Gustavo Pecoraro Brondino|Crea tu insignia

15 septiembre, 2009

Como ayer, casi.



Como si de una novela se tratase: doce años han pasado y parece que fue ayer.

El ayer de llorar y amar que es como el presente o quizás el mañana.

Porque nada puede garantizar -ni siquiera nuestra voluntad- un futuro de gloria.

Recuerdos gratos e ingratos que perdonamos, la gracia de tu sonrisa me los regaló.

Hubiera corrido el mar hasta alcanzarte, abrazarte, besarte, y hablar, tanto o más que antes, borrando por un momento la huella para abrir de inmediato un nuevo camino.

Pero compañero, los años no pasan en vano, ni en vano han sido las enseñanzas, ni la distancia que siempre acierta y nos marcó a fuego, ni las pérdidas que nos hicieron más humanos, si cabe.

Habrase visto insolencia el mirarnos como ayer!

Pero que bueno fue reirnos de nosotros -imperfectos-, acunando en el rincón de la elegancia los sueños que empezamos hace tanto.

Encadenados como antes a un simple sueño, luchamos juntos por alcanzar la libertad...y eso parece.

Si pudiera decir algo más, sería gracias, y podría agregar también, hasta pronto.

2 comentarios:

Mée.- dijo...

Gustavo amé cada palabra de lo escrito..
Cada día mas hermoso el blog
Cariños!
Mée

Gus dijo...

Gracias Mée....jejeje...Estoy averiguando eso que me pediste.