólo nosotros.
Los trolos hemos aprendido a buscar nuestra banda a golpe de humillaciones, cuando comienzan las ganas con el mejor amigo, y las mamás van disimulando las novedades con jaquecas y los padres se meten de lleno en la Oral Deportiva.
Hemos conseguido respirar nuevamente donde el dolor ajeno se transformaba en aire, acaso no viendo más allá que cuatro estrofas.
Crecimos al deseo en cuartos pedorros expuestos a la verdad, sin nada más -¡nada menos!- que expectativas.
Hemos florecido, los putos, con la Primavera que llega inexorablemente, y aparta de un golpazo los miedos, los secretos y las mentiras, y nos llena de flores el alma; de ilusión la cabeza; de posibilidades el futuro.
Los trolos, dimos la lección más grande que nadie ha dado: aprendimos a reírnos de nuestras debilidades, y cuando tiramos la tragedia a la mierda, llenamos de música la calle, transformamos en una fiesta la falta de derechos que los monjes provinciales nos quieren dictar, esos que viste de perlé, perlados hasta el culo, avidos de niños inofensivos, poder, muerte.
¿Acaso alguién les pide que dejen de mentirse a si mismos, agendados en chongos, llenos de leche bendita que les llena la boca bendita, llena de palabras de mugre que alimentamos todos con nuestros impuestos benditos?
Nosotros los putos no necesitamos nunca que nos dieran permiso para sobrevivir a la vida que nos habían preparado, la de la casita blanca y la humillación negra;
los trolos -nosotros- no estamos pidiendo permiso. Nunca lo pedimos;
los maricas -nosotros- no queremos su permiso, ni su indulgencia, ni su lástima.
Queremos nuestros derechos y vamos a conseguirlo como todo, a fuerza de golpe de tacón y extasis de purpurina, porque así somos, trolos, putos, maricas, maricones, y muy luchadores.
Volveremos a la calle, como en Stonewall, o como en el Carretas de Madrid, y nos besaremos en París debajo del Arco del Triunfo, o en Buenos Aires en cualquier calle que nos pertenezca porque sí.
No se confundan, sabemos que la calle es nuestra mejor aliada.

Tus ojos



Siento esta cosa acá dentro, y yo no sé esconder:
no tengo mucha plata, pero si la tuviera compraría una casa enorme para que en ella vivamos los dos.
Si fuera escultor o uno de esos que hace pociones y va con su show de pueblo en pueblo.
Pero no lo soy.
Y sé que no es mucho pero es lo que mejor sé hacer: mi regalo es mi canción, y esta es para vos.
Y se lo podés decir a todos, esta es tu canción.
Ya terminada, y puede que sea muy simple, espero no te moleste que haya puesto en palabras que la vida en el mundo es maravillosa porque estás vos.

Me senté en el techo, le arranqué algo del musgo.
La verdad, algunos de los versos no me fueron fáciles.
Pero el sol se portó muy amable conmigo mientras escribía pensando en gente como vos, que lo mantiene encendido.
Así que perdoná que me olvide, que siempre me olvide.
De todos modos, lo que realmente quiero decir es que si bien no recuerdo si son verdes o azules, los tuyos son los ojes más dulces que jamás haya visto.





Gracias Bernie Taupin

16 junio, 2010

Caballeros y guerreros



Me levanto y me acuesto pensándote.
Acaso debajo de tanta devoción haya cierta verdad que no vea...
...la ceguera puede ser una amenaza dichosa.
Mis palabras se amontonan dentro de la boca; quiero enamorar las frases con mis dudas;
...acaso llorar, -que ya es parte de mi día-, y no necesariamente de tristeza;
ahora hay olores, lugares, miradas, ojos, manos alentadoras que emocionan.
Los desafíos de esta ciudad me golpean todo el tiempo, y simplemente me ayudan a confudirme mucho más.
Empiezo a pensar de nuevo en cruzar el charco, y a no poder dejar todo lo que encontré de repente.
No puedo por ejemplo, despertar sin cebarte un mate.
Mirar sin encontrar tus ojos.
Tocar sin recorrer tu cuerpo.
Besar sin besar tu boca.
Me desgarro en soledad; así lo he decidido.
Tengo tantas ganas de estar como de irme; pero ahora cambiaron las medidas de la balanza.
Los números empieza a tener importancia: 23:20, 14, 2, 1 y los que quieras aportar.
Me enrollo con valores de caballeros, de romanticismo barroco, de hidalgos, y proezas.
Me propongo cabalgar al infinito para tener la gloria -tu gloria precisamente- ...y llevarla en alto como un rojo pabellón.
Escupiré muy alto para mojar las nubes y maldeciré a los vientos para apresurar el tiempo.
Pero un día tras otro renovaré la alegría, cuando sin más garantía que la sonrisa de tu cara, me acerque a vos y me sienta feliz.

Todavía quedamos hombres así.

26 mayo, 2010

Miradas


Harán falta más de cuatro frases en este texto para describir una mirada, capaz de atravezar muros de lamentos y de silencio cordial, ávida de alegría y sinceridad, poblada de ilusiones que renueva su apuesta vital a menudo bombardeada por la agonía a la que nos empuja la vida que nos toca transitar.
Una mirada que se vuelva tierna o bronca, que agita o zarandea, que vuelve o retorna de allí a aquí, como boumerang; casi siempre acompañada de mil palabras.
Palabras que brotan porqué hay palabras que brotan porque sí, porque debe ser así. Si no sería cobardía.
No es momento para tibiezas -estamos para acuchillar a fondo al destino- como una Cruzada en épocas de infieles, que perseguidos seguirán siendo mártires aunque los Poderes acudan a sus tumbas.
Más nos vale no esquivar las flechas, poner el pecho, aguantar: ese es el destino de los amantes.
La soledad será una vieja bruja de manzana envenenada, que de todos modo aparecerá cada tanto como para que no olvidemos ese cuento que tanto nos contaron, que escribiremos a veces, que olvidaremos -por suerte- cada vez que dejemos de escribir...simplemente sintiendo.
¿Tiempo?...poco tiempo es simplemente eso.
Cuando la vida me deje de recordar tu sonrisa, o tus ojos, u olvide el roce de tus manos, ahí -en ese instante cruel- pensaré en el tiempo. Antes, ahora, cada momento, simplemente me derramo sobre vos como agua lavanda.
Una mirada, tres palabras, dos sonrisas -más, quizás muchas más- son los pilares de nuestra estructura. Resisten los vientos huracanados y las aludes de nieve.
...y tus ojos, que tanto adoro, me iluminan.
¿No se nota -acaso- en la mía?

23 abril, 2010

Me pregunto, yo también...


Me pregunto tanto dónde estás que a menudo me quedo sin palabras; ni aliento que llene la boca en la ausencia de tus besos; ni ganas que vuelvan como vuelve el otoño.
Me arrepiento de no ser yo y gritar a cuatro voces.
Me arrugo en la cama -esa que es nuestra- abrazando un espacio que debes llenar nuevamente.
Me sorprendo los días como hoy, cuando me escribes tan bonito.
Calculo tanto las respuestas que me quedo sin ellas. Las palabras, en cambio, me sobran, aunque puedan quemar las naves antes de la mar.
Viva quienes pueden templar la pasión!
Congratulados aquellos que controlan el pulso!
Para mí es tan intenso, que un pájaro que vuela despacio me apena; y las hojas de los árboles lloran junto a mí; y ese perro que se lame me mira comprendiendo; y pensar que serían tan fácil si no fuera tan lejos.

Simplemente es decir: "te amo"...y dejar que llegue.

17 abril, 2010

MADRES Y ABUELAS DE LA TRAVA PLAZA



Susy Shock
de POEMARIO TRANSPIRADO
 

Hay madres y abuelas travas de pañuelo blanco
giran en el conurbano alrededor de la piramide de un bicentenario
a donde desaparecidas todavia vamos
sin estado de derecho
ni estado de gracia
solo la ronda de esperar el auto que frene y que tire
esos pesos mugrientos para pagar la pension
rodar
rodar
siempre rodar mas
trava de huellas
lejos de la binaria calma de la tele en casa
y esa santita idea de mesitas floreadas
que tanto le gusta a este medieval Papa

a este desfile vamos sudacas
armadas de la nueva idea
con carteles con la foto del chico con nombre de nena
o al reves
esa bandera que no siempre la cargan los militantes
que tan a la izquierda les da verguencita de derecha llevarla
tan padrecitos de familia que son "a la final"
con hijos como dios quiere y manda "a la final"
eso si, todos con nombres de varones de la revolucion
pero lejos de semejantes mariposonas andanzas
“¡que las ideas no entran por el culo mi niño!”
“¡maricona nunca Marx!”
“¡eso es burguesa debilidad compadre!”

