Gustavo Pecoraro Brondino|Crea tu insignia

05 julio, 2007

Cacciatore


¡Cuántas veces hemos hecho daño sin quererlo! ¡Cuántas veces nos lo han hecho a nosotros! ¿Cuántos horas llorado, inexplicablemente como si fuera la última vez, jurando que nunca más lloraremos? ¿Cuántas veces nos hemos arrepentido de las palabras que hemos dicho, o de las que no dijimos, apretando los dientes, sangrando los labios, para no herir, hiriendo más nuestro futuro por dolor, miedo, inseguridad?.

Hace muchos años, no tantos en realidad, pero lejano de recuerdo, hubo un "bambino dolce e bellisimo" que despertó su despertar conmigo, buscó y encontró montones de rosas, agua de lluvia, vientos soleados, luces multicolores, armonía.

Il uomo piú bello e dolce dil mondo, rodó a mis brazos, y su sonrisa, jovial, sincera, clara, no logró despejar mis neuras, y aunque es hermosa no pudo. Sigue siendo una alegría saber que a veces, a pesar de la lejanía y el idioma, la belleza se junta con la dulzura y vuelve la felicidad, que no es sólo brasilera, y que aquella sonrisa se desparrama de nuevo encima de mí, clara, jovial, sincera, tan elegante.

Mis neuras, otra vez, se presentaron y fueron protagonistas, una noche de nieve en Madrid, fría la calle, y más frío los corazones, que helaron involuntariamente todo el calor del amor que había rodando, y que por miedo, ese horrible consejero, no pudimos resolver.

Él partió a su casa, a estudiar de lejos, a decidir sin mi, porque yo no quise o no pude, releer las grandes enseñanzas que a menudo nos dicta el corazón, al que deberíamos hacer más caso, no sólo dejarlo latir.

Las lágrimas de los demás siempre son para mi más dolorosas que las más propias.

Él lloró, como algunos años después también lo hizo otro porque como siempre después de amar, amé, razón de Serrat, verdad eterna.

Los años, los pocos años que pasaron, despejaron turbias aguas, aclararon los lagrimones, las palabras abrieron los corazones y la dulzura y la bondad volvieron a deshielar los icebergs de los corazones de los guerreros espirituales que a veces de tanto amor, lastiman, esperando que las espadas no lleguen al corazón, que sólo, apenas, quiebren al menos cuatro o cinco dedos, pero que dejen en pie al contrincante, como si el dolor se pudiera medir por raciones.

¡Cómo lamento haberme callado esa noche!.

¿Habrá sido el frío insoportable de la calle, o acaso el miedo común, amigo de todos los que amamos tanto que terminamos no amando a nada?.

Vale, te hago caso, no callo, no tengo miedo, me abro, te cuento, te quiero, te respeto, eterno como siempre, hermoso como nunca, amable, sincero.

¿Acaso puede caber en nuestros corazones alguién que no se merezca un poco de poesía?.


Per te, Bobito, Cercami di Renato Zero


Cercami

come quando e dove vuoi

cercami è più facile che mai

cercami

non soltanto nel bisogno

tu cercami

con la volontà e l’impegno...rinventami!

Se mi vuoi

allora cercami di più

tornerò

solo se ritorni tu

sono stato invadente

eccessivo lo so

il pagliaccio di sempre

anche quello era amore però...

Questa vita ci ha puniti già

troppe quelle verità

che ci son rimaste dentro...

Oggi che fatica che si fa

come è finta l’allegria

quanto amaro disincanto...

Io sono qui

insultami,

feriscimi

sono così

tu prendimi o cancellami...

Adesso situ mi dirai che uomo mai...ti aspetti.

Io mi berrò

l’insicurezza che mi dai

l’anima miafarò tacere pure lei

se mai vivrò

di questa clandestinità

per sempre...

Fidati

che hanno un peso gli anni miei

fidati

e sorprese non avrai

sono quello che vedi

io pretese non ho

se davvero mi credi

di cercarmi non smettere no...

Questa vita ci ha puniti già

l’insoddisfazione è qua

ci ha raggiunti facilmente...

così poco abili anche noi

a non dubitare mai

di una libertà indecente

io sono qui

ti servirò ti basterò

non resterò

una riserva, questo no...

Dopo di che

quale altra alternativa può...salvarci!

Io resto qui

mettendo a rischio i giorni miei

scomodo si

perché non so tacere mai...

Adesso sai

senza un movente non vivrei..comunque.

Cercami...cercami...non smettere.

1 comentario:

Anónimo dijo...

gracias..caballero!besitos