Gustavo Pecoraro Brondino|Crea tu insignia

17 febrero, 2009

Reflejo


Hacia más de una semana que Berlín estaba gris, plomizo; el sábado empezó a nevar y no ha parado hasta ayer.

Hoy me he levantado y el Sol que entraba por mis ventanales era precioso. Miré a la calle y todo seguía nevado, pero brillaba, con destellos de plata y brillantes.

Esa simple idea del Sol que relucía las cosas más sencillas, en un auto, el manubrio de mi bicicleta, la copa del pino de la casa, la escalera que conduce al río, esa simple idea me dió un buena abrazo mañanero, tan deseado en estos últimos tiempos de correr contra la corriente, de esperar, de intensificar la paciencia, de sorber hiel de labios ajenos.

Por eso, por esa simple sensación de protección aparente, de cálido movimiento en mi espalda, de susurro silencioso, gratis, imposible de rechazar, por esa simple sensación me he puesto feliz.

Un poco feliz, más que ayer. Quizá duré de nuevo la ilusión más de un simple día, y los dolores que cada vez que me ronda la cabeza me atacan, se irían, ya rápido, y no tendría que sentir más ese constante y cotidiano dolor de estómago que ya ni se de que será.

Nervios, dice mi médica.

Acaso sea tan sensible mi cuerpo que no puede aguantar con ya casi 44 años tanto o menos de lo que ha aguantado en toda su vida, la mía claro.

Y aunque para la racionalidad bien entendida en estudios universitarios doctorales y certificados, las premoniciones no son parte de la ciencia, hoy me siento feliz, y espero que esa felicidad llevé mis dolores a otra parte, los aleje, aunque sean de nervios.

Hay Sol entrando por los ventanales, brillan los objetos, yo sonrío y hoy soy feliz.

Quisás sea momento de reflejarme en el día y dejar que la oscuridad se vaya de mi cuerpo.

Aunque cueste tanto, vale la pena intentarlo.

2 comentarios:

fabianhriosrubino dijo...

No es casualidad, hoy Washington está plateado, y la sensación aparente de que todo va a estar siempre bien, parece gritar desde tanta claridez. No es casualidad que me encuentre con tu "Reflejo" en la PC de la oficina primera cosa de la semana (acá ayer fue el Día del Presidente, y por tanto, feriado). :)

Gus dijo...

Seguimos reflejándonos, eso quiere decir, al menos que nuestra mirada está puesta en el otro. Un beso enorme, te extraño mucho....por cierto, día del presidente?...no, si al final van a ser los más listos!!!!!!!...