Gustavo Pecoraro Brondino|Crea tu insignia

10 julio, 2007

Viejas, mundanas y maricas



"Es posible que la libertad sea lo más importante en la vida, pero existe algo que podríamos llamar demasiada libertad, y ya no tengo edad para esas cosas, no puedo volver a enfrentarme a esas largas cacerías, estarme toda la noche sentada en el Elmer´s o en Annabel´s con un tipo nadando en un mar de cócteles. Y todas tus viejas amigas invitándote a sus cenas de largo sin necesitar en realidad a una mujer de más, y preguntándose dónde van a encontrar a un hombre de más "conveniente" para una mujer fulana ya vieja como Ina Coolbirth. Como si hubiera algún hombre "conveniente" de más en Nueva York. O en Londres, o en Butte, Montana, si vamos a eso. Todos son maricas. O deberían serlo. A eso me refería cuando le dije a la princesa Margarita que era una lástima que no le gustasen los maricas, porque siendo así va a tener una vejez muy solitaria. Los maricas son las únicas personas que se muestran amables con las viejas mundanas, y yo les adoro, siempre les he adorado, pero de verdad que no estoy dispuesta a convertirme en una querida a jornada intensiva de los maricas. Antes me hago tortillera."

(La Côte Basque - Truman Capote)

No hay comentarios: