Gustavo Pecoraro Brondino|Crea tu insignia

21 septiembre, 2007

Ilusión, ilusión, ilusión

Profano casi siempre desde los lugares más ingratos los momentos felices. Quienes me idolatran me van taladrando a medida que lleno mis huecos. Miro indiferente las horas de la noche que se acercan y me hundo en la melancolía de otro día gris, de decenas de pastillas multicolores que a menudo curan algo y provocan lo demás. Amo en susurros porque la vida puede ser muy extraña. Gozo con la galantería de una cena, adornada de palabras, vacía de deseo, que perpetuo más allá del cuarto, golpeando las paredes blancas con incógnitcas, preguntas, subestimaciones. Espero el apoyo para levantarme, y emprender un poco más de vida para que la verdad razón de todo esto no sea en vano, esa verdadera razón que aún escondo en lágrimas reprimidas, como oleaje calmo, brisa suave. Comunico, no confiezo, y sin embargo me ilusiono de que quizá así pueda ser. Me derrumbo en el rojo sofá esperando con miles de teléfonos a mi alrededor que llamen. Voy y vengo del baño con dolor, como si las piernas fueran de alguien muy mayor, cansado, abatido, frío. Rabio de no entender porqué todo esto ahora. Maldigo a los malditos, mesquinos, maleantes, malevos. Me arrepiento tanto de ser poco consecuente. ¿La vida realmente tiene algún sentido?. Los malos serán buenos más allá, y los buenos seremos malos más acá, ni buenos ni malos, ni tantos, ni tontos. Debes terminar definitivamente de estudiar, terminar con tu pasado, y esperar el futuro. Las ilusiones están listas, preparadas, y me dan tanto miedo. De todos modos, más allá de las rocas, los bosques, los aires difíciles, las monedas de cambio, está tu corazón que me proporciona ese espacio dentro de él por el que día a día hace latir el mío, aunque no tenga ganas de responder.
Y te sigo buscando a mi lado en la cama.

2 comentarios:

Sergio Lanza dijo...

Uy uy uy. Me tienes que contar, te tengo que contar...

Cuando quieras.

Besos cariñosos y de ánimo.

Anónimo dijo...

Avanzar, chocar, pasar de piedra a goma, de goma a velo, saborear la caricia y volver a navegar. Chocar, rozar con algos y alquienes, cruzarse con la propia estela formando un cruce de puntos..y.."¿Tal vez eso soy?" y.. y.. otras certezas parecidas.. ..certezas que tiene la fragilidad de los fuertes..
..como tú.

Trenes circulares.