Gustavo Pecoraro Brondino|Crea tu insignia

17 diciembre, 2008

X-mas

Para los de acá, los de allá y los del más allá.
Feliz Navidad y esas cosas.

29 noviembre, 2008

Me llevo...



Once años han pasado desde que prontamente, acabando con las expectativas nada futurosas de los demás, decidí que Madrid fuera mi casa, anclándome en una "Snoopy casita" tan pequeña como inmensa en amor, con ese olor particular de la gente que pasa, que se aposenta, que crea, de libros viejos, recuerdos, miles de fotos, ropa antigua, viejos discos, y hachís. Ese bello Snoopy, o Minú, o Pulgui, o simplemente Carlos que me arropó desde los comienzos sin agobios, con las puertas abiertas y la ayuda a cada paso...el del "no se viene a Madrid a estar pocho", el de los obeliscos, el de las cervecitas en cualquier momento, el clown maricona, los papis, los gordis, mi madre, el de tantos momentos y tantos que habrá. A él me lo llevo.

Allá por el 2001, en uno de mis primeros pisos, mini pisos, casi NO pisos en los que los inmigrantes o los jóvenes o los pobres o cientos de miles de personas viven en los barrios más castizos de Madrid, de no más de 40 metros cuadrados, 20 personas estábamos festejando mi cumpleaños. Yo por esa época andaba como loquito de amor por un tipo que en alguno momento me sirvió como bastón para empezar a andar, y luego sólo fue una estúpida y mala carga, pero que en ese momento donde todo era color de rosa, trajo a ese mini piso, a ese cumpleaños a unas cuantas bellas personas, sobretodo dos que con los años han pasado a ser mis hermanos, que luego de muchas idas y venidas, y nueve meses dieron a luz a un tesorito, Martín, que siempre ha estado a mi lado, al lado del tío "Bus". Arantxa y Enrique, los papis, han estado a mi lado y yo junto a ellos, en todos los momentos de mi recorrido en esta tierra tan hermosa como ingrata, tan dificil, y que tanto nos debe y tanto nos da, pero cuando menos lo esperamos te lo quita. A ellos tres me los llevo.

Inmensa de energía. Loca de pasión. Gorda brava. Capaz de sostener a cientos. Con una garganta sopranera para defender sus opiniones. Buena. A veces más juntos, otras más lejos. Siempre ahí, espiándonos para saber si va todo bien, y si en caso nos necesitamos, vemos que no podemos, estamos. A pesar de tantos contratiempos, tantos chismes, tantos odios, y por suerte, porque estamos juntos, ¿casualidad?, la vida que nos une lo sabrá. Mica, te llevo conmigo.

Chucaro infiel de fildelidad más allá del corazón. Nunca hubo alguién que me pusiera tan nervioso y que a la vez fuera tan necesario. Simplemente porque él hace que la vida sea más fácil. Más que trabajar juntos, nuestra labor trasciende los límites jefe-empleado. Donde se mezcla la amistad, con las mismas vivencias (20 años después), las necesidades, la lucha, la supervivencia. Es un placer trabajar con él, y deseo sinceramente que no sea la última. Te llevo conmigo Ale. ¿Te vienes?.

Tengo un par de maletas que llevaré y algunas cajas con cosas imprescidibles que todos me critican que las lleve, y es que hay cosas de las que no podemos separarnos. Aquel pisapapeles que encontré en una caja de mi primo Marcelo allá por mil novecientos ochenta y pocos, y que llevo conmigo a cualquier parte. Tengo una jarra de plata que siempre me hace recordar a mi padre. Fotos. Cartas. Un pisa ajos que me regalo mi hermana. El cortahuevos.
Pero hay una caja donde me llevo a todas las personas, que no son mucho, pero que significan mucho, que por algun extraño motivo han pasado a ser imprescindibles. En esa caja me llevo a Ivonne, a la China, a Quique, a Alberto, a Rafa, a Raquel, a Oihana, a Carmen, a Alfonso, a Manuel, a Marisa, a Corcas, a Roberto, a Sergio...y porqué no, me llevo también a María, que aunque no pudimos, quizá siempre sea la mano que tocó el lápiz que escibirá el futuro, aunque claro, ¿quién puede ponerle texto al mañana?.

Y claro, también me llevo esa bolsita que siempre llevo colgada del cuello, de terciopelo azúl, donde guardo a todos los que me traje desde Buenos Aires y que siempre me acompañan a todos lados, y que espero que se queden para mi para siempre, y que no hace falta nombrarlos porque ellos saben que no lo necesitamos, y que estos días la bolsita está meta pegar en el corazón.

Acaba de salir el sol en esta fría y rara mañana, de espera y un poco de desesperación se instala en mi barriga. Pero el sol es una buena señal de que mi exceso de equipaje es perfectamente viable.

Los quiero mucho, a algunos hace mucho, a otros hace poco, pero a todos, seguro. Gracias.

20 noviembre, 2008

Éxtasis de mediatarde, oscura e inquieta


De a poco, como cuando el viejo bajá las braguetas de los chaperos de los parques que acomodan sus culos prietos en el tronco (del árbol) apretándolos confusos e inquietos, desconfiando aún si cabe, de la boca babeante que le extrangula el miembro.

Sin calma, como hace unos años empezaba a soñar con todo, sintiendo que la única manera de hacerme con ese todo, era dejar que todos pensaran que todo valía, siquiera pudieron ver más allá de mis intenciones, que fueron tantas que intactas llegaron a más de lo esperado, y entonces más allá de las buenas intenciones, llegaron las malas, las que tampoco mis bolsillos querían cobijar.

Duermo abrazado a la almohada blanca que tibia me protege de la ausencia que remedio a menudo...¡que remedio! No voy a beatificar mi deseo aunque el camino hacia el amor sea tan largo. Mi cama se acomoda lentamente al triunfo o el fracaso pero añora, casi desesperadamente que vuelva la almohada a su lugar, y que el vacío espacio se llene de alma. La constante contradicción que me somete, pero en el fondo, ¿quiénes son los que no han salido a la calle a saludar?.

Pedorros, putacos, abyectos mediocres que se llenan de mí. Palabreando, maldiciendo, criticando, juzgando desde su inestable liberalidad de fracasos constantes y sueños entrecortos, de absurdas pesadillas, y creencias de poder. Blandos, fáciles, desmenuzados de personalidad, como esponjas en el mar, llenos de todo que es nada, porque abarca y ahoga.

Objetores de voces altisonantes y términos determinantes, pulidores, eficaces para un discurso, que acaso otro fracaso y tiramos todo por la borda. ¿Comprenden el deseo ajeno? ¿o es que tenemos que soltar amarras siempre cuando diga el viento?.

Los últimos días no han sido gratos, sin embargo ha habido tiempo para la gratitud y para agradecer a gente que desde un lugar menos intenso me ha sostenido con sus palabras, sus bromas, sus deseos. Lo que viene será para disfrutar aunque las vallas lleguen hasta el cielo, y las nubes se llenan de humo de color negro o verde, no importa.

NO IMPORTA. NO ME IMPORTA.

Lo único que importa es mi deseo, mi yo que anda perdido y quiere encontrarse, mi fuerza, y ese espacio vital e inevitable que se va llenando de calor.

.

(Gracias Fabi x NOVENDO)

14 noviembre, 2008

...conmigo mismo


Y, sí, al final todo se reduce al momento inmundo de sentirnos amargos, solos, desesperados, sin destino, buscando argumentos sólidos que nos dejen vaciarnos la caja de hiponóticos con esa vieja y absurda botella de ron que nunca abrimos. Y si el dolor nos hace sentir tan solos, tan poco merecedores de nada, la angustia que sentimos, que siento en horas de silencio esperando que suene el teléfono, buscando por la pantalla la sonrisa que me pueda llevar a ser un poco menos triste y me alegre el volver a casa.
Solo, solamente esa es la palabra que define mi estado cuando sólo siento que me siento solo, que nadie más allá de mis cuatros paredes podrá definir siquiera un abrazo que me sostenga algo, no digo ya para siempre, pero al menos hasta que pueda pegar el próximo aliento, la siguiente respiración, que tanto, tantísimo me cuestra creer.
Angustia de barro, de pantano, de arena movediza, con ganas de matar todo lo andando, sintiéndome como siempre y a veces, solo. Sólo que esta vez quizá haya más de ciertas opiniones que puedan darme una salida.
Un poco más allá de lo conocido, más acá del corazón, más sin ya y menos con más, allá vamos, quizás ya que el futuro nunca estuvo escrito podré recuperar la ilusión que hoy por hoy no pasa por nada que lleve más allá de la violencia contra mi mismo, esa crueldad que siempre tuvo se destino fuera de mi, pero cuando ocupa su espacio, ahí, mediato, maldigo la parte que me corresponde.
Y duele, y sí, duele...quizá haya llegado el momento de ver las cosas con otra óptica. Una vez más.


.

(Thomás, te pediré prestada la foto cuando te vea...)

08 noviembre, 2008

Demonio y ángel

Mascullo el hueso de cien cerezas heladas que me clavan un hachazo en medio de frente, gélida como aquella tarde de Amsterdam donde las gotas de agua, las flores del mercado, las bicis aparcadas y los malos camareros, nunca tuvieron nada de importancia. Porque estábamos juntos.

Dormimos casi nada en la fría casa, rodeando o más nuestros cuerpos, sellándonos como con lacre, lacreándonos si existiera, para no querer separarnos nunca. Bordeamos muchos momentos la locura al pensar que pensar en esos instantes era lo importante, sin embargo nuestros ojos nos quemaban de deseo, y así fue. Porque estábamos juntos.

Hicimos el amor hasta agotarme, y pedi tiempo muerto yo, que soy el mayor...apenas. Y sin embargo nos movimos como niños entre Bacos, los ruidos, el edredón y nuestras piernas que nunca se quedaban quietas. You gave me a little of your heart allready, y yo te lo pedí mucho más tarde, cuando estaba lejos. Pero no importo demasiado que tardáramos en entendernos. Porque estábamos juntos.

Me dices que tienes miedo, que soy peligroso. Pero que tu miedo más que miedo es deseo, y es ese deseo lo que te da miedo. No quieres decepcionarme, como si fueras el único, el primero, me cuidas de que no me cuide, y sabemos que pronto estaremos juntos, y las palabras de antes y ahora no importaran, porque como ya hemos dicho nadie escribe el futuro. Y si esas noches pudimos esbozar un segundo de nuestro tiempo, ya vale. Porque estábamos juntos.

Entonces, de ese modo pasional incontrolable en que me manejo en mi vida, con miles de antidepresivos e hipnóticos para controlar mi euforia, y cientos de dolores que no aguantan la espera, que desespera y grita, y tira todo por la borda, y me engulle en alcoholes para dormirme porque ni las pastillas lo logran, y luego, cuando el día me quiebra la cara, las largas líneas de la infelicidad pondrán su remiendo, momentaneo y cruel, por la soledad y la necesidad, y la terrible autoexigencia, y el engaño, y el sin sentido de tantas incomodidas que no quiero, ni me apetecen. Y me desvanezco, me tiro, me golpeo, me paro, detenido en medio de la nada, sin nada, nadie, sólo porque quiero estar solo para castigarme una vez más de la "locura" que he cometido.

Soy todo uno, angel y demonio, otro y yo, inmenso e insignificante, tan sobreviviente como cruel y mortal, y pasional, mucho, tanto que por supuesto esta vez será nuevamente lo que desee, y eso, en esos planes estás tu. Y empiezan el 22.

07 noviembre, 2008

Oscuro


De la oscuridad más remota me remonto en gallardo vuelo, lleno de estiércol que yo mismo he vomitado, desesperado por tanto deseo del deseo de los deseos que a golpes de chequera y viejas copas de vidrio barato me cambian la película cotidianamente, hasta que claro, algun caballero andante de plátina armadura, armado de amor, me conquista, derritiendo las corazas que ayudan a auparme de oropeles vanos, fútiles, eficaces también. Y aquí me ando, meando en las esquinas sobre tachos de basura que me garanticen la felicidad, que ya ni pido eso de lo absurdo que me pone la locura que toma moda cada tanto de líneas interminables que no terminan de acabar y que van perdiendo la gracia, cuando arrasan las garras, y me quemo, me adhiero a la mierda, me sangra la boca, lloro dolores, y pongo todo en cuestionamiento.
Pero es mi vida, y de ella dependo yo.

09 octubre, 2008

Profundamente

Cualesquieran sean las palabras que abatan las mañanas que me acompañan últimamente, cualesquieran sean ellas, me atraen.
Tanto las que salpican de mierda el espejo donde me lavo, primero, y me afeito, a continuación, con la misma monotonía sincronizada de las viejas escenas de teatro que invariablemente deben tener pie, para seguir...dame el pie, diría algún actor en el escenario oscuro. Aquellas incluso las de mierda, mejor dicho, las que salpican de mierda, tienen un sentido. Como saber que el puto hijo de puta que te escupieran en algun momento sólo pensaba deshacerse con el trabajo de la contención de cientos de brazos calientes.
Más breve aún debería sea la soledad del espejo, la mía quiero decir. Esa helada mirada que cada día se parece a la de un hombre mayor, que reñega empapada en resaca de la humedad, o distrae con el nuevo corte de pelo, absolviendo la decidia y el desgano de vivir.
Marcas que llevan años cicatrizar, que rejuvenecen al tiempo que te vas gastando, de mayor nomás, de más y más días, y años.
Me miro y ¿que veo?. Un hombre?, un niño incompleto?, un perfecto farsante?, un cagón? un sobreviviente?, un no sé qué, ni cómo, ni porqué.
Araño las venas de leche de tetas de madres austeras, desconocidas, que no aúllan, sino claman justicia, con pancatas clavadas en sus cabezas, sin ojos, verdes babas chorreando de sus bocas, y sus conchas sucias, peludas, violadas reiteradas veces, me gritan ayuda.
Me lavo los ojos con agua clara. Endulzo mi boca con crema dental. Un agua caliente penetra mis poros, chorrea mi espalda, mi llega a punzar de pies a cabeza, me niega el olvido de ser quién soy, y de nada sirve suplicarle que me ahogue.
Un día soñé con amar nuevamente.
Otro día soñé con amar nuevamente.
Luego soñé con amar nuevamente.
No quiero dejar de soñar, pero quiero amar nuevamente sin soñar de nuevo.
Tus brazos, tus ojos, tu sexo, tus besos, tus escasas palabras, todo ello me confunde.
Me deprime, me asusta.
Me niega la voz. Me vuelvo un cobarde cuando más me personas.
Debajo de mi hay otro yo. Y debajo de ti, lo mismo.

¿Habrá un momento donde no tenga miedo y pueda decirte lo que siento?.

07 octubre, 2008

Mañana sigue siendo una buena y útil palabra?

Hay mañana?, o mejor dicho, ¿debemos tener mañana?, ¿nos merecemos un mañana cuando no podemos soportar el hoy?.
Si pudiéramos comprender o al menos yo, esa asquerosa sensación de "quiero que acabe todo ya", tal vez pensar en el mañana sería como el final del tunel donde nos metemos, o vuelvo a repetir y corregir, me meto.
Vengo saliendo y entrando de situaciones injustas, de usos y abusos, de jetas y majetas que YO he permitido que surcaran en mi rededor. YO con mis miedos e inseguridades, con la gratitud excesiva hacia quienes ni siquieran te reconocen. YO con mis lamentables dolores ocultos bajo la corazón del Torito arrasador, el que todo lo puedo...menos con él mismo.
Se me escapan las lagrimas cuando no debe, se me nubla la vista por no saber, se me achica la garganta y me ahogo, sí me ahogo por comerme las palabras que libremente podría decir.
Sin embargo, esa sucia y brillante característica de todos los que sobrevivimos con nuestras manos, el EGO, me escupe, me aporrea la tripa, me mete los dedos para que vomite días enteros, me sube la fiebre, me da frío, me da calor, me ahoga nuevamente y me paraliza que es lo peor que le puede pasar a un sobreviviente.
Me da muchísimo miedo sentir quietud. Que todo el esfuerzo es en vano. Que siempre tiene que haber un fiscal para etiquetar la calidad del servicio. Me duele de nervios, dicen mis médicos...que me lo tome con calma, que todo sería mejor si pudieras dormir por las noches, y no estuvieras craneando tanto. Y tomo y tomo pastillas, las de vivir, las de respirar, las de parar, las de dormir, las que no me tensionan, y las que tomo para que todas estas que tomo no me revienten en mil pedazos mi cuerpo.
Y sin embargo nada parece que se soluciona. Todo empieza a cambiar y casi de repente todo se vuelve tan negro y oscuro que me da pavor.
Hoy Tomás me ha dicho que a él le sigue pareciendo útil y buena la palabra Mañana.
Me queda muy lejos, en estos momentos. Tengo demasiado dolor físico y mucha tristeza en el alma.
Ha llegado el momento de que me conozcan. Porque como ya se lo dije a María, aún no me conoce.
¿Todo es por amor? ¿Todo es por dolor? ¿Todo es por cansancio?.
Lo único claro que tengo es que necesito ayuda y contención y no la estoy teniendo, y ya estoy grande como para andar pidiéndola.
Mañana es una buena y útil palabra, pero también existe el nunca más.

26 septiembre, 2008

Abandono


Te tengo abandonado, y ya lo sé. La vida se nos fue y nos dejó a cada lado. No fuerces la esperanza del volver, se acabo la gana, la alegría, y seguimos re-empezando. Bastamos con los tres, sobramos con los dos, nos duelen las verdades. Pudiera ser distinto si tal vez, dejáramos de finjir y nos viéramos más amados.

08 septiembre, 2008

Cuarenta y tres


Helado, vainilla, vino tinto y nerca. Besos, abrazos, whisky y amor. Vodka, zapatos, ginebra y labios. Botines, rosas, cintos, perfumes, mujer. Manos, bebidas, siquiera, debajo, calzón. Canciones boludas, relojes, lecturas, amigos, champagne. Tazones, tazas, millares, millones, mirones, mamar. Bidones, bebedores, amarillo, azul. Más kilos, más años, más calma, más. Un cubo, dos cubos, tres cubos, quizás. Arriba, mañana, pereza, alcohol. Más cintos, más besos, más relojes, más vino. Muchachos, muchachas, un rato, pasear. Con todos, a solas, de a poco, más y más. Escribo, pienso, recibo, doy. Llegabas, llegaron, durmieron, atrás. Llamadas, llamados, no puedo, adiós. Snoopy, Enrique, Arantxa, Vicente, Raquel, Oihana, Quique, Fede, Ale, Ivonne, Hernán, Ariel, Carmen, Cristina, Mónica, Rafa, María, mi madre, María Isabel, mis primos, Gastón, y tanto más. Siempre más.
Por supuesto, siempre más.

