Gustavo Pecoraro Brondino|Crea tu insignia

30 mayo, 2007

Tengo entradas...!


Por fin!, ya tengo entradas para el concierto de Sandra Mihanovich.
Aprovenchando los puntos acumulados de mis viajes a Barcelona,
y la buena predisposición de Spanair y la sala Bikini, allá voy.
El martes 12 de junio volveré a pisar los carreres de la Ciutat Condal,
con la seguridad de saber que voy a pasar una noche increíble,
propablamente llena de recuerdos, bellas canciones y emociones.
Avión, hotel, concierto, cenita, hotel, avión.
Un poquito de Sandra para que disfruten.

23 mayo, 2007

SANDRA MIHANOVICH en España

El 12 de Junio en la sala Bikini de Barcelona,
y el 15 de junio en el Teatro Albéniz de Madrid.
El reencuentro con una de las mejores cantantes argentinas,
y un viaje seguro a la nostalgia y los buenos recuerdos.

After the rain


Esta noche, nuevamente ví Brokeback Mountain. Y esta noche especial decidí que sería un buen momento para deleitarme de nuevo con esa maravillosa película de amor, del amor entre dos hombres.
Quizá la semana de decisiones, el tiempo de cambios, los meses de busqueda, hicieran que la elección sea profundamente meditada.
En todo este tiempo, muchas personas, y algunos amigos han opinado sobre mi antiguo blog y sugerido sobre el actual.
En este transcurrir yo he estado meditando, poco activo con la escritura, y mucho con la cabeza.
Aturdido como siempre con el trabajo, la carga de decisiones, la agradable sensación de las cosas bien hechas, y así confirmadas.
Pero un amigazo, Pablo, me ha dicho con el pudor que le caracteriza cuando tiene algo que contradecirme, que me veía peleando con el mundo, una noche de esas de colegaje bien argentino, luego del curro con pizza y cervezas.
Sus palabras me dejaron reflexionando.
¿Tendría razón?, ¿cuánta?.
La imágen de la muerte que me rondaba y me hacía reflexionar en el último tiempo, no necesariamente tenía que ver con la muerte física.
En un punto todo se mezclaba con los miedos, las decisiones, los olvidos y los fracasos.
La gran necesidad de mostrar todopodería, dureza, omnipotencia, narcotizaba la necesidad imperiosa del parar, quedarme quieto, casi morir.
Sin embargo algo aparentemente definido como éxito, contradecía la oleada mortuoria, y derribaba todo esa poesía negra, tirana de dolor y angustia, dictatorial de mierda, impúdica con la vida.
¿El éxito?.
¿Son exitosos Zapatero, Maradona, el Papa, Madonna?.
¿Y los padres de familia numerosa?.
¿Y los políticos que ganan elecciones?.
Hoy entre la lluvia, la soledad, la película, los cambios, me he dado cuenta que ese aparente éxito no es otra cosa que la decisión de ser positivo, optimista, alguién que sueña como Jack Twist, a pesar de las adversidades, de tener que lidiar con una mujer que no ama, y un hombre que desearía amar todos los días en un rancho, juntos, criando ganado.
Yo soy como Jack Twist, y por supuesto un Ennis del Mar existe en la historia.
No, no estoy peleado con la vida...o dicho mejor Pablo (gracias por hacerme reflexionar), peleo por la vida.
Y quiero también pelear por el amor, aunque eso signifique guardarme en cuarteles de invierno, despejar no sólo mi cara, sino también mis ideas, dejar de buscar donde no encuentre, ni donde uno son dos, pero en silencio.
Como para millones de buscadores las cosas no me son fáciles, ni sencillas, ni verdaderamente reales, y a pesar de la testarudez, la imaginería, y la innecesaria entrega, no renegaré jamás de poner cada tanto Brokeback Mountain, para simplemente llorar, pensando que alguna vez, durante mucho tiempo alguién nos hará tambalear con sus besos o su mirada.
Sin embargo, y aunque "Hay amores que nunca se olvidan" es una hermosa canción, he de reconocerme que en realidad no pretendo tener una camisa manchada de sangre colgada en mi armario, y a la que de tanto en tanto bese.
El éxito, ese que dicen que produce soledad, de todos modos me sigue acompañando.

18 mayo, 2007

Sin imagen

Anoche tuve la sensación en mucho tiempo de que morir podría llegar a ser un agradable momento: una cama blanda y con buen aroma, silencio, oscuridad y aire fresco que agite las pestañas.
Anoche pensé que entonces no sería tan malo abandonarse a la sensación de abandono sin preocupaciones ni ocupaciones que tanto ansío a menudo, el trajín, el trabajo, los agobios, los problemas, el humo, las resacas, las malas oportunidades, los errores, todo, en definitiva lo que mal nos hace, desaparece, y al final, como por arte de, sencillamente, la calma, llega el relax, la meseta, la tranquilidad.
¿Es la muerte el cúlmine de la tranquilidad?.
¿Es el sueño reparador del largo día de toda nuestra vida?.
¿Es conseguir el descanso después de tanto, tanto batallar día a día?.
No se, ni lo sabe nadie. Se especula, van las teorías y vienen, católicas, protestantes, judías, árabes, new ages, de reencarnación, y de las otras, las del vacío que son las que menos me convencen, no por contra áteos, sino porque me parece que una energía tan vibrante como el ser un ser humano, debe seguir funcionando de alguna manera más allá de unos años en cuerpo y mente.
¿Quizá en alma por las nubes más beneficiosas que las calles de las ciudades ruidosas y ruinosas donde caminamos día a día?.
¿Tal vez en un cajón de cristal lleno de personas anteriores, los amigos y la familia que ya se fueron antes?.
Difícil responder, fácil imaginar.
Sin embargo, también la muerte puede aparecer en mi mente, al final de una jornada extenuante de trabajo, del de verdad, de dar y dar y dar, horas y días con 5 o 6 horas de sueño, más descansado, asfixiado de compromisos, sonrisos, deberes, con apenas una noche para la locura necesaria de todo aquel normal que no quiere ni el celibato, ni la castidad, ni la curia como meta.
Claro, la resaca es una mala compañera al siguiente amanecer.
Y esa muerte que aparece, no es tal, sino la confusa combinación del ansiado descanso y la próximidad de, de nuevo, la voragine de actividad, o agobio como se dice usualmente.
Pero si es que a veces ni siquiera tengo tiempo de una llamadita telefónica, o un mirar el correo que se llena y no responde.
De todos modos Tete Montoliu con su piano, hoy, con ciertas horas de perspectivas de descanso, me acompaña y me da un masajito en los hombros.

05 mayo, 2007

el HOMBRE de la rosa




Blue, tostadas con mendicrin, los momentos oportunos, Blanc, llamar y siempre encontrarte dormido, Coca Cola, El nombre de la Rosa, Rouge, la doble vida de Verónica, viajar, el Dogui, Piola, las pastillas, los cócteles, los cafés con leche tardísimos casi al mediodía, no planchar los vaqueros, la música de Michael Nyman, el olor a Popper, Fito Paéz, el diseño de NX, hairy men, Armani pour home, el sol entrando por Libertador, el proyecto para Benetton, Open mind, José Luis (indudablemente), viajar a Bruselas, pasta con aceitunas, las peleas con el grupo Nexo, cerveza de la botella, tu madre y sus consejos, Contramano, Gustavo Ceratti, tus hermanas, Polo Ralph & Laurent, Facundo, le nom du a rose, el Photoshop, Teleny, Omar, mi madre y sus créditos, Pedro Canoero de Teresa Parodi un día de sol en un coche, la fiesta en el piso viejo deshabitado (a la que no me invitaron), Delfino, nuestro dentista preferido, Marcelito, las Adrianas, Adriana, todas, luchar, il nome della rossa, el día del Peco, los debates, las palabras, der name der rose, la pizza, la camisa de Manliba, the name of the rose, los levis, la revista Medicina, praxes, los dildos negros, los mates, Charly García, hablar de píxeles, divagar, la inteligencia, olor a plancha en la cocina, los padres de Omar, las paredes blancas, el enano rubio guapo y tremendo, Donnie Russo, diseñar hasta cualquier hora, viajar a Washington, draguear, Banana Republic, Jáuregui, los edredones, el color azul, robar fotos, sobrevivir, no entenderse con casi nadie, la soledad, 10 años...y tanto más.