Gustavo Pecoraro Brondino|Crea tu insignia

03 julio, 2007

San Maricón


Vergonzante Europride en Madrid, capital de la mayoría absoluta del Partido Popular, territorio de inmigrantes sin votos, curas con botas, y señoronas devotas.

Cientos de miles de concurrentes de decenas de países, gays, lesbianas, travestis, transexuales, bisexuales, mujeres, hombres, niños, ancianos, así remarcaban los organizadores su entusiasmo.

Cantidades industriales de euros en ganancias, calculaban los periódicos nada menos que 200 millones, 100.000 aportados por el conservador Ayuntamiento de Madrid.

Las más diversas empresas como patrocinadores, fiestas de todo tipo, artistas populares con sus recientes discos bajo el brazo colgados de las carrozas ahorrándose los lanzamientos, adorando por un día a "estos maricones que no me dejan hablar", figuritas de televisión en sus quince minutos de gloria, drogadas de sol o más, mostrando sus carencias llenas de purpurina y pelucones, con cara de cuando termina todo este circo, medios de prensa de todo el mundo, programas especiales, salidas masivas del armario de tiempo determinado (una semana más o menos), viejas glorias-momias pavoneándose al calor de las entrepiernas de los guapos y guapas, siliconas de estreno, abdominales de infarto, modelazos, frikis, negoción.

Que incongruente tanto esfuerzo de qué, cuando ya ni siquiera se puede pedir algo, ¿matrimonio?: ya podeis ir redactando la lista de boda; ¿libertad?: preparen los lubricantes que viene esos puños tan soñados en Berlín, Londres o San Francisco; ¿políticos involucrados?: Zerolo, claro, muy mono junto a Carmen Calvo con pinta de mariliendres, y los mismos de siempre, de antes, Fidalgo, Llamazares, Mendez, Inés (bendita) Sabanés, y alguno más; eso sí, ninguno del PP, ni siquiera Gallardón, tan abierto y liberal según piensan bastantes que la van de progre, a pesar de ello, el Partido Popular arrasó en el barrio de Chueca en las últimas elecciones del 27m, ¿y después se preguntan porqué nos dicen "locas"?.

Me dió verguenza, ver que para entrar a una disco o alguna de las mega fiesta desparramadas por todo Madrid, "sólo" se necesitaban unos 30 euritos, que miles de personas se morían de calor aprisionadas en estrechas calles para conseguir una cerveza caliente a 5 euros, que ni siquiera los camellos eran los que fueron siempre, y así el engaño se consumaba y se consumían en todo su esplendor, con musculocas cerca, casi rozantes de casualidad, claro, al calor del calor del deshielo y la basura que se acumulaba y que los basureros no llegaban a recojer.

¿Y esto es una fiesta por la libertad de todo los europeos?.

Hace años una de las primeras manifestaciones del orgullo terminó frente a lo que antiguamente fue el cine Carretas, refugio de homosexuales durante la dictadura de Franco hoy Bingo, con un kissing público; hoy ya nadie quiere besarse como efecto de rebelión política, hoy nadie se acuerda de denunciar los cientos de miles de viejos maricones de hoy, que fueron encarcelados por la Ley de vagos y maleantes, ni las cientos de travestis que morían en los pueblos golpeadas a menudo por sus propios amantes, o por los comisarios, o por sus padres, ni el oscurantismos que sufrieron las lesbianas durante años, y que aún deben seguir haciéndolo en muchos lugares.

Hoy en España ya nadie se acuerda de eso, si hasta parece que la desmemoria llega a tales extremo que esa señora del otro día en la Seguridad Social, que antaño abrá comido por lo que mandaban sus hermanos o padres allende los mares, hoy se queja de que "la culpa la tienen todos esos de todas esas nacionalidades".

No. Hoy sólo hay espacio para los jóvenes, las carrozas de dos pisos, las fiestas de drogas para no pensar en nada más que el momento, los musculos, los billetes, las nuevos sponsors, los nuevos negocios, la bueno, lo hoy, los fantástico, lo mari.

¿Porqué no hubo una sólo fiesta en algun parque que patrocinase el Cogan o alguna Ong del estilo que cobrase una entrada a 1 euros, y cuyas ganancias fuesen a crear, por ejemplo, una residencia para ancianos gays o lesbianas necesitados de ayuda como casi todos los ancianos del mundo, y donde una cerveza pudiese valer otro euro, con el auspicio, estas también de las grandes marcas de cerveza del país que tanto dinero tienen, o en predios cedidos por este noble y horroroso ayuntamiento del "progre" Gallardón?.

¿Porqué no hubo tiempo para crear alcancías para donar dinero para atender a las organizaciones de lucha contra el sida?.

¿Porqué no hubo una carroza con mayores, discapacitados, enfermos, pobres?.

¿Porqué no se denuncia como corresponde a los subalternos de los instigadores de la discriminación, que a veces, en alguna noche de esas los ves babear junto a una entrepierna árabe, cubana o senegalesa, y que todos conocemos bien?.

Que pena, que asco, que burrada la cantidad de dinero que cientos de buenos intencionados han gastado, para disfrutar, caminar bajo el sol durante 5 horas, bailar al son de éxtasis adulterados, follar hasta que te permita el horario, y luego volver resacosos a sus lugares habituales, algunos de los cuales son tan oscuros, que sólo una tarde una vez al año, y llena de sol, puede dar color.

No combato los bares, ni las fiestas, ni mucho menos.

Ni me parece mal que la gente la pase bien, es más creo que es un derecho fundamental.

Reflexiono sobre una marcha que ya ni siquiera tiene contenido reinvindicativo visible, más allá del que resulta de meses de gimnasio, días de no dormir, y modelazos de marca que ahora son todas gay friendly.

Y que entonces debería cambiar su nombre, y sus plantamientos políticos. Que empecemos a llamar a las cosas por nombre.

Que suerte que aún queda gente como Jordi Petit que pone las ies sobre los puntos.

Europride: de fiesta mucha, pero de reflexión, solidaridad o vanguardia política, nada.

Como siempre, los millones le han tapado la boca a más de uno.

A por cervezas frías, maricas.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hola cariño, todavía te queda algo de lo de "antes". Muy interesante tu reflexión, que comparto absolutamente, aunque echo en falta alguna consideración sobre el desmadre del derecho gay... Me refiero a que no veríamos de buen grado en una parada por el derecho sexual de los heteros, carrozas llenas de putas o algo parecido. Hay algo que llama la atención sobre el olvido de la reivindicación del derecho, y el planteamiento del sexo por el sexo, sin más. Es raro. Me gusta tu opinión y la comparto. Un beso.