29 agosto, 2008

Aún quedan muchos


En Argentina se condenó a prisión e inhabilitación perpetua y costas a los ex militares de la dictadura Antonio Domingo Bussi, de 82 años, y Luciano Benjamín Menéndez, de 81 años, por la desaparición del senador provincial peronista Guillermo Vargas Aignasse, pocos días después del golpe de Estado del 24 de marzo de 1976.
Al primero se le otorgó el beneficio de prisión domiciliaria por haber cumplido mayoría de edad. En cuanto a Menéndez va a cadena perpetua pero aún no se ha tomado definición si irá a una cárcel común o dónde cumplirá su condena.
Como se ve, aún luego de comprobarse que han sido parte de un genocidio, y de que lo han administrado, estos hijos de puta siguen gozando de beneficios que la endeble justicia argentina le otorga, cuando ellos jamás tuvieron piedad con niños, mujeres (incluso embarazadas), trabajadores, jóvenes o ancianos durante los años que duro la represión militar en Argentina.
Ahora lloran y se jactan de que los "terroristas derrotados juzgan a los militares vencedores" como han dicho en sus alegatos finales. Siguen reivindicando la represión, la tortura y la desaparición de personas. Siguen siendo los maestros del Genocidio de Argentina.
Sin embargo, hay más, algunos que escondidos y mimetizados entre los argentinos aún ni siquieran han pasado por el banquillo de los acusados.
Muchos colaboradores de estos asesinos, ocupan u ocuparon cargos políticos desde 1983, otros viendo manteniendo cargos desde los negros años de la Dictadura.
Pero bueno, algo es algo, y sin bien, estas escasas condenas, estos escasos juicios no llegarán jamás a reparar el daño que han hecho a toda una generación de militantes políticos, de intelectuales, de trabajadores, ni a sus familias, ni a un país desorientado demasiadas veces, pues, como digo, algo es algo.
La verdad justicia aún no ha llegado.
Al menos tenemos la pequeña alegría de ver a los antiguamente gallardos y altivos militares asesinos, llorar y pudrirse entre sus más bajos instintos.
Pero siguen faltando muchos más.
Y aún hay mucho que replanterase en la conciencia de millones de argentinos.

26 agosto, 2008

I'm not in love


El martes 26 a las 21:00 pone tu tema preferido de Charly
a todo lo que da para que él lo escuche.
.
.
Fuerza Charly.

13 agosto, 2008

Eterna balada


Alguien, ese alguien que me da por escuchar, me ha dicho que mi blog es como una eterna balada del desamor.
Ese día que ese alguien me dió su opinión, yo enseguida esgrimí una respuesta contudente, clara, posicionándome en una seguridad (aparente) de defensa a ultranza, escudado en el ego sobresaliente que ronda mis genes.
Pero esa opinión de ese alguien al que me da por escuchar, me ha hecho pensar bastante todos estos días de descanso casi, en Londres y Berlín en los brazos de los amigos y amigas que veo poco, revolviendo como si fuera inmensamente extraño, los más hermosos sabores del amor, el cariño, la compañía, las buenas costumbres y el placer.
¿Soy realmente un eterno baladista del amor?.
¿Quiere decir eso que pierdo el tiempo "suspirando" por lo que no tengo, que deseo tanto que parece que no pongo manos a la obra, y palabreo suficientemente onanista cercano al ridículo?.
¿Es necesario gastar tanto tiempo, amasar tanto el alma drogándola con baladas sensibleras, voces femeninas en general que me hacen tararear la felicidad que se debería tener sin necesidad de cantos de sirenas?.
¿Es posible que me esté equivocando de rumbo?.
Y en estos días, donde mi hermano-amigo Federico anda rondando cada espacio de mi vida, la opinión de ese alguien que me da por escuchar se ha puesto como a punto de ebullición. Quizá de tanto meneo desenfrenado, de tanto andar tocando y besando y sabiendo que nada importaba más que tildar como días de calendario que van pasando.
Y, a pesar de saber que mis lugares de comodidad no tiene nada que ver con compartir con un ser amado la paz de un atardecer, completamente estoy insistiendo que he nacido para eso, que soy un caballero y que lo único que me importa en el mundo es ganar el corazón de EL y quedarme totalmente arrasado de miradas, caricias y besos que me dejen desarmado de tanto bla, bla, bla.
Que de golpe se vaya al carajo la retórica segura y aplastante y renazca voluntariosamente la candidez del 50% de tu vida para dar y no pedir.
Y, de todos modos, aunque siga pregonando a toda voz mi lastre diocechesco de poesía, flores, pedidos de mano, y rode por los rincones tachando almanaques, de todos modos, digo, reinvindico cualquiera de ambas partes, porque en definitivamente somos todo lo que somos, lo que aparenta sociabilidad y buenas costumbre, y las borracheras de risas de Dry Martinis.
Ambas llevan lo mismo, la impronta de un ser humano. Un hombre.
Ese que se imagina un futuro mejor, ilusorio, mágico, anúbico, de sólo calma; pero que de ningun modo quiere pararse a esperar sin disfrutar de todas las maneras el presente que es como cualquiera, presente.
Ese, soy yo. Un hombre que ama o quiere amar, y quiere ser amado.
Pero hay tanto que aclarar antes de eso.
Por eso, y como siempre digo:ya veremos.

(Gracias Vicente por tu fidelidad)

25 julio, 2008

Moncalvillo...allá, cerca de la Rioja









'Bistrot' bien puesto al día
MONCAVILLO-CAFÉ BISTRÓ
San Lucas, 15
91 319 40 41 Cerrado domingos
Precio medio: 35-45 euros


por FERNANDO POINT para Metrópoli, suplemento de El Mundo


El rótulo reza Moncalvillo-Café Bistró, y dentro con lo que nos encontramos es con una enorme foto de París. Uno se encuentra algo desorientado.
Moncalvillo es un pueblo de La Rioja que desde hace 10 años figura en los mapas merced a la buena labor de la familia Echapresto en su Venta Moncalvillo. Pero, ¿qué relación tiene todo ello con un local de los aledaños de Chueca y una foto de París, cuyo patrón, además, habla con un inconfundible acento argentino (aunque intenta suavizarlo)?
Pues poca relación: el nombre viene de que el patrón –su socio está en cocina– tiene tres de sus cuatro abuelos italianos, y para recordar a su abuela riojana le ha puesto el nombre de su pueblo natal.
Ahora bien, nada particularmente riojano, ni notoriamente argentino, hallaremos entre las cuatro paredes –por cierto, bien agradables– y las 11 mesitas de Moncalvillo.
Y, si insisten, les diremos que tampoco enormemente francés: el concepto, sí, es el de un bistrot moderno, informal pero civilizado. La cocina, en cambio, es esencialmente ecléctica, siempre con un toque tradicional y un guiño moderno poco forzado.
Cosas reconocibles pero no vulgares, ligeras, bien hechas, con buen producto y una relación placer/precio más que notable. En pocas palabras: una de las mejores novedades que nos hemos encontrado en este barrio que ya alcanza la mayor concentración de casas de comidas por metro cuadrado de Madrid.
Y eso sin intentar epatar, ni ponerse fashion, ni buscar una decoración rompedora. Que ya es noticia por estos lares.
El otro día empezamos con el ya clásico amuse-gueule, en este caso bastante novedoso: una espuma de morcilla y manzana con praliné. Excelente idea, aunque el resultado es un poco demasiado dulzón.
Luego, una entrada clásica, una berenjena parmigiana irreprochable (la abuela italiana parece pesar más que la riojana...) y otra moderna, verdaderamente espectacular: unas vieiras crujientes acompañadas de alcachofas escalfadas y, de nuevo, un toque de morcilla.
Los platos principales, aunque poco numerosos en una carta muy breve, son lo suficientemente variados para todos los gustos: probamos, por una parte, un 'steak tartare' según los cánones, con buena y jugosa carne roja cortada con cuchillo y un apresto potente, picante, a la vieja usanza. (Pídanlo más suave y lo harán con gusto, pero este cronista es aficionado a la versión 'hot', y la hacen muy bien), y por otra un risotto verde en caldo de vegetales con chirlas en el que lo de menos son las inocuas chirlitas, ya que vale sobre todo por el excelente punto y por el sabor prístino, a mar y a huerta, del caldo base.
Los postres siguen en la línea civilizada, medida, reconocible y con algún toque bien venido: por ejemplo, el rico helado de violeta que acompaña a una marquise de chocolate amargo verdaderamente suculenta. Y, si no, tarte tatin con helado de vainilla. Éste sí, como en París.
Hay varios vinos interesantes en la bodega, y alguno, como el muy personal 4 Kilos 2006 mallorquín, casi imposibles de encontrar en Madrid. Con él sube un poco la cuenta, pero nada escandaloso. Y hay opciones baratas de muy buen nivel.



COCINA.....................................................NOTABLE
SERVICIO.................................................EXCELENTE
BODEGA....................................................NOTABLE
DECORACIÓN/AMBIENTE..................NOTABLE



Clasificación: 14/20

17 julio, 2008

15 julio, 2008

Enredo



Que hago contigo, amor, que hago contigo

que puedo hacer para quedarme un día tranquilo

y no pensarte tanto tiempo porque al fin

me he dado cuenta que el bolero tuyo y mío

no hace destino, no hace destino, amor,

pero ahora dime por favor

que hago conmigo.

Que hago contigo, amor, que hago contigo

con el dolor que se ha quedado en mi camino

con esta sensacion de amargo vino

con esta soledad sentada al lado mío

no es nada fácil aceptar, pero te tengo que olvidar

aunque el que a estado en mi lugar dirá conmigo

que hago contigo, amor, que hago contigo

quizá mañana el sol saldrá

pero hoy tu amor ya lo he perdido

que hago contigo, amor, que hago contigo

que puedo hacer si yo no puedo hacer nada conmigo.
.
(Pancho Céspedes)

12 julio, 2008

Vida

Y vivimos llorando, añorando, deseando lo ajena, lujuriando lo próxima, pensando en ayer, sintiendo en mañana.
Y andamos cansados de tanto prejuicio, aburridos de tantos cotilleo, exaustos de polvos por polvos, amarillos de ajenos pañales, mugrientos de bares de mugre, llenos de huecos comadrones.
Y pedimos que siempre nos llego lo otro, que a veces seamos felices, que el cuero no sea tan duro, que abajo allá más que arriba, que todo sea más largo, que pronto nos vayamos temprano, que nunca se haga de noche.
Y gritamos a otros por puro cobardes, lloramos a oscuras por no demostrarlos, follamos de a cientos por no amar a uno, escondemos la verdad porque es dura y pesa.
Y mentimos nuestros nombres, edades, pesos, creencias, que es mentir lo que somos en realidad.
Y buscamos en otros lo que tenemos en uno.
Y deseamos que pronto todo pase.
Y tardamos tanto en darnos cuenta que todo es más rápido de lo que parece.
Y lloramos de pronto cuando nos enamoramos.
Y unos ojos miel, casi verdes nos llenan de gloria.
Y un beso tras otro nos nubla la vista.
Y cientos de pelos se nos arrebatan, porque un dedo pulgar se pasa por nuestras manos.
Y reímos mucho, porque hay alguien que lo permite.
Y nos olvidamos de todo, menos del respeto.
Y queremos sin querer, aunque nos llenemos de celos.
Y estamos dispuestos pero cuando sea posible.
Y ¿estarás dispuesto a escuchar mis palabras?.
Y ¿estaré dispuesto a escuchar tus palabras?.
Y, que groso es sentir que tu mente está invadida por unos ojos miel, casi verdes, una sonrisa que derrite, unas manos que aprietan sin doler, una boca que no para de besar, y sin embargo mayores somos y así nos comportaremos.
Dame ese minuto de más que me prometiste. Todo lo que dije se derrumba si acaba la noche y no sale el sol.
¡Cuantos han muerto antes por sostener tanto amor!
No seamos tarados y lo tiremos a la mierda.

10 julio, 2008

Respeto

La pasión se fue frenando como caballeros acorazados, porque no se si es verdad como dijiste, que soy distinto, pero si es cierto que quiero tu respeto. Y que la única manera de obtenerlo es darlo. La noche fue pasión. Fue calma. Fue alegría. Hubo algo más allá de las acciones que no me dejó reponerme aún. Extralimitaciones varias llegaron casi a su destino, pero nuestro pacto de caballeros las frenó en seco, o más o menos. Quizá debimos ir más despacio. Tal vez fue el bamboleo de los hielos del cristal, de esas copas que me ayudaste a preparar, esas que me dejaron el mejor sabor de boca, húmedas de risas, ásperas de besos, secas de más. Y todo el tiempo estuvimos queriendo no querer. Y pudimos no querer aunque queríamos. Tus manos, mis manos, tu boca, tus ojos, mis palabras. ¡Cuánto tiempo sin palabras que se pierden entre cuerpos!. Atajamos la lujuria pero dejamos picando tanto, que miedo me da que mueras de miedo, sin hablarme ya, casi clínicamente sanitario para no doler, ni traicionar. Pero hay!...no voy a pedirte que cumplas tus palabras, pero espero que no olvides que lo que queda vivido, vivido está.

Alma solitaria, dieciochesco sin cura, romántico vulnerable: aquí estoy, en ese pequeño, pequeñísimo espacio de desconocidos, nuestro, silencioso, y tan grande a la vez, que sin esperarlo se fue armando una noche clara de sin lunas ni soles, sin nada más que ojos que iluminan y voces que acarician las almas.

Mi reflejo es hoy una espalda, que no es mi espalda, pero que aún así, significa casi un posicionamiento inverso de mi estado. Voy llendo tanto de frente, que hoy me gustaría poner la espalda...y que alguien tenga a bien, palméarmela.

Gracias.

03 julio, 2008

Enjoy it


Traslucidas paredes de orepeles gastados, busca que te busca delante de miles de letras gigantes, aplastando demasiado la pluma, axfisiando la nada, aprovechando la bajante para correrse como el agua, llegando incluso a decir ¡stop! para no morir de éxtasis, sosteniendo una parte pequeña de la importancia de la vida, aclamando despacio las sensaciones agrias de tanto esperar llegar, acá, allá, y por allí.
Pintamos de blanco las paredes grises, iluminamos las paredes negras, limpiamos los oscuros rincones de telarañas y ratas, ampliamos los ventanales para que siempre entre el sol, y dejamos los cristales abiertos para inundarnos de la lluvia de verano.
Prometemos que todo será como merece ser. Rubricamos que aquí no entran moscas. Votamos por la solidaridad de los viandantes. Publicaremos las memorias en cartones azules. Escribiremos la poesía en caligrafía griega. Solamente tomaremos agua de manantiales, frías, gaseosas, claras.
Levanto mi copa en honor a todos y brindo con los míos. Los muchos. Los más.
Os quiero. Gracias por quererme. Disfruten de mí como yo disfruto de los frutos del amor.

20 junio, 2008

Horizonte

Busqué y rebusqué las palabras necesariamente adecuadas, amables, cuasi posibles, para desandar tanto tiempo de resistencia.
Pensé a menudo qué significa el ser un sobreviviente de años de caídas, puestas en pie, y nuevas caídas con nuevas puestas de pie.
Un ojo avisor como de cotelé me guiñó, sin saber, que apenas me dan la mano, entrego el alma. Poderes de resistencia, como venimos diciendo.
En un momento todo se revuelve, las cosas pasan de blancas a negra, y la distancia entre la belleza y la fealdad queda a menos de una barba de gamba.
Otoños vendrán, pasarán veranos, caerán inviernos, y renaceran las primaveras...¿pero debe ser todo en ese orden?.
Soy, repito, un superviviente, como esos viejos gauchos de la Pampa Argentina que galopaban durante años, durante toda su vida mejor dicho, para cuidar su ganado, y gastando su culo, su bombacha, y su caballo, paseaban orgullosos por la vida con la tranquilidad del deber cumplido. Quizá irse a veces de putas era su único pecado.
Resisto. Sobrevivo. Triunfo. Sigo buscando.
Las confusiones, las dudas, las broncas, los avatares, son mano si y mano también.
Pero ahí vamos, sosteniendo, cultivando, aparcando los desdenes, las palabrerías, los lejanos, los silencios.
Esperando que pronto, más pronto de lo deseado, y menos lejano de lo posible, llegues.
Es la meta que todo gaucho de la Pampa desearía para su horizonte.

17 junio, 2008

...de tu voz



No quiero pensar, no me dejes hacerlo, que tu silencio es la respuesta que ocupará nuesto futuro. Que tus palabras que tanto necesito se hayan presas de manos conocidas. Que tus respuestas puedan ser más allá que voces, ahullidos inhumanos. Deja de pararte tan lejos que no puedo siquiera alcanzarte. Dame protección con tus brazos y aclara tu tristeza que te inunda. Roba la energía del caminante que tiene ansia de perderla. Intenta sobretodo perdonar y dame tu mano como siempre. No calles. No temas. No dejes de soñar. Escucha. Termina todo pero empieza todo otra vez. Como antes. Hazme escuchar tu voz. Si me permites, por favor.

07 junio, 2008

...de tu mirada

Apenas se percibe en esta foto todo lo que decimos diciendo lo que deberíamos gritar. Apenas se ve tu cara desdibujada entre los cacahuetes del aperitivo de ese 31, y tu presencia sobre mi, reclamando atención, la que mereces y merecías más aún en ese momento.
Llevo tiempo guardando esta foto, para aclararla, descifrarla. Porque es una foto de amor, del amor entre dos hombres que debe ser necesariamente triunfal y poderoso. Ese amor que debe derrotar las dudas, las disculpas, los errores, los horrores, y suavizar las culpas, los sentires malvados.
Un amor que yo necesito mucho, que tu apenás te animas a desnudar, que aún desde la insoportable esperanza de que el día del reencuentro no está nada lejos, me llena de angustia, porque es un amor que debería ya ser de mucho antes, de antes, de cuando esa foto, donde tu dabas todo y yo me hacía el tonto.
Amore mio, tu silencio, tus palabras excesivamente cordiales, tu ocupadísima carrera hacia la habilitación a la independencia laboral, me atontan. Hay días que me siento lejano por no molestarte, como si mis deseos se tuvieran que ocultar ante tanto y tanta responsabilidad que de repente tienes.
Y, si, ya no tienes 25 y te derrites conmigo, ahora ya afilo más las palabras para no perder en los mares adriáticos, o en Bologna, o en vaya saber que ciudad.
No me viene mal un poco de ejercicio de poesía, esa poesía que tanto te debí, por bobo, atontado, y cobarde.
Sigo como ves, siendo el mismo, pero ahora estoy seguro de lo que digo, y soy yo el que se queda embobado al mirar tu sonrisa.
Te quiero, y quiero que seas parte de mi vida para siempre.

