Gustavo Pecoraro Brondino|Crea tu insignia

28 febrero, 2008

Yo apoyo la alegría







"Somos un grupo de personas que creemos que defender una idea merece la pena. Sobre todo cuando esa idea tiene que ver con algo tan importante como la alegría. Defender la alegría. Defenderla en todos los ámbitos de la vida. Defenderla en el trabajo, en la cultura, en el día a día. Y como no, en la política."
Ante las Elecciones Generales del 9 de marzo, los hombres y mujeres que suscriben este Manifiesto expresan públicamente su apoyo al Presidente José Luis Rodríguez Zapatero.
Porque en estos cuatro años al frente del Gobierno de España, Zapatero:
cumplió su palabra de retirar las tropas españolas de una guerra inmoral e injusta. Y ha recuperado una política internacional basada en la cooperación, el multilateralismo y la de defensa de los derechos humanos.
ha acompañado los logros de la política económica con la mejora del bienestar de toda la ciudadanía.
ha situado la defensa de la igualdad entre hombres y mujeres en el centro de la acción de su gobierno. ha promovido la ampliación de derechos civiles más importante de nuestra historia reciente.
ha profundizado en un modelo de Estado plural dentro del marco de la Constitución.
Las mujeres y los hombres que suscribimos este Manifiesto hacemos público nuestro deseo de que el 9 de marzo la ciudadanía mayoritariamente vuelva a apoyar a José Luis Rodríguez Zapatero:
Para que desde el Gobierno se mantenga una forma de hacer política basada en el diálogo, la búsqueda de acuerdos y el respeto a las instituciones democráticas.
Para que la solidaridad siga siendo un eje de la acción de gobierno, y tengan continuidad las políticas sociales impulsadas en esta legislatura.
Para que todas las personas, hombres y mujeres, tengan los mismos derechos y los mismos deberes. Para que ningún credo, opción política o grupo social goce de privilegios.
Para que todos participen en el progreso de la sociedad, y nadie se vea excluido de sus logros.
Para que el mundo siga mirando a España como un referente en la defensa de la paz y la solidaridad internacional.
Las mujeres y los hombres firmantes de este Manifiesto confiamos en la capacidad de la sociedad española para avanzar en paz y en libertad, sin tutelas ni imposiciones. Una sociedad que mira al futuro con esperanza, sin miedo y con la firme voluntad de no dar pasos atrás.
Desde la independencia y la pluralidad de ideas, con espíritu crítico, sin adhesiones inquebrantables, confiamos en José Luis Rodríguez Zapatero para seguir liderando este proyecto colectivo.



Qué memoria la de Mariano por Juan Cruz
(extraido de El País del 28 de febrero de 2008)
¿Qué Rajoy es este? Como la patria del hombre es la infancia, que dijo Rilke, ayer quise saber qué Rajoy hay antes de este Rajoy, y hablé en León con su compañero de pupitre, Agustín Berruete. Trabaja en la editorial Everest, para la que diseña y hace fotos. Fueron compañeros en los jesuitas, desde los cinco a los quince años, y además los padres fueron amigos. El padre de Rajoy era presidente de la Audiencia, el de Berruete era juez. Eran muy amigos; el padre de Rajoy, que vive, era un tipo formidable, y la madre también. Hace algunos años Berruete le regaló a Rajoy una foto en la que están sus padres con los de Mariano, y había un matrimonio más. "¡Mariano se sabía el nombre del otro matrimonio!". ¿Y cómo era Rajoy? Era muy buen estudiante, "pero no era un repelente niño Vicente"; le gustaban la bicicleta y el baloncesto y el fútbol. Se sabía de memoria los resultados y las alineaciones, escuchaba los partidos en Carrusel y entonces era del Barça; ahora es acérrimo del Madrid. En 2005 Berruete le vio en una celebración de antiguos alumnos: "Eh, ¡que cambiaste de camiseta!". Pero donde hubo siempre queda, y Rajoy se sabía de memoria ("qué memoria tiene Mariano") la alineación del Barça cuando era portero Sadurní. Tanta memoria tenía que ahora Berruete se pregunta cómo es que tuvo que leer la última parrafada (la de la niña) de su debate con Zapatero. Era, de chico, "demasiado responsable", "simpático pero soso", aún no le había salido "esa ironía gallega que ahora le hace parecer más ligero". "Todo se lo tomaba a pecho, estudiaba siempre para matrícula, y era competitivo". Lo que no le pega a Berruete es "esa agresividad con la que enfocó a Zapatero" hablándole de las víctimas del terrorismo. "Demasiado agresivo, qué le habrá pasado, ése no era el niño con el que yo jugaba los domingos". ¿Y eso a qué lo atribuye? Berruete cree que eso viene de después del 11-M. ¿Por las compañías? "Quién sabe". Pero aquel Mariano "todo lo hacía por convicción", así que cuando se comporta así es que debe ser que es así. Ah, cuando se encontraron, Agustín le preguntó: "Mariano, ¿y cómo aguantas todo esto?". Y Rajoy le dijo: "Distanciándome, Agustín, distanciándome, intentando que no me afecte en el plano personal".

No hay comentarios: