Gustavo Pecoraro Brondino|Crea tu insignia

30 abril, 2007

Un regalito para Fede

(seguramente te va a gustar mucho, mucho)

El mejor monumento

Que grande, le han hecho una estatua al negro Olmedo en Rosario, allá tan lejitos. Está sentado, con las piernas cruzadas, con esa sonrisa que tanto ilusiona, y como a punto de largar alguna de las suyas, para llenarnos de sonrisas a todos.
Que ganas tengo de sentarme a tu lado un rato, y cagarme de risa!.

26 abril, 2007

A veces tengo ganas de morirme mirando a la Luna


Decía Federico Manuel Peralta Ramos
si uno no quiere ser un recuerdo, lo mejor es ser un reloco.

http://www.fabianhriosrubino.info//espanol/r/recuerdo.htm


La memoria suele ser muy traicionera, y a medida que pasan los años, los seres humanos perdemos la capacidad de recordar. Mantenemos una incomprensible selectividad de las cosas vividas, de ciertos lugares, o sabores, pero quizá olvidamos el nombre de los más cercanos. No así sus miradas, seguramente.


Me da un cierto miedito el convertirme en un recuerdo. Es como si no exitieras, como si hubieses muerto, como si te desaparecieran. Obligando a la necesidad de pensar en eso, aquel, un lugar, aromas, palabras, nombres, lecciones, caminos, vías.


Morir y ser un recuerdo. LLegará inevitablemente, pero quizá mejor no pensar en ello, o como decía Marta Espezel: si nadie sabe la respuesta porque no ser prácticos y pensar que será bonito.


Una vez escribí en este mismo blog, parafraseando al personaje de Candela Peña en Princesas, que: existimos, porque alguién piensa en nosotros. Pero no siempre esta frase reproduce claramente los que nos hace existir o mantenernos vivos. Yo creo cada día más, que la esperanza es la razón que nos mantiene vivos, la esperanza es el comienzo, lo inesperado es lo que cambia nuestras vidas. A menudo lo inesperado son las relaciones, los amigos, los amantes, los compañeros de trabajo, los vecinos, el verdulero, o el panadero.


Hay relaciones que nos llevan muy lejos, nos hacen cruzar el charco, y luego se diluyen transformándose en aquellas que siempre te atenderán el teléfono, o las que sabes que no debes despertar a la hora de la siesta.


Hay otras que te sacan del punto de partida y te llevan a un terreno nuevo, por descubrir.


Las hay que te renuevan y te hacen hacer cosas inesperadas, que jamás hubieras pensado, y que aceptas, y disfrutas sin más, porque es así.


También hay relaciones que te abrazan sin saber nada de ti, por el sólo hecho de sentir que ese abrazo es lo que tiene que ser, y tú, abrazas también, aprisionándote a la agradable sensación de esos brazos, cuando se dan con ganas, verdaderamente.


Las que más me gustan son las de toda la vida. Las que saben que hoy pierdes y mañana ganas, y así uno, y luego otro, y todos claro, porque nadie es bueno hoy y mañana un sapo, ni la vida pone en su sitio a unos y corona a otros, la vida, cariños míos, a todos nos pone en nuestro sitio.


Yo tengo por vicio recordar todo, y a todos. No importa cuanto mal me hayan hecho, nunca borro ninguna parte de mi vida, y de todas intento aprender una lección. Que en algunas fui un mal alumno, seguro; que en otras mis lecciones cayeron en saco roto, claro; que hay oidos sordos tapados por varias manos ajenas que a su vez se tapan con otras manos ajenas, tal vez. El ser humano es el único ser vivo capaz de crear un elemento como el lápiz, ejemplo claro de la contradicción del ser humano, con una punta de ese mismo instrumento puedes borrar lo que con la otra punta has escrito. A veces las relaciones son como un lápiz, se llenan de palabras escritas en noches de exaltación y luego se borran con la nubosidad de las resacas, porque nos sentimos tan agobiados porque alguien ocupa nuestro espacio, y siempre estamos deseando ocultamente que se nos acerquen, y cuando se acercan nos volvemos a sentir agobiados porque ocupan nuestro espacio, y así una y otra vez, y Amén.


Hay quién ha dicho por ahí que mi blog está lleno de resentimiento, y que soy una mala persona. Cosa que me ha dolido bastante, no por el hecho de que ese juzgamiento me toque o de le entidad, sino porque viene de quién menos esperaba. Pero lo comprendo. Yo en su lugar hubiera actuado de igual modo. Este tipo de relaciones son con las hay que tener más cuidado, las que en extásis te llevan a imaginar más allá de la realidad, a alagar, a satisfacer, y en cuando pasa el efecto, llegan las dudas, la certeza dictatorial, la furia, que hasta 5 minutos antes ni se promovía. Las que me llevan a pensar en la muerte, por la gratuitidad de su sentencia.


Tuve un pequeño intercambio de email con un casi desconocido, que me ofreció sus quejas, y a la vez con calma, sin éxtasis, intercambio conmigo ciertas opiniones. Fue muy sanador. Fue muy maduro, gratificante, elegante. No se si habremos llegado a un acuerdo, se eso no se trataba, pero expusimos sobre la mesa las cartas, y creo que la partida fue como un juego de caballeros, sin insultos, sin censura, sin defensas coaccionadas por la próximidad, ni la necesidad.


Escribo y tengo el buen tino y la clase, de haber atendido una antigua petición de no nombrar a nadie que no quiera. Pero escribo y escribiré sobre mi vida y mis sentimientos, y a veces mi vida y mis sentimientos se turban, se oscurecen. ¿Porqué podemos escribir de lo mal que no sentimos pero no aclarar porqué?. No es rencor, ni odio, ni maldad, ni merezco la horca como castigo, simplemente es el reflejo de la libertad que anida en mis pensamientos, y mi corazón. Las malas o fallidas relaciones no necesariamente tienen que ser entre malas personas. Son, seguramente, entre personas que no se entienden nada bien.


Morir?, es un sentimiento que he sentido bastante en el último mes. El dolor, el desgano, el abandono, y la fantasía de la muerte fue la música que sonó reiteradas veces en mi hogar, donde me encerré. Lloré varias veces hasta ahogarme, hasta saber que ya era hora de decir basta. No me puedo permitir el lujo de tener más pensamientos negativos. Mi cuerpo, mi cabeza, mi salud, no lo permitirán. Tampoco lo permiten las llamadas, las visitas, los emails, las videoconferencias, de mis amigos de siempre, y las palabras de un caballero hidalgo, gallego de mentira que con sus lanza de poemas arrancó de cuajo la inmovilidad de mi sofá cada vez más ataúdico, gélido de muerte. La Parca tendrá que esperar un poco más.


Quizá más que rencoroso, fui un poco peleador pica que pica, como me ha observado Pablito.


Pero bueno, si hay algo que no se puede explicar es el amor. Aquellos que nunca han tenido un amor, nunca la sabrán. Aquellos pobres que nunca se han desmayado con un beso, o derretido con unos brazos, o entregado su poder por una mirada, aún tienen mucho que se están perdiendo. Yo sentí mucho amor, muchas veces, y eso es muy bueno de recordar, aún cuando ese amor se haya diluído como arena entre los dedos.


Algunas noches he mirado la Luna con feas intenciones, pero luego he revisado mi corazón, y he visto que aún está lleno de amor, y me gusta que se llene de recuerdos aunque me pongan reloco.


25 abril, 2007

But the world goes 'round


Sometimes you're happy, sometimes you're sad
but the world goes 'round.
Sometimes you lose every nickel you had
but the world goes 'round.
Sometimes your dreams get broken in pieces
but that doesn't alter a thing.
Take it from me, there's still gonna be
a summer, a winter, a fall and a spring.
And sometimes a friend starts treating you bad
but the world goes 'round.
And sometimes your heart breaks with a deafening sound
somebody loses and somebody wins
and one day it's kicks, then it's kicks in the shins
but the planet spins,
and the world goes 'round.
But the world goes 'round.
But the world goes 'round.
Sometimes your dreams get broken in pieces
but that doesn't matter at all.
Take it from me, there's still gonna be
a summer, a winter, a spring and a fall.
And sometimes a friend starts treating you bad
but the world goes 'round.
And sometimes your heart breaks with a deafening sound.
Somebody loses and somebody wins.
Then one day it's kicks, then it's kicks in the shins
but the planet spins,
and the world goes 'round
and 'round and 'round and 'round and 'round
the world goes 'round and 'round and 'round And 'round!

23 abril, 2007

¿Que Limbo?, ¿el Paraíso?



Parece que por decreto, decretado por el Papa, o sea un papísimo decreto, el limbo, ese lugar adonde los bebes que morían iban a parar, se ha esfumado, y los pobres bebecitos ahora tienen billete directo al Paraiso.

Yo creo que tamaña idea debe tener algun transfondo económico, ya que parece que las finanzas del Vaticano andan un poco mal, parte porque millones de seres están alejándose de la iglesia cada día más facha, parte porque los que se acercan no tienen muy claro eso de los donativos, parte porque las/los señores/señoras preladas/prelados se gastan mucho en vestidos, joyas, sombreros, coronas, parte porque muchos de ellos mantienen a chulos y eso si que sale caro.

El tema es ¿qué haremos ahora con todo al arte que relejaba eso del Limbo?. ¿Los quemarán?, ¿los guardaran para cuando vengan algun otro Papa que crea que es mejor el Limbo que el Paraiso?, ¿lo ocultarán diciendo que mejor olvidar que perdonar que reconocer que comulgar que, que?.

Bueno, ellos sabrán. Si son tan sabios como para dictar cátedra de moral y fe, y luego se babean ante los seminaristas de muslos duros, o peor de los púberes que les asisten en las misas, o peor aún, van de sotana a las misas oficiales y de blancos vaqueros a los baños públicos, o los bares privados.

Son tan hipócritas estos curas!.

Aunque hipócritas están lleno el mundo.

Por cierto, me olvidaba. He decidido olvidarme de mis desventuras, y dejar de lado a los gusanos. Dejarlos descansar en paz. Les deseo todo lo mejor. Indudablemente no supimos comprendernos demasiado. Como bien me aconseja mi amigo Vicente de La Haya (bien por ti, ya sé que tienes curro veraniego...la Pulgi me cuenta todo), he comenzado con mi Spring Cleanning.

Soy rojo, soy barroco, y soy pasional.

20 abril, 2007

Estallido primaveral




Lindas noches comienzan a llenar de tonos celestes violáceos el cielo de Madrid, leves brisas ponen los pelos de punta si no llevamos un abriguito para la vuelta a casa del curro, que en mi caso es bastante tarde en la noche.
La ropa va quedando en casa, los jerseys y las chaquetas se cuelgan hasta la próxima temporada, y las plantas empiezan a brotar en los balcones.
Parece que todo vuelve a la normalidad de los buenos días, las claras tardes, las noches más largas.
Pero, ¿todo está en orden realmente?.
Las determinantes decisiones son tan firmes como columna de una serpiente. Los helados acechan desde el escaparate de Giangrossi, y vuelvo la vista a otro lado de las aceras de las tahonas, la cerveza helada, chorrea por los vasos ajenos, y me atiborro de fruta, agua, ensalada y pescado, porque me aprietan los vaqueros que hace unos meses me compré aprovechando mi inoportuna e involuntaria bajada de peso.
Una cara se me aperece por la pantalla del messenger, sonriente, feliz, con muchos años más, kilos, e hijos. El tiempo pasa para todos mi querida prima, y tu ya casi eres abuela. Todos rubios, eso sí.
De pronto me doy cuenta que a muchos kilómetros de mi, un tío que odiaba a todo el mundo, que se cagaba en las normas establecidas, que indudablemente tenía un problema con si mismo, coge unas armas y mata a una treitena de jóvenes, y no tan jóvenes, porque "se sentía mal y así son las cosas". Menudo mamonazo hijo de puta. Y me pregunto, ¿porque la gente que quiere hacer daño no se ata los huevos con alambres y se aplica, digamos, unos 220 voltios, o mejor se mete una barra de acero a 120º por el culo, a ver que tal?.
Ya es suficiente con que las potencias opriman social y económicamente a millones, que los desastres naturales se ceben casi siempre con los más humildes, que las enfermedades que atentan contra la vida no discriminen, y maten por doquier, que los pocos paises ricos tengan más posibilidades sanitarias que los cientos de pobres, o que asesinos, culpables de genocidio, caminen libremente por las calles de Buenos Aires, New York, Pekín, Madrid o Serbia, por citar algunos escasos ejemplos.
Y si ya es suficiente todo esto, ¿como se come que tengamos que aguantar que un "antisociedad", por cierto universitario, pijo, y malcriado, con suficiente capital como para hacerse de un arsenal, se dedique a matar a sus compañeros, porque tiene un día mal, o porque su puta novia lo dejó?.
Ya basta.
Estoy harto de peleas, discusiones, matanzas, invasiones, genocidios, ablaciones. Cansado de la impunidad, las habladurías, la crispaciones, y el rédito electoral. Hasta los huevos de la mala gente, la insolidaridad, el no te metas, el no me ames, los diagnósticos de portera, los armarios.
Me da lo mismo, exactamente lo mismo, que me crean un blando, un pacifista, un enamoradiso, un moña.
Me gusta la paz, el amor, las flores, los ángeles, y las canciones de Mina.
Me estalla el corazón de alegría estos días, y sí, quizá sea una subida de azúcar, y tarde o más temprano, me vuelva a costar escribir, pero de momento sigo apostando a ganador, porque el futuro está de mi parte, como siempre.
Las noches de Madrid me lo están poniendo fácil.
Hay que seguir tamizando; ya sin barro, y con mucha agua tras, encontrarás el brillante que todos andamos buscando.

17 abril, 2007

Ni la más mínima gota de sudor


Parece que para algunos demócratas del verso, la única salida posible son las armas, las hay duras de pistolas asesinas en los Campus, otras no menos asesinas que taladran los vírgenes oídos de los más candorosos amigos, incipientes en todo caso más allá, que nunca serán, porque parece que la heredéz del cariño puede más que el futuro, pero allí no entro.
Se ve que es más fácil desde las alturas del egoísmo callar con impropios poderes, mutilando las largas horas de sonrisas, poniendo en medio de algo, la más grande de las mierdas, olorosa, asqueante, pegajosa, anal, más pútrea que sus propios pensamientos, pútreos, asquerosos, anales, animales, míseros, y no dejar nada.
Me voy a cagar en ti, parece que dicen.
Me estoy cagando en ti, amenazan.
Cuando en realidad lo que se percibe es una inmunda y recurrente aprovechez de nuevo, con más, desde el no me importa impúdico e impune.
Desde ya, desde el otro día, y ya que no llego más a retener los canales normales obligado por la necesidad de olvidar para sanar, por favor, comprendan, este blog tiene dueño, y ese dueño tiene nombre, apellido, cara, gestos, palabras, sentimientos.
Este blog lleno de historias, nombres, apellidos, caras, gestos, palabras, sentimientos, es mío.
Cuidadín, cuidadón.
No es un blog público, aunque pueda leerlo los inquisidores más cobardes del planeta, los que se esconden en las censuras chinas, o la poca democracia cubana, o los burócratas argentinos, o los repúblicanos de New York, o más cerca, quizá, y lejos, seguramente.
Sólo están invitados aquellos que quieran dejarse mecer, y acariciar con verdades, histerias, locas historias, pequeñas frases, música, un color, o dos.
No está abierto a la estupidez, la codicia sin sentido, la barbarie como moneda de cambio.
Sólo refleja, o al menos lo intenta, las pertubadoras sensaciones de un ser humano, que lucha, sobrevive a su manera, intentando arrepentirse de sus equivocaciones a veces más graves que otras, y viviendo alegremente la pasión que despierta cada día una buena taza de té.
Ese mismo, yo, que añoro, simplemente tener muchos amigos y amigas en el mundo, alguienes, puntos rojos quizás, que al habla, o la lectura, restauren la hermosa sensación de ser un mortal nada más, inmortal en los corazones y las mentes de los que saben que una palabra representa veinte años de amistad que se recuperan como antes con tan sólo celebrar un día en el calendario, o de vez en cuando intercambiar pensamientos super profundos sobre la necesidad o no de mantener un buen asentamiento de gestos.
O quizá te descubre en una canción olvidada, gracias a Dios, que averguenza por lo cutre, pero que embeleza el recuerdo de ese abrazo que nos damos cada vez que voy a Buenos Aires o él viene a Europa, y se queda eternas tardes de charla sin saber cómo terminar los temas.
Tal vez, significa la silenciosa tarea de apoyar sin más, con suaves comportamientos las penurias que ahora son mías, o luego del otro, y así, pero siempre van, porque de eso esta hecho esto de la vida sin máscaras, ni aturdimientos, ni silencios de años, interesados de todos modos.
Ahora que lo pienso, me pongo bravo al sentir que no, que ni siquiera remotamente voy a permitir que coarten mis sensaciones, ni me obliguen a una presión añadida de encerrarme en un armario en el que nunca estuve, y menos que menos en otro que no me pertenece.
Simplemente porque no, porque sobrevivo cada día, con la vista al frente, aunque haya días que cueste más seleccionar esta o aquella camiseta, o escuchar una vieja canción o una más nueva, o no nombrar siquiera a los duendes que te projeten o los ángeles que me consuelan desde arriba.
¿Tan raro fui durante tantos años?.
Bueno, quizá me dejé influenciar un poco, por estar más cerca de lo que creía posible y feliz.
Pero la vida sigue, así como pasa el verano, la primera, el otoño y el invierno, y año tras año, vuelven a aparecer como nuevos, únicos, y otra vez, again, again.
¿Y de todos modos quién puede reprimir a estas alturas algo que no tiene forma de callarse?.
Por favor!, si ni siquiera me caen gotas de sudor al pensar, eso sí, seguro que algun lagrimón bajará, pero es común a las almas sensibles como la mía, que aún creemos en la condición humana, la amistad, y el amor.

Traitement

S'il vous plaît, ne lisez mon blog jamais plus. Merci.
No se enamore nunca de ninguna criatura salvaje, Mr. Bell. Esa fue la equivocación de Doc. Siempre se llevaba a su casa seres salvajes. Halcones con el ala rota. Otra vez trajo un lince rojo con una pata fracturada. Pero no hay que entregarles el corazón a los seres salvajes: cuanto más se lo entregas, más fuertes se hacen. Hasta que se sienten lo suficientemente fuertes para huir al bosque. O subirse volando a un árbol. Y luego a otro árbol más alto. Y luego al cielo. Así terminará usted, Mr. Bell, si se entrega a alguna criatura salvaje. Terminará con la mirada fija en el cielo.
(Truman Capote)
Merci, Abel.

12 abril, 2007

Celeste

Celeste Carballo, para todos ustedes.
(gracias Coloretina por el apoyo cibertecnológico)

10 abril, 2007

Tengo una idea


Tengo una idea.
¿Qué tal si nos olvidamos de los malos momentos y empezamos a pintar los cuartos de colores que nos gusten mucho, mucho?.
¿Y qué te parece si dejamos de llorar en los ratos libres, y cambiamos los muebles de lugar, apuntando los sofás hacia la luz que entra por las ventanas?.
¿Te apetece que cerremos los grifos de dolor, y abramos de par en par las puertas de los armarios, saquemos toda la ropa, regalemos la mitad, y dejemos espacio para que entre nueva?.
¿No sería bonito que reemplacemos las horas inmóviles al borde del suicidio por montones de libros llenos de palabras hermosas e imágenes abrumadoramente increibles?.
¿Podría ser viable que aparquemos desde YA los malos pensamientos: ¡con ellos al cubo de basura!, y marchemos prontos al store de las sonrisas, y las bellas personas, a reventar la tarjeta de crédito?.
¿No te crees posible que ahora pudiera ocurrir una catástrofe para los catastróficos mortales inmortales de amor, y que mutaran, ellos todos, hacia seres llenos de luces amarillas y rojas, medias naranjas, quizá, amorosos, fuertes y ansiosos de nosotros?.
¿Podríamos correr los cortinados y las persianas, abrir de par en par los ventanales, y dejar que la lluvia limpie las lágrimas que vamos dejando en nuestro hogar, cuando pensamos tanto que nos quedamos como amomiados de dolor?.
¿Al final llegarás a tiempo para comerte la tarta de peras que hice anoche?.
De todos modos no te preocupes, tengo mucha harina, azúcar y mantequilla en la alacena. Podría hacerte otra.
Tengo una idea.
¿Qué tal si dejamos de ver el pasado como algo posible de arreglar, y tornamos estos días de tristeza, comprensión y claridad en horas libres?.
Ayer podía ver con tranquilidad como otras historias ya no me movían demasiado el flequillo.
¿Cuánto tardará el tiempo en que esos momentos ocupen esta historia?.
El futuro está de mi parte.
Llegará.
Y de eso no hay dudas.

08 abril, 2007

Una maravilla


Bueno, todas las monedas tiene otra cara.
Luego de semejante trago con la Trasobares, quiero presentarles a una cantante brasileña transexual que tuve el placer de escuchar allá por los primeros 90 en Buenos Aires, en un local llamado Teleny, que ya no existe.
Me deslumbró con su poderío interpretativo, y también por su fuerza personal.
La Divina Valeria.
Alejada de las tan manoseadas modernidad y posmodernidad, pero también de los gritos, la histeria, y el mal gusto, viene andando sus canciónes por varios países del mundo, desde los años 70. Y no fue nada sencillo, imaginarán.
Si pueden, intenten escuchar algo de ella. No es nada fácil encontrar su música, pero vale la pena.
El video que les regalo, es de un recital en París, donde presentó su último cd "Ema toma Blues".
Felices huevos de Pascua

07 abril, 2007

Una purquería



Gusanitos & gusanitas, de Catalanya (de donde sino) la cuna de la creatividad, la ciudad más europea de España, de Dalí, Miró, y tantos otros maestros, llega ella: la mezzosoprano dramática Manuela Trasobares.
Por favor, si aún no lo han visto, échenle un vistazo al video que abajo les mando. Sin desperdicio.
Al menos trajo un poco de risas a mis días de Semana Santa.


05 abril, 2007

Buenaventura de un estado de ánimo normalito, nomás.

¿Cuándo bajarán del monte, sangrando, helados de sudor, mojados, enfermos?. ¿Cuándo podrán rehacerse en cariños controlados, en sábanas claras manchados de sémenes oscuros, pegagojos, andróginos quizás?. ¿Cuándo podremos no necesitar los abrazos, las bocas, los sexos ajenos como palotes en el cuadernillo de primero, que a rayas o bastones nos forzaron a publicar en esos días, atraces, atroces, lejos?. ¿Cuándo te escupiré sin llorar, en el día que el sol dejé de calentarte, y te bañe de mierda las mechas largas, alargadas hasta tus piernas, allá, donde mi boca se prende, cuidando no morder?.
"Cuán mejor sería la vida sin amor, cuán más calma, cuán más sensata...pero cuánto más insulsa" Umberto Ecco (El nombre de la Rosa).
Y unas pocas palabras que necesito escuchar decirte me siguen golpeando en la cabeza, como golpean en mis sueños tu cara, tus brazos, tus besos, tu voz.
Imagino tal vez que alguna vez dijiste algo que pudiera ser más preciso que una cuchillada, pero no, es tal ves el sueño que me dura de la noche imprecisa que me despierta sudando por reencontrarme innecesariamente junto a ti, sin palabras, y con tantas que no se que decirte, donde mi orgullo, mi ética y mi claridad se van a la mierda ante tu risa, ante tu poder omnipotente de superioridad asqueante, maloliente, pedorra.
¿Quién coño te ha puesto en ese atuad tan feo, de maderas enmohecidas, claras, transparentes mejor, que dejan ver como los gusanos te comen el coco?. Empiezan por ahí.
Entonces, y sólo entonces, me encuentro riendo, de nervios, ante tu nueva imágen de bailarín, caótico, de coreografía sanguinal, humorosa, cadavérica, extraña.
Me arremango los pantalones para que mis rodillas se arañen con el suelo arcilloso y me dejo caer a los suelos meados, fétidos, soportando los daños colaterales de la vulnerabilidad absurda que más que dañar enseñan que lo que no va, no irá, aunque hayas puesto todos tus ahorros y tus fichas al número que no saldrá porque excede el 36, y ni es rojo, ni negro, ni sano, ni cercano, que no es, ni será.
¿Te odio?, no me hagas reír. Ya te gustaría.
Ya te veo, inmisericordioso, inmóvil, inútil, fútil, sensible a la nada, solo, mal.
Los nobles sentimientos que no te quedan, enfriaron, congelaron precisamente y partieron, de nuevo, hacia los puertos donde los extraje y prestados envíe más allá, sin pedir permiso, robando con el olvido los intentos de saciar en nuevas aguas, la sed que me carcome de años, siempre.
Los de antes, siempre, estaban esperando los mismos deseos que robamos antes. Y fueron tales los goces que las corridas llegaron espaciales, perforando redes, y vías lacteas mentales, virus desconocidos que sólo moran donde moran los verdaderos amores, y entonces es cuando una revelación se produce mezclado entre Minas, Herreros, mirando teles en Chelsea, con Robertos serios, gladiador enorme, feroz, sobreviviente leal, y una imagen antigua, nocturna, bailarina que me deja estaqueado, pensando que el fondo no todo está tan mal, y es lo que hay.
Y que por cierto, tanto, tanto tengo, que si pudiera intentaría no regalarte ni siquiera un minuto de paz.
Una canción de amor, puede curar todas las heridas, y un amigo allá lejos, y desde hace tiempo, es una bendición, aunque haga llorar, a solas cuando apago la cámara, para que él no me vea, y siga pensando que no necesitamos más que amor.
Si supiera...
Sabe.

04 abril, 2007

Miércoles de ¿ceniza?



Anoche tuve un sueño, un sueño muy extraño, pertubador, ansioso.

No se si habrá sido el producto de la carga etílica y gastronómica resultante de la cena en honor de Arantxa y Enrique que di en mi casa, o la puta charla sobre los amores del pasado (puff), pero la cosa es que a las 6 de la madrugada me desperté angustiado, sudando, con el frío que hacía en Madrid, con ganas de levantarme y salir a la calle, así, casí desnudo, helado.

Y es que en la cena se habló de años atrás. Nos conocemos bastante y hemos compartido más de una experiencia, que si Carlos, que si cual, que si tal, que si que se yó, que si los hijos, los maricas, los padres, las ausencias, Euskadi (poco por suerte).

Acompañaban estos temas Snoopy y Pablito que estaba encantado de conocerlos, y se perdía un poco...por suerte para él, de tanto nombre extraño.

Pero hablábamos del sueño, tremendo.

En un momento alguién aparecía, alguién feo que me deseaba, con una sonrisa desdentada, pidiéndome que lo besara. No recuerdo muy bien sus ojos, pero sí sus dientes, separados, salivosos, horrendos. Recuerdo que lo rechazaba, y que me sentía fatal por ello.

¿Tanto daño hace el rechazo?.

Hoy me levanté cansado, la casa olía a humo de los miles de cigarros que fumaron todos...UFA. Los perdonó, claro.

Abrí todas las ventanas para que entrara aire fresco, a todo volumen puse Bach, y fregé las miles de copas y vasos que había por toda la casa, y eso que éramos sólo cinco personas, pero es que cuando me pongo en anfitrión, espero que todo sea estupendo.

Hace frío, no hay mucha gente dando vueltas por la calle, gris el cielo amenaza a taparse toda la Semana Santa.

Yo estoy de vacaciones.

Ayer rompí mi malificio de un mes y medio.

Me sentí bien, me cambió la cara.

¿Cuando me cambiara la tristeza que tengo en el alma?.

Y bueno, sí, debo confesarme ante ustedes: extraño, aunque guarde secretamente, extraño, más allá de lo que me conviene.

Qué se yó.

Pero cuando me pongo a pensar, me quedo en mis trece, me parece más sabio.