Gustavo Pecoraro Brondino|Crea tu insignia

19 enero, 2007

Mi mano


Mi mano que aprieta o acaricia, que atiza o ensucia, que lava, que alcanza, o detiene. Esa mano que ayuda a cruzar o golpeó hace tiempo, y que a menuda juguetea con los lóbulos de las orejas, o alisa pelos. Mi mano está ahí, esperando y dispuesta, así como estoy yo, a pesar de los pesares, las preocupaciones, las lejanías, las distancias, las desesperanzas.
No importa demasiado las diferencias ideológicas o filosóficas, los malos días o los desconocimientos. Los enojos, las broncas, los amores no correspondidos, los dolores, las angustias.
Yo y mi mano estamos dispuestos a seguir buscando la felicidad.
A disfrutar, cómodos y conformes, con la buena onda de los que no tenemos cerca, y de seguir escribiendo a los amores imposibles, riéndonos, esperando, aprendiendo.
De bucear en las poesías de toda la vida buscando una nueva y original que llene los espacios azules, los blogs rosas, las memorias, los himnos y la lunas.
Mi mano y yo estamos empeñados en ser feliz. En rodearnos de gente bella de corazón, en "enamorarnos de nadies" que empeñan su tiempo en enamorarnos con sus poesías, sus ironías, sus palabras desde espacios diarios con no identidad, no voz, no cuerpo, sólo palabras...y como sobra ese "sólo".
Mi mano, pequeña, regordeta, blanca, ya no tan suave, que no es la de la foto, me ayudará a coger y traerme las cosas que necesito.
Yo, espero estar a la altura de mis confesiones y de mis intenciones.
Deseo fervientemente no ofender con mis insinuaciones, mis mordiscos, y mis palabras a nadie. Sólo quiero estar cada día o cuando más o menos los tiempos me den, ahí.
Me hace muy bien estar ahí, pensando, añorando.
Alguién ha dicho que los "raros" somos así.
Alguién se pregunta si realmente hay bien y mal.
Alguién va más rápido que los demás.
Alguién tiene poesía de sobra.
Alguién necesita querer.
Todos también lo necesitamos.
¿Qué es para vosotros todo esto en lo que invertimos tiempo, intelecto, sentimiento?
Nada más que un blog, dirán algunos, lo sé.
Poesía natural, y azul destellantes, gritarán otros.
Un espacio lúdico y festivo, reflexionarán por allí.
El invento de este año, la ciencia y los periódicos.
Yo sólo puedo decir, como hizo decir Mario Benedetti a su protagonista en La Tregua:
"¿Ves?: Así.
Sencillamente así, es la felicidad."

8 comentarios:

luar dijo...

Gus, ler este post, para mim foi um momento de felicidade...
Obrigado!
E fica aqui um desafio, no dia em que estivermos frente a frente, tocarei com cuidado e respeito as tuas mãos! Essas mãos que jamais serão vencidas...
Abraço.

Abel Asvir dijo...

Tenemos manos torpes, manos tontas.. que solo se vuelven sabias cuando acarician la piel que aman, tenemos que acariciar mucho, asi seremos cada dia mas listos, como nuestras manos!!!

La Colorete dijo...

Yo también te tiendo la mía Gus para lo que necesites y no debemos dejar pasar más tiempo para que nuestras manos puedan tocarse o que abracen nuestros cuepos, toquen nuestras mejillas.
Yo creo que estas manos que teclean estas palabras son la respuesta a tu pregunta... que para muchos de nostros esto no es solo un blog.
En estos momentos beso mi mano y soplo. Espero que a los que os encontrais lejos os llegue mi cariño.

La Colorete dijo...

Por cierto no hacia falta que aclararas que esa no era tu mano, es de alguien un poco hippie jejejej (lo digo por las pulseras)

Gus dijo...

Luar, no sólo mis manos no has sido vencidas nunca, sino que mi alma está intacta. Obrigado vocé.

Abel, yo acaricio lo que me dejan....me gustaría acariciar más, pero debo mantener los pìes en la tierra.

Colo, simplemente gracias. Bonito, muy bonito tu comentario.
Por cierto, veo que aunque no hayamos estado face to face nunca, ya me conoces "algo": de hippie na