26 mayo, 2008

...de tu piel

Apeados aún a las barandillas calientes donde nos dimos el primer beso, recorro el paisaje y entre los lejanos árboles y las viejas casonas, te sigo buscando como el recuerdo de lo que debe ser futuro. Un poco más abajo de la colina, donde exactamente termina el pueblo y comienza la larga carretera, veo que llegas. Pero no eres tu como tu eres en esencia. Eres otro. Un extraño. Pero eres tu. Y pasas junto a mi y lloras, y sin pensarlo, y sin verme, y sin siquiera sentirme, me rozas con tus dedos. Y la magia que debía venir desde lejos nos pega de frente y nos deja tirados en el medio de la nada, más allá del pueblo, la barandilla, el camino, y la colina.
Dices que amas pero que en tu corazón hay muchos lugares, que cuando estás conmigo estás pensando que quizá no seas tan bueno como deberías ser, que no quieres ser más dulce, que no quieres ser tan malo.
¡Si pudiéramos tener un punto medio en cada momento!
Pero estamos hechos de pasión y movimiento, de vidas de sibaritas y disfrutones, de acomodados sillones a paredes blancas, de champagne, de gin tonic inacabables, y cervezas espumosas y frescas, y humo, y drogas.
Cuanto mejor sería que mi vicio no fuera tu piel.

22 mayo, 2008

Sostenerse



Detrás de los titulares que ya se escuchan por dónde la bilis inundo las cloacas; más allá del pasado de pérdida de tiempo entre andamios blancos alineados y toneles de fermentación destilada; quizá demasiado alejados por tan volcánicos con miedo al incendio.

Y de pronto, repentina, inesperada y oportunamente nos estamos sosteniendo.

Es que el futuro es nuestro.

Y, si.

15 mayo, 2008

01 mayo, 2008

La espera de la dulzura



Hace ya unos días en el torbellino de sensaciones que van movimiendo mis últimos movimientos que acomodan, a su vez los miedos, allá en el fondo ponen la debilidad y las dudas, y en el frente como gigantes, esperanzadoras y tan esperadas, aparecen las seguridades; hace ya unos días, decía, me dí cuenta que si hablo del amor que siento, hablo de sentimientos, de pequeñas o inmensas cosas que debo y quiero tener en mi vida. Quiero contar que cuando amo soy de esos enamorados que no pueden esperar el ascensor para subir al piso donde me esperas. Quiero tocar tu cuerpo suave y perfecto, pero a la vez llenarte de antiguas palabras, de las que repiten hasta el cansancio, compromiso, belleza, sensualidas, te quieros, para toda la vida, luz de luna, ároma de rosas, rayos de sol. Quiero comprender que ya dejé la generación que sólo quiere hablar con sus cuerpos, bellos, aún más que los más bellos de siempre, pero ¿donde están los bellos que permiten sentir: eres bello?. Quiero revitalizar y volver al diociochesco del romanticismo cursi, y el cortejo amable. Quiero regalar flores y que me las regalen. Quiero decir te amo cuando me lo pidan. Quiero hablar con todos, pero no quiero hacer el amor con cualquiera. Quiero que mi amor tenga dueño, sueño con él, él lo sabe, no se si lo entiende, tentado está. Quiero llegar a casa y llenarme de ti, dejar fuera las tensiones, los problemas, el olor a calle, y refrescarme en la fresca calidez de tu mirada, acodarme en tu suave hombro, rodearme de tu inmensa sonrisa, agotarme de tu aliento, debilitarme con tus besos, congelarme con tu mirada. Quiero manejar mis pensamientos para que cada día que pasa se vaya la ansiedad y se conviertan los sueños en realidades, que una hoja deje de ser un inmenso mar de palabras, y tu voz se convierta en la música que me mece. Quiero sentirme abrazado por tus brazos, casi amarrados para siempre, con calor, con frío, con viento. Quiero que dejes de tener miedo, como lo tuve yo. Quiero lograr lo imposible para que lo posible sea como una bendición, una gracia de santas y madonas entrelazadas por la lejanía que nos impuso mi ignorancia y precisamente fueron mis miedos, esos que te empujaron los que te pido que olvides, y que ambos aprendamos de ello, para que se cumpla el Oráculo. Quiero que seas tu. Tienes la palabra.

29 abril, 2008

Y sin cincel


De vez en cuando la vida nos besa en la boca
y a colores se despliega como un atlas,
nos pasea por las calles en volandas y nos sentimos en buenas manos;
se hace de nuestra medida, coge nuestro paso
y saca un conejo de la vieja chistera
y uno es feliz como el niño cuando sale de la escuela.
De vez en cuando la vida toma conmigo café
y está tan bonita que da gusto verla.
Se suelta el pelo y me invita a salir con ella a escena.
De vez en cuando la vida se nos brinda en cueros
y nos regala un sueño tan escurridizo
que hay que andarlo de puntillas por no romper el hechizo.
De vez en cuando la vida afina con el pincel:
se nos eriza la piel y faltan palabras
para nombrar lo que ofrece a los que saben usarla
De vez en cuando la vida nos gasta una broma
y nos despertamos sin saber qué pasa,
chupando un palo sentados
sobre una calabaza.

.

Joan Manuel Serrat

20 abril, 2008

Federico


Nos reunió algo más que un "¿que quiero?" en una salón del ACA abarrotado de futuros ángeles, con dioses y semidioses compartiendo las sillas, en blancas intenciones de progreso.
Hubo muchas deserciones que nos fortalecieron. El hecho de sostenernos las manos alcanza para achicar nuestros polos.
Él es humano, frágil, soñador, va por delante con la buena voluntad y aún cree, y lo dice, en las grandes intenciones: caminar tomados de la mano por Nueva York, un bigote algo más canoso, una profesión que cualquier padre estuviera orgulloso.
Estudia, estudia mucho, se prepara para futuro, que le será beneficioso simplemente porque se lo merece y ha trabajado para ello.
Siempre una pluma o un gato aparca junto a su ventana, será de tantos años de bailar en la revista.
Viajero incansable, odia el frío, busca el verano, por eso no me viene a ver mucho...prefiere los cruceros panteriles o su casa en Mar del Plata, o refugiarse en Montevideo adonde me llevo y seguro que un poco se arrepiente de no haberme pedido que no durmiera donde NO debí dormir.
Una vez describió mi casa, una de las primeras que habité en Madrid, simplemente como un microndas. Era verdad.
Nos une más allá de las triviales frases que hablan de la amistad, el concepto por sostener una decisión conjunta: sobrevivir en lo posible en buena forma y con buen ánimo.
Hablamos de la nada como si fuera todo. Mezclamos lo importante con lo básico y un recorrido sutil por la psicología barata nos acerca más a los problemas de los que quizás deberíamos estar lo más cerca posible.
Hay un momento oportuno para nuestras charlas. Quizá podemos ser más útiles siempre que levantemos un teléfono o escojamos un billete de ida y vuelta.
Para mí simplemente es vital, único, irremplazable, acabado, divertido, necesario, propio, distinto, cercano.
Tan distintos y a la vez tan iguales.
Yo discutiría con un cóctel y él escucharía a Manuela Bravo.
Yo desnudo mi cuerpo públicamente y él necesita de "el" momento oportuno.
Los bajos fondos me ponen, su extásis llega cuando bajo el telón.
Yo prefiero a Zamora, que por cierto él no despreciaría si no existiera Macri...no crean que es una cuestión de principios, parece que aprecia como le sienta mejor el traje.
Ama París, tanto como odia mi ciudad amanda: Barcelona.
El desea más de la deseado, y yo acostumbro a someter mi instinto.
Ambos necesitamos amar y ser amados.
¿Buscamos lo mismo de sitios diferentes?
¿Quizá?
Quizá no.
El límite entre Bette Midler y Brigitte Nielsen lo borra seguramente una charla en un sofá lleno de almohadones...o viajar.
Sólo sé que no podría pensar mi vida sin él.
Lo extraño tanto que a menudo lo llamo y le cuento las mismas cosas que le dije un día atrás.
A veces me pregunto que sentirá en esos momentos cuando me repito.
Tengo tanto para agradecerle que seguro me olvido de muchas cosas.
De todos modos tampoco hace falta que nos pongamos tan serios para hablar de mi mejor amigo.

19 abril, 2008

il mio amore


Acabo de ver por enésima vez las fotos de Barcelona, esas de las sonrisas y la entrega a tope, las de las callejuelas antiguas, la de la plaza, la Catedral, la terraza del hotel donde tan felices se nos veía. Recuerdo las torradas, el pan con tomate, la escalibada, tu mirada tan arrebatadora, sin ninguna traba, simplemente amándome. El cafecito de la mañana. Tú con tanto pudor que me arrebataba.
Aún sigo sin responderme sin embargo, porque hice que todo se torciera, porque cultivé nuevamente el alejar de mí a los que me quieren, ese típico instrumento que tocaba a la perfección allá por mis 30 y un poco más cuando me llevaba el mundo por delante, por ganas de darlo todo y vivirlo todo, sin pérdidas de tiempo, pero con tanto dejado en las esquinas.
Esos 20 y pico y 30 y un poco más que me quitaron tanto y me dieron tanto. Que me mataron de golpe la inocencia, y me inculcaron la verdad de que la verdad no es tan verdadera como la realidad misma, el hola a hola, el día a día, el hasta siempre, los adios.
Nunca te dije, allá por los 30 y un poco más, que te amaba.
¿Sabes? me daba miedo decirlo. Me daba miedo porque no sabía más que de pérdidas.
No quería volver a decir te amo, y perderlo todo.
Y no te dije te amo, y te perdí.
Pero lo peor de todo, lo que menos me gusta, lo que más dolor encierra mi alma, es lo que has sufrido por mí. Cuando recuerdo tus lágrimas, que en otro tiempo he vuelto a provocar en otro que en otro tiempo fue otro que tuve que alejar de mi con esa misma brutal afinidad por amar tan desesperadamente y a la vez tan animal; pues eso, que cuando recuerdo tus lágrimas, lloro de nuevo, porque no, nunca quise hacerte daño.
Pero te hice y mucho, y más daño, o el mismo quizás, me hice a mí.
Tenía miedo, mi amor.
Miedo de mi amor, de amarte a toneladas, de darte tanto amor como el que tengo, y que cuando entregado, suficientemente a full, pinchara ese globo, y otra vez el mismo the end de las novelas que firmaba.
Y entonces cuando ahora, luego de tanto tiempo, de tanta ausencia, de tanto pensamiento, de tanta saber que a pesar de lo lejos que estamos, los dos pensamos en nosotros, entonces sí, ahora lo sé. Ahora sé que puedo decir que te amo.
Y no sólo te amo. Sueño contigo. Duermo contigo todas las noches, en ese calorcito que ahora marca un lado de la cama, nuestra cama quizás. Más adelante, cuando podamos.
Cójeme la cara como antes y mírame a los ojos, bésame, lléname el oído de palabras que sólo encuentres para mi, y que tus dedos marquen todos mis lados, dibuja en mi pelo las formas que quieras, dejame tocarte el lunar de la barriguita, cuando extenuados de extenuarnos de amor, nos demos más tiempo para seguir amándonos, y que pronto, más pronto de lo que tu prurito y tu bondad lo permitan estés junto a mí, como antes, como debió ser siempre, sin miedos, sin temores, sin no amores.
Necesito, sí, necesito, que me cuides cada día con tu voz, tus abrazos, tu boca.
Quiero, sí, quiero, hacerte el amor tantas veces como nos sean posibles, en tantos abrazos y caricias que casi sea exagerado el plácer, de puro golosos nomás, de extásis de amor, de flores y mieles nuevas, desconocidas, hadas y duendes amigos, ensoñaciones, música, tu y yo.
Simplemente amar, simplemente amando. Sin tantas vueltas de soledades llenadas en bares llenos de otras soledades asociadas al éxito vacuo del éxito de la mirada que te sigue.
Cercami come quando e dove vuoi, cercami è più facile che mai, cercami non soltanto nel bisogno, tu cercami con la volontà e l’impegno...rinventami!

13 abril, 2008

Otro


Sentado al sol de un agradable día, con una helada Vichy Catalán, fresones rojos y un poco de piña, no se porqué me asalta un oscuro pensamiento, remotas ideas en este día tan ideal.
Recuerdo que he llorado muchas tardes de embadurne de mierda y palabras, esperando que aquí y allá, o en cualquier esquina, mi angustia parase, se pusiera de pie y chau.
Necesitaba una palabra tuya.
Fue una dura tarea resistir mis pensamientos, viejos fantasmas de antaño, fáciles para el insulto, la bronca, la calentura sórdida que sólo dejaba rastro de pústulas infames en la retina de mis ojos.
¡Cuánto me costó controlarme! y sin embargo, que sabia fue la decisión.
Millones de microbios se acurrucaron, apretando instintivamente a la bilis, secándome de energía, pero llenando de calma los momentos más tristes de mi vida.
El silencio al que me castigaron fue peor que las palabrotas que cuatro par de borrachos obligaron a defender. Risotadas y burlas baratas pagadas a golpe de talonarios por nuevos piqueteros de postín, de El Mundo y La Razón y las coimas de las operaciones Guateque.
La verdad flota como los soretes.
Muchas otras voces quisieron ver con claridad.
Muchas veces confié en su buena voluntad.
Muchos días mi cabeza fue una madeja de pensamientos, inactividad postrante de tanta cama y tantas heridas, cirugías, anestesias, doctores, curaciones, fármacos y más fármacos.
¡Y sólo necesitaba que me hicieras reir un rato! Tontear como antes, por tontear nomás.
Ajustes desproporcionados que sin sentido valían más que la alcansable realidad de todos los tiempos.
Tantos que dieron amor sin sobresaltos. Tanto que doy apenas con un abrazo, dos palabras, tres paseos, y abriendo este corazón que late aunque a menudo ni siquiera me doy cuenta de él, pero por suerte los demás sí.
Mucha agua sucia corrió bajo el puente, llenándolo de cobardes, débiles y tibios.
Estamos en épocas de sequía. Ya nada era casi como era entonces. Otras formas de amar han resurgido. El silencio como agua clara llena mi alma.
No somos vips, ni malos, ni hijos de puta, ni putos chorros, ni "esos señores de los que no hablamos", no somos los peores.
Alguién dijo alguna vez que las opiniones son comos las narices: todos tenemos una diferente.
Los túneles son oscuros desde el comienzo al fin, incluso en la misma salida podemos no distinguir la luz de fuera. Pero siempre hay salida y vida más allá de cualquier lugar.
Ya se te ha pasado, me dices. ¿Pensabas acaso en lo que estabas diciendo?.
Los presos salen. Los perros ladran. Las putas cobran. Los pijos bailan. Las pollas duras. Los patos pretos. Los pedos huelen.
Fito dijo: Dar es dar. Dimos...y ya no está.
Vengan aquí, los que quieran venir, vengan.
La selectividad no es fácil, ya no será tan sencillo.
Pero si están dispuestos, vengan conmigo.
Yo estoy trepando al cielo.

06 abril, 2008

El que viene



Penso che ogni giorno sia come una pesca miracolosa

e che è bello pescare sospesi su di una soffice nuvola rosa

tu come un gentiluomo, e io come un sposo.

Mentre fuori dalla finestra si alza in volo soltanto la polvere

c'è aria di tempesta!

Sarà che noi due siamo di un altro lontanissimo pianeta

ma il mondo da qui sembra soltanto una botola segreta

tutti vogliono tutto, per poi accorgersi che è niente

noi non faremo come l'altra gente,

questi sono e resteranno per sempre…


I migliori anni della nostra vita

i migliori anni della nostra vita

stringimi forte che nessuna notte è infinita

i migliori anni della nostra vita

stringimi forte che nessuna notte è infinita

i migliori anni della nostra vita.


Penso che è stupendo restare al buio abbracciati e muti

come pugili dopo un incontro

come gli ultimi sopravvissuti

forse un giorno scopriremo che non ci siamo mai perduti…

e che tutta quella tristezza in realtà, non è mai esistita!


I migliori anni della nostra vita

i migliori anni della nostra vita

stringimi forte che nessuna notte è infinita

i migliori anni della nostra vita

la nostra vita!la nostra vita

stringimi forte che nessuna notte è infinita

i migliori anni della nostra vita!

.


Renato Zero

28 marzo, 2008

Grosberenstrase 11


De pronto del fondo de un hueco enorme de oscuras paredes, cóncavas de dolor, ajeno a todo lo que llevara más de tres tiempos para hablar, se desprendió un granito de arena, amarillento, poca cosa, y simplemente se llevó por delante con su brillo otro similar granito de arena, amarillento, poca cosa también, aunque ya menos. Al cabo de dos segundos larguísimos como dos segundos de llantos pueden dar, los granitos poca cosa, esos, los de arena, flotaron por el aire y medianamente acalorados se miraron, y entre mirada y mirada, y así medio como desconfiando se dejaron arrastar por una canaria de alas verdosas que volaban sin rumbo directamente hacia el destino de todo.
Y un poco en serio y un poco en broma, los poca cosa esos de granos de arena, amarillentos, se tornaron de un rojo amanzanado, estallando en verdes, azules, celestes, blancos, pociones, y más, que mejor no relato que es bueno guardarse algo para pocos.
Mientras tres pajaritos jugaban con una ardilla al borde del apeadero de ese raro y extraño nomeacuerdonombre, el dificil e incesante interes por las cosas del mundo exterior se iba diluyendo como agua hirviendo exáctamente calentada, en esa bolsa de ceylán, kamillen, amarrándonos como si público y privado fuera nada, en esa doliente música mañanera de nieve, lluvia y sol de Lichtefelder Ost.
Cada minuto debe tener su sentido si perdemos de vista que al menos YA tiene valor si es YA y no poca cosa. Cabeceamos de rabia para quedarnos despiertos porque no hay nada más lindo que tirarnos en la alfombra y olvidarnos de los mocos, los tío pito, o marcianos varios. Allá se escuchaba una radio ¿era el Papa? ¿era Angela?... nos interesaba tan poca cosa más allá de los dos, que aunque pareciera que no, todos nos hemos puesto celosos.
Manzanitas, nombre de mayores, dormilonas en coches, poco llanto quizá, Mamá y Papá, y un extraño que poco tiene de permanente.
Poca cosa tal vez.
Los Tulipanes dirán lo demás. Las verdades ya las hemos dicho. Cocina alemana, asadito, chocolates, muchos chocolates, ¿me vienes a buscar que no sé cómo llegar?, masaje, maté o manzanilla, El País, los brunchs del Bergham 103, la Adidas amarilla, y los espíritus que anduvieron dando vueltas, sin más, como poca cosa, que es tanta, de tantos años y quizá como sin quererlo lloramos una vez primera por nosotros mismos, por las constantes despedidas que otra vez son, pero distintas, para más allá. Para más. Tanta cosa.
Es que ya nos estamos poniendo bien mayores.
Y un angelito ha entrado en nuestras vidas.

15 marzo, 2008

Quedándote o yéndote



















Y deberás plantar,


y ver así a la flor nacer.


Y deberás crear,


si quieres ver a tu tierra en paz.


El sol empuja con su luz el cielo brilla renovando la vida.


Y deberás amar,


amar, amar hasta morir.


Y deberás crecer,


sabiendo reír y llorar.


La lluvia borra la maldad y lava todas las heridas de tu alma.


De tí saldrá la luz,


tan sólo así serás feliz.


Y deberás luchar,


si quieres descubrir la fe.


La lluvia borra la maldad y lava todas las heridas de tu alma.


Este agua lleva en sí la fuerza del fuego,


la voz que responde por ti,


por mí.


Y esto será siempre así quedándote o yéndote.


.


(Luis Alberto Spinetta)

12 marzo, 2008

Perdura ensueño


Que ganas de acabar el día para meterme en la cama y soñar contigo, cojer fuertemente la almohada y llevarme a Morfeo de paseo, con gladiolos azules y mariposas sin alas que bajo el agua de aquella pecera acristalada nadan felices.
No hay que decir, no hay nada más que hacer si nuestros corazones se han dispuestos para perder el sentido y fundirse, únicos, simples, perezosos de sol.
Tengo que hacerme a la idea de que estaremos juntos si todo es como debe ser, porque la vida nos une a patadas en el culo, por más que intente de todas maneras mancharte de aceite la camisa blanca, inmaculada de tanto amor, chorreando de risotadas y placer.
¿Porqué? A menudo me pregunto donde está la razón que nos lleva a ser tan tarados. Cómo si el medio no nos gustase nada. Fuera lo gris decimos en nuestras cartas. Arriba las vanguardias, gritamos desde nuestro podio de paganías.
Me siento tan feliz cuando veo que las cosas se van poniendo en su lugar, y sin embargo, aún hay tanto que acomodar en estas nuevas estanterías, que el miedo a conseguir todo lo que quiero y deseo, se va apoderando de mi cuerpo, y me atornilla al sofá frente a Famas ajenas, que me llenan de vacíos y me esquivan la realidad.
Sin embargo, siempre, cuando el sol de la mañana pega en las hojas de El País, y mis ojos se entrecierran de tanto brillo, y cuando los ojos me tiemblan por el tiempo que llevo sin llorar, y las frutas y las verduras rebalzan los cajones, pienso en ti.
Ahora que ya no queda más que nuestras palabras. Ahora mientras me besas entiendo que me gusta porque el misterio dentro de ti me hizo entregar.
La culpa es tuya....gracias a Dios.

10 marzo, 2008

10 de Marzo

ZAPATERO A LA PRIMERA Y A LA SEGUNDA (de Óscar Campillo)
Extraído de EL MUNDO, lunes 10 de marzo de 2008


¿Otra sorpresa? ¿Otra vez contra pronóstico? ¿Una vez más exclusivamente como resultado de algún acontecimiento inesperado? ¿Tal vez también ésta una victoria por casualidad y cuya consecuencia, en este caso la renovación de la confianza para trabajar durante otros cuatro años al frente del Gobierno de España, no alcanzará el final de los cuatro años de la legislatura?
Por extraño que parezca, ese es uno de los elementos comunes de cada paso adelante en la trayectoria política de José Luis Rodríguez Zapatero. Ha ocurrido sistemáticamente.
Lejos de reconocer algunas virtudes en el ganador, sus adversarios políticos, tanto los internos del Partido Socialista en León como los externos una vez instalado en La Moncloa, excepción hecha de José Bono tras el 35 Congreso Federal, han optado por explicar la derrota con apelaciones a factores del más variado pelaje.
La suerte por ejemplo, siempre buena para Zapatero, la famosa baraka, y mala o pésima para todos los demás. La casualidad. La suscripción secreta de acuerdos indecentes, que sin embargo todos los demás hubieran firmado al instante caso de haber podido. Su diabólica habilidad para el encantamiento o el empeño de millones de anestesiados ciudadanos por dejarse encandilar y embaucar como el aprendiz de jugador que sucumbe deslumbrado ante los espectaculares malabares de los maestros del póker.
Por unas causas u otras, algunas tan graves como el mayor atentado terrorista de la historia de Europa del 11 de marzo de 2004, tres días antes de la fecha señalada para las anteriores Elecciones Generales, los sucesivos triunfos del actual presidente del Gobierno en funciones han topado una y otra vez con el menosprecio de algunos de sus adversarios, la indiferencia de otros –también entre los suyos- o la sonrisa tópica de quien perdona la vida a quien sólo un capricho de la historia ha colocado en una posición de ventaja.
¿Zapatero un accidente? Así ha sido más o menos siempre para sus contrincantes. Pero una y otra vez llegó para quedarse.
Va siendo hora de que empiece por tratar de entenderle quien en el futuro pretenda superarle. Una victoria holgada después de una legislatura a cara de perro y la coincidencia de los pronósticos en un desenlace electoral mucho más ajustado merece un análisis más profundo y menos precipitado del que han realizado históricamente sus rivales de todas las pugnas anteriores, otra vez con excepción de José Bono, a la sazón el más inteligente de sus adversarios.
Con sus errores, no pocos y algunos de ellos muy serios, y sus aciertos, el ganador de las Legislativas españolas justifica en realidad su imparable trayectoria en cimientos muy sólidos.
Por ejemplo una asombrosa capacidad de trabajo para la política en la que no resulta fácil reparar por sus escasas similitudes con el prototipo habitual. La política no es sólo su trabajo, como sucede con la mayoría de sus colegas, es también su vida. Una vocación más que una dedicación. Le requiere esfuerzo, naturalmente, pero no como su profesión a la mayoría de las personas; es una actividad que le entusiasma, que convierte en un desafío permanente y que vive como pez en el agua, con pasmosa tranquilidad y la resistencia típica de los corredores de fondo.
No en vano ha sido el ajedrez uno de sus pasatiempos favoritos. La estrategia. Nadie sabe a ciencia cierta las jugadas que en casa momento madura en la cabeza, las salidas a cada posible encrucijada, las respuestas para todas las hipótesis imaginables. Pero ahí están. ¿Cuándo empezó Zapatero a pensar su intervención de ayer por la noche? Mínimo, en Navidad. Como en los nombres del nuevo Gobierno.
Es otra de sus características principales la facultad para escuchar. No ha dejado de entrenarla. Y no es rasgo menor un cierto espíritu de rebeldía que le empuja a defender su independencia para trazar el camino. El resultado de ambos factores es que nadie conoce con exactitud la extensión de la red de contactos personales que mantiene activa por encima de su entorno oficial en el Gobierno y en el partido y que utiliza según las circunstancias, pero quienes le rodean saben que nunca deja de buscar opiniones y puntos de vista distintos a los del monumental aparato que trabaja formalmente al servicio de cualquier presidente del Gobierno de un país desarrollado.
Optimista por naturaleza, extrae cantidades incalculables del mejor combustible de su convencimiento en la posibilidad de transformar el mundo que le rodea y de su determinación en la defensa de los principios que considera irrenunciables: la democracia, la igualdad y la libertad.
Peor consejera es su mal controlada tendencia a la autocomplacencia, esa variante de la vanidad que le juega a veces malas pasadas y le conduce a conceder efectos casi milagrosos al diálogo -especialmente cuando es él quien lo practica, claro-, a considerar fácil cualquier reto sin valorar con rigor las dificultades y los recovecos del camino y a resbalar de vez en cuando con manifestaciones que rozan o caen de lleno en la frivolidad. Tal vez es ahí donde hunde sus raíces esa escueta dosis de gusto por la provocación que rivales y analistas interpretan como radicalismo.
Bambi, Zapatitos, leve, flojo, inculto, irresponsable, inexperto, insignificante, mera nota a pie de página en la historia de España, falto de preparación…Las bromas y los calificativos en contra más o menos gruesos le han salido al paso desde que empezó su carrera política allá por los albores de la Transición, pero lo cierto es que desde muy joven, desde 1982 por lo menos, ha desempeñado ininterrumpidamente cargos de responsabilidad, ora en el partido, en León y en Madrid, ora en el Parlamento o ahora en el Gobierno.
¿Servirán los 169 diputados obtenidos en las estas Elecciones para que los líderes del resto de formaciones y buena parte de los analistas políticos caigan en la cuenta de que tras esa sonrisa apacible y esas maneras suaves habita un político duro, correoso, trabajador, idealista, provocativo, templado, resuelto, frugal, audaz y lleno de coraje y con puño de hierro? ¿Entenderán ahora que jamás pierde de vista la repercusión de sus iniciativas en los ciudadanos?
Zapatero ha vuelto a llegar para quedarse. 'Zapatero a la primera' tituló Ymelda Navajo la segunda edición de la biografía del entonces aún desconocido para el público José Luis Rodríguez Zapatero que editó La Esfera de los Libros.
Efectivamente era el primer presidente que alcanzaba tal condición la primera vez que se presentaba a las elecciones. A la segunda también. Como sus predecesores Suárez, González y Aznar, aunque no por mayoría absoluta como ellos, y no por la diferencia que él mismo había pronosticado, pero también.
Óscar Campillo es director de 'El Mundo de Valladolid',
y autor de 'Zapatero' y 'Zapatero, presidente a la primera'.
Publicados en La Esfera de los Libros en 2001 y 2004 respectivamente.

05 marzo, 2008

04 marzo, 2008

Una de piratas


Los marineros son las alas del amor,

son los espejos del amor,

el mar les acompaña,

y sus ojos son rubios lo mismo que el amor

rubio es también, igual que son sus ojos.



La alegría vivaz que vierten en las venas

rubia es también,

idéntica a la piel que asoman;

no les dejéis marchar porque sonríen

como la libertad sonríe,

luz cegadora erguida sobre el mar.



Si un marinero es mar,

rubio mar amoroso cuya presencia es cántico,

no quiero la ciudad hecha de sueños grises;

quiero sólo ir al mar donde me anegue,

barca sin norte,

cuerpo sin norte hundirme en su luz rubia.


.


(Luis Cernuda)

28 febrero, 2008

Yo apoyo la alegría







"Somos un grupo de personas que creemos que defender una idea merece la pena. Sobre todo cuando esa idea tiene que ver con algo tan importante como la alegría. Defender la alegría. Defenderla en todos los ámbitos de la vida. Defenderla en el trabajo, en la cultura, en el día a día. Y como no, en la política."
Ante las Elecciones Generales del 9 de marzo, los hombres y mujeres que suscriben este Manifiesto expresan públicamente su apoyo al Presidente José Luis Rodríguez Zapatero.
Porque en estos cuatro años al frente del Gobierno de España, Zapatero:
cumplió su palabra de retirar las tropas españolas de una guerra inmoral e injusta. Y ha recuperado una política internacional basada en la cooperación, el multilateralismo y la de defensa de los derechos humanos.
ha acompañado los logros de la política económica con la mejora del bienestar de toda la ciudadanía.
ha situado la defensa de la igualdad entre hombres y mujeres en el centro de la acción de su gobierno. ha promovido la ampliación de derechos civiles más importante de nuestra historia reciente.
ha profundizado en un modelo de Estado plural dentro del marco de la Constitución.
Las mujeres y los hombres que suscribimos este Manifiesto hacemos público nuestro deseo de que el 9 de marzo la ciudadanía mayoritariamente vuelva a apoyar a José Luis Rodríguez Zapatero:
Para que desde el Gobierno se mantenga una forma de hacer política basada en el diálogo, la búsqueda de acuerdos y el respeto a las instituciones democráticas.
Para que la solidaridad siga siendo un eje de la acción de gobierno, y tengan continuidad las políticas sociales impulsadas en esta legislatura.
Para que todas las personas, hombres y mujeres, tengan los mismos derechos y los mismos deberes. Para que ningún credo, opción política o grupo social goce de privilegios.
Para que todos participen en el progreso de la sociedad, y nadie se vea excluido de sus logros.
Para que el mundo siga mirando a España como un referente en la defensa de la paz y la solidaridad internacional.
Las mujeres y los hombres firmantes de este Manifiesto confiamos en la capacidad de la sociedad española para avanzar en paz y en libertad, sin tutelas ni imposiciones. Una sociedad que mira al futuro con esperanza, sin miedo y con la firme voluntad de no dar pasos atrás.
Desde la independencia y la pluralidad de ideas, con espíritu crítico, sin adhesiones inquebrantables, confiamos en José Luis Rodríguez Zapatero para seguir liderando este proyecto colectivo.



Qué memoria la de Mariano por Juan Cruz
(extraido de El País del 28 de febrero de 2008)
¿Qué Rajoy es este? Como la patria del hombre es la infancia, que dijo Rilke, ayer quise saber qué Rajoy hay antes de este Rajoy, y hablé en León con su compañero de pupitre, Agustín Berruete. Trabaja en la editorial Everest, para la que diseña y hace fotos. Fueron compañeros en los jesuitas, desde los cinco a los quince años, y además los padres fueron amigos. El padre de Rajoy era presidente de la Audiencia, el de Berruete era juez. Eran muy amigos; el padre de Rajoy, que vive, era un tipo formidable, y la madre también. Hace algunos años Berruete le regaló a Rajoy una foto en la que están sus padres con los de Mariano, y había un matrimonio más. "¡Mariano se sabía el nombre del otro matrimonio!". ¿Y cómo era Rajoy? Era muy buen estudiante, "pero no era un repelente niño Vicente"; le gustaban la bicicleta y el baloncesto y el fútbol. Se sabía de memoria los resultados y las alineaciones, escuchaba los partidos en Carrusel y entonces era del Barça; ahora es acérrimo del Madrid. En 2005 Berruete le vio en una celebración de antiguos alumnos: "Eh, ¡que cambiaste de camiseta!". Pero donde hubo siempre queda, y Rajoy se sabía de memoria ("qué memoria tiene Mariano") la alineación del Barça cuando era portero Sadurní. Tanta memoria tenía que ahora Berruete se pregunta cómo es que tuvo que leer la última parrafada (la de la niña) de su debate con Zapatero. Era, de chico, "demasiado responsable", "simpático pero soso", aún no le había salido "esa ironía gallega que ahora le hace parecer más ligero". "Todo se lo tomaba a pecho, estudiaba siempre para matrícula, y era competitivo". Lo que no le pega a Berruete es "esa agresividad con la que enfocó a Zapatero" hablándole de las víctimas del terrorismo. "Demasiado agresivo, qué le habrá pasado, ése no era el niño con el que yo jugaba los domingos". ¿Y eso a qué lo atribuye? Berruete cree que eso viene de después del 11-M. ¿Por las compañías? "Quién sabe". Pero aquel Mariano "todo lo hacía por convicción", así que cuando se comporta así es que debe ser que es así. Ah, cuando se encontraron, Agustín le preguntó: "Mariano, ¿y cómo aguantas todo esto?". Y Rajoy le dijo: "Distanciándome, Agustín, distanciándome, intentando que no me afecte en el plano personal".

26 febrero, 2008

La vida es un ratico






Que cambie todo pero no el amor,
es la misión más grande que tenemos tu y yo
en esta vida, que aprender, entender y saber.


Porque estos tiempos son difíciles y es más escaza la verdad


Que cambie todo pero no el amor,
nuestra familia es más importante, ya lo sé,
y la debemos proteger y volver a tejer.


Porque estos tiempos son difíciles y es más escaza a la verdad.
Porque estos tiempos son difíciles y estamos sentados
tan lejos el uno del otro.
Porque estos tiempos son difíciles y estamos atados
de manos y corazón.
No dejemos que se nos acabe
que todavía hay muchas cosas por hacer.
No dejemos que se nos acabe
que la vida es un ratico, un ratico nada más.
No dejemos que se nos acabe que vienen tiempos buenos
y los malos ya se van, se van, se van.

Quédate tu....!!!


Que cambie todo pero no el amor, es todo lo que yo te pido, no te pido más
Dame la mano por favor no me dejes caer.


Porque estos tiempos son difíciles y es mas escaza a la verdad.
Porque estos tiempos son difíciles y estamos sentados tan lejos el uno del otro.
Porque estos tiempos son difíciles y estamos atados de manos y corazón.
No dejemos que se nos acabe que todavía hay muchas cosas por hacer.
No dejemos que se nos acabe que la vida es un ratico, un ratico nada más.
No dejemos que se nos acabe que vienen tiempos buenos
y los malos ya se van, se van, se van.


Quédate tu...!!!





. (Juanes)

23 febrero, 2008

That's what friends are for

.
(vía Buenos Aires . WDC . Miami . Rimini . La Haya . Madrid)

21 febrero, 2008

Esperando la (al) carroza


Hoy encuentro tu imagen en el mismo lugar,
como en sueños inciertos te estoy viendo llegar
ya no hay luz de escena, ya no estás
me sorprende tu voz y nuestra historia de amor en la melodía
tratemos de cambiar el día y la oscuridad,
la canción pero nunca supimos amar.

Un amor que se murió no puede lastimar,
nuestro amor que se perdió en el mar.

Es de noche, hay silencio, necesito hablar
y una lluvia de estrellas se encontró con mi soledad
el mundo podría desaparecer
mientras nuestra nave volaba hacia nuevos lugares
buscábamos vida tratamos de disimular orgullo y propiedad,
la canción pero nunca supimos amar.

Un amor que se murió no puede lastimar,
si tu amor no se murió, por favor...

Malicia tus sueños, me hacían volar,
tu cuerpo y el mío guardaron secretos y una rara armonía
pero nunca supimos amar
un amor que se murió no puede lastimar,
nuestro amor que se perdió en el mar,
nuestro amor que se perdió en el mar,
si tu amor no se murió, ¿dónde está?.

.

Celeste Carballo

16 febrero, 2008

Beautiful boy



..me senté en el techo, le arranqué algo del musgo.
La verdad, algunos de los versos no me fueron fáciles.
Pero el sol se portó muy amable conmigo
mientras escribía pensando en gente como vos,
que lo mantiene encendido.

Así que perdoná que me olvide, que siempre me olvide.

De todos modos, lo que realmente quiero decir
es que si bien no recuerdo si son verdes o azules,
los tuyos son los ojos más dulces que jamás haya visto...


.


Bernie Taupin (gracias Fabi)

14 febrero, 2008

Sal, Valentín


Como si se pudiese elegir en el amor,
Como si no fuera un rayo que te parte los huesos,
y te deja estaqueado en la mitad del patio.
.

(Julio Cortazar)

09 febrero, 2008

Apenas perceptible (...a Fabi...) (2)


....y rasguña las piedras,
....y rasguña las piedras,
....y rasguña las piedras, hasta mí.
(Sui Géneris)