si supieran…


que al final siempre al final
hasta seguro que se animan al roce trava
al salivoso tacto trava
al devenir húmedo trava
bajo el mantel
a oscuras
subte
no vaya a ser que los cumpa se enteren de esta ganga de eros equivocada

por eso a esas banderas las llevamos solas
con las madres y las abuelas de la deshonra
que todavia es constitucional
aunque nosotras si les hagamos numero en sus tantitas marchas
de la por cierto… gloriosa Libertad

13 abril, 2010

Una variante brutal del catolicismo




© Sinead O'Connor, 2010
Traducción de María Luisa Rodríguez Tapia para El País, España.

Cuando era niña, Irlanda era una teocracia católica. Si se acercaba un obispo por la calle, la gente se apartaba para dejarle paso. Si asistía a un acontecimiento deportivo, el equipo se aproximaba a arrodillarse y besarle el anillo. Si alguien cometía un error, en vez de decir "Nadie es perfecto", decíamos "Podría pasarle hasta a un obispo".
Esta última frase era más certera de lo que imaginábamos. Hace unos días, el papa Benedicto XVI escribió una carta personal en la que pedía perdón -por decir algo- a Irlanda por los decenios de abusos sexuales a menores que cometieron unos sacerdotes en los que se suponía que debían confiar esos niños. Para muchos irlandeses, esa carta del Papa es un insulto no sólo a nuestra inteligencia, sino a nuestra fe y a nuestro país. Para entender por qué, hay que tener en cuenta que los irlandeses hemos sufrido una variante brutal del catolicismo basada en la humillación de los niños.
Yo lo viví en persona. Cuando era niña, mi madre -una madre maltratadora y todo lo contrario de lo que debe ser una buena madre- me animaba a que robara en las tiendas. En una ocasión me atraparon y pasé 18 meses en el Centro de Formación An Grianán, una institución para niñas con problemas de conducta en Dublín, por recomendación de una trabajadora social. An Grianán era una de las hoy tristemente famosas "lavanderías de las Magdalenas", patrocinadas por la Iglesia, que albergaban a adolescentes embarazadas y jóvenes poco dóciles. Trabajábamos en el sótano, lavando la ropa de los curas en fregaderos con agua fría y pastillas de jabón. Estudiábamos matemáticas y mecanografía. Teníamos poco contacto con nuestras familias. No cobrábamos ningún sueldo. En mi caso, por lo menos, una de las monjas fue buena conmigo y me regaló mi primera guitarra.An Grianán era un producto de la relación del Gobierno irlandés con el Vaticano; la Iglesia gozó de una "posición especial" recogida en nuestra Constitución hasta 1972. Todavía en 2007, el 98% de los colegios irlandeses estaba en manos de la Iglesia católica. Pero los colegios para niños difíciles han estado siempre plagados de castigos corporales salvajes, maltratos psicológicos y abusos sexuales. En octubre de 2005, un informe encargado por el Gobierno identificó más de 100 acusaciones de abusos sexuales cometidos por sacerdotes entre 1962 y 2002 en Ferns, un pueblo a unos 100 kilómetros al sur de Dublín. La policía no investigó a los sacerdotes acusados; se dijo que padecían un problema "moral". En 2009, un informe similar involucró a los arzobispos de Dublín en la ocultación de varios escándalos de abusos sexuales entre 1975 y 2004.
¿Por qué se toleraba esa conducta criminal? Según el informe de 2009, el "importantísimo papel que ha desempeñado la Iglesia en la vida irlandesa es el motivo por el que se consintió que no se pusiera fin a los abusos cometidos por una minoría de sus miembros".
A pesar de la larga relación de la Iglesia con el Gobierno irlandés, la carta en la que el papa Benedicto pide teóricamente perdón no asume ninguna responsabilidad por las infracciones de los curas irlandeses. Dice que, "antes, la Iglesia en Irlanda debe reconocer ante el Señor y ante otros los graves pecados cometidos contra unos niños indefensos". ¿Qué hay de la complicidad del Vaticano en esos pecados?
En su texto, Benedicto da la impresión de que se ha enterado hace poco de los abusos y se presenta como una víctima más: "No tengo más remedio que compartir la desolación y la sensación de traición que habéis experimentado tantos de vosotros al saber de estos actos pecaminosos y criminales y de cómo se ocuparon de ellos las autoridades eclesiásticas en Irlanda". Sin embargo, la carta de infausta memoria que envió Benedicto en 2001 a los obispos de todo el mundo les ordenaba guardar secreto sobre las acusaciones de abusos sexuales so pena de excomunión, es decir, actualizaba una perniciosa política de la Iglesia, expresada en un documento de 1962, que establecía que tanto los sacerdotes acusados de delitos sexuales como sus víctimas debían "observar el más estricto secreto" y "atenerse a un silencio eterno".
Benedicto, entonces Joseph Ratzinger, era cardenal cuando escribió esa carta. Hoy, cuando ocupa el sillón de San Pedro, ¿vamos a creer que su opinión ha cambiado? ¿Y vamos a conformarnos ante las recientes revelaciones de que en 1996 se negó a destituir a un sacerdote acusado de haber abusado de hasta 200 niños sordos en el Estado norteamericano de Wisconsin?
La carta de Benedicto afirma que su preocupación es "sobre todo ayudar a sanar a las víctimas". Sin embargo, les niega lo que podría sanarles: una confesión inequívoca del Vaticano de que ocultó los abusos y ahora está tratando de ocultar el ocultamiento. Asombrosamente, el Papa invita a los católicos a "ofrecer vuestro ayuno, vuestras oraciones, vuestra lectura de las Escrituras y vuestras obras de misericordia para obtener la gracia de la curación y la renovación de la Iglesia de Irlanda". Y sugiere, cosa aún más asombrosa, que las víctimas irlandesas pueden sanar acercándose más a la Iglesia, la misma Iglesia que exigía votos de silencio a los niños víctimas de los abusos, como ocurrió en 1975 en el caso del padre Brendan Smyth, un sacerdote irlandés que más tarde acabó en la cárcel por delitos sexuales repetidos. Muchos irlandeses, cuando se nos pasó la risa, nos dijimos que la idea de que necesitamos la Iglesia para aproximarnos a Jesús es una blasfemia.
Para los católicos irlandeses, lo que insinúa Benedicto -que los abusos sexuales en Irlanda son un problema irlandés- es arrogante y blasfemo. El Vaticano está actuando como si no creyera en un Dios que todo lo ve. Quienes dicen ser los guardianes del Espíritu Santo se dedican a aplastar todo lo que el Espíritu Santo representa. Benedicto es culpable de dar una imagen falsa del Dios al que adoramos. Todos sabemos, en el fondo de nuestro corazón, que el Espíritu Santo es la verdad. Por eso sabemos que Cristo no está con esos que le invocan con tanta frecuencia.
Los católicos irlandeses tienen una relación disfuncional con una organización que comete abusos. El Papa debe hacerse responsable de las acciones de sus subordinados. Si hay sacerdotes católicos que abusan de los niños, es Roma, y no Dublín, la que debe responder de ello, con una confesión inequívoca y sometiéndose a una investigación criminal. Mientras no lo haga, todos los buenos católicos -incluidas las ancianitas que van a misa todos los domingos, no sólo los cantantes protesta como yo, a quienes el Vaticano puede ignorar sin problema- deberían dejar de acudir al templo. Ha llegado la hora de que en Irlanda separemos a nuestro Dios de nuestra religión y nuestra fe de sus supuestos dirigentes.
Hace casi 18 años, rompí una fotografía del papa Juan Pablo II en un episodio de Saturday night live. Muchos no entendieron la protesta; la semana siguiente, el presentador invitado del programa, el actor Joe Pesci, dijo que, si hubiera estado presente, me "habría dado una bofetada". Yo sabía que mi acción iba a causar problemas, pero quería provocar un debate necesario; ese es uno de los ingredientes de ser artista. Lo único que lamenté fue que la gente pensara que no creía en Dios. No es verdad, en absoluto. Soy católica de nacimiento y cultura, y sería la primera en presentarme a la puerta de la iglesia si el Vaticano ofreciera una reconciliación sincera.
Mientras Irlanda soporta la ofensiva carta con la que Roma pide perdón y un obispo irlandés dimite, pido a los estadounidenses que comprendan por qué una mujer católica irlandesa que sobrevivió a los malos tratos de niña pudo querer romper la foto del Papa. Y que piensen si a los católicos irlandeses, por no atrevernos a decir "merecemos algo mejor", se nos debe tratar como si mereciéramos algo peor.

28 marzo, 2010

Los mismos y otros.



(a Martin, Luis, Emiliano y tantos otr@s)

Hay otros que van viniendo, así como nosotros vinimos antes, y fuimos los mismos que hoy ocupan el espacio que era nuestro.
Sonrisas pletóricas llenas de sex appel que se comen la calle de un bocado, con la fuerza de toda una generación, que ya quiere decir mucho. Chicas guapísimas, chicos más guapos aún, y si se me permite, con asignaturas que cumplir, cómo si aún debieran permitirse ser un poco más libres, intenando comprender que uno solo de sus movimientos -ese festivo caminar- ya llena de colores las veredas; y esas sonrisas que iluminan todo, esos ojos que nos esquivan por pudor, esas manos que nos aprietan sudorosas, esas miradas...
Jóvenes que llenan el vagón del metro, con sus camisetas cortas y sus brazos largos, y sus melenas sueltas y descuidadamente acordes. Que se besan y se rozan, y parece que nos besen y nos rocen. Son ellos omnipresentes, sin querer serlo, o tal vez, sí.
Como personajes de una novela de Thomas Mann, con la ingenuidad de un cuento infantil y el peligro de cien leones hambrientos, que nos sitúan lejos y tan cerca a la vez.
Vienen de llorar y reir al mismo tiempo, con pechos orgullosos de pertenecer, sin padres o con ellos, en grupo, juntos, poniendo el hombro, cantando y saltando, felices, vitales, con sus banderas, vibrantes, sexys.
Ocupan el espacio que les pertenece, por presente y también por ley de vida.
Los maduros, los viejos, otros, vienen desde hace tiempo. Gastados, desgastando, hablando de más, gritando mucho, grises.
Se nota en las palabras que gritan; en que señalan antes que acarician.
Mientras, las nuevas generaciones viene marchando, coloreando nuestra pantalla.
Y nos llenan de satisfacción y nos emocionan, nos arrebatan la mirada, nos estimulan, nos invitan, nos contagian, nos dejan ese saborcito de haber hecho algo bien...eso que no se perdió. Un granito de arena, al menos uno.
Porque antes, cuando todavía no era todo tan colorido, otros ocupamos las calles y las llenamos de luces y de energía, y de sex appel y de seducción.
Somos los mismos y somos otros.
Quizás, un mate o un café, o un poco de tiempo, nos acerque más de lo que pensamos.
En definitiva todos, unos y otros, queremos cambiar el mundo, o eso ilusionamos.
Viva la utopía!



Gracias CRISTIAN SCOTELLARO por la foto.

16 marzo, 2010

...enloquecido


Nos educan con corsettes de almidón grueso y áspero, cañiso, a aprender a comportarnos como seres humanos, dicen. Establecen desde siempre una medida de unidad, para alejarnos -si se puede- de la pasión y la locura que todos necesitamos para vivir. Despacio nos van moldeando los dientes, el pelo, las cinturas, el habla. Provocan que pensar sea algo sólo de algunos: los librepensadores. Esos cultos poetas o estúpidos secuaces que repiten en nuestros oidos lo que hoy tenemos de menú.
Y de pronto: la realidad.
Se llena nuestra cabeza de unos ojos; necesitan nuestras brazos esa piel; la boca se nos hace más boca con otra boca; y al menos por un rato, soñamos.
El amor.
Sin embargo cuando aparece, dudamos, pataleamos, rabiamos, dudamos, amamos, soñamos, dudamos, gozamos, reímos, dudamos.
¡Cuán fácil sería simplemente dejarnos ser!
"¿Ser simplemente?", preguntan los librepensadores.
Y, sí.
Denme mi espacio de locura y pasión que yo puedo con ello. No me lo quiten porque voy con hacha y espada a recuperarlo. No me vendan espejos sudorosos. Ya no interesa lo de antes ni siquiera lo de mañana.
Hoy, el amor llega como un tsunami descontrolado, y me enloquece, me arremanga la pasión, me pierde la razón y me descongela hasta el último de mis fuertes de defensa.
Y me siento cojonudamente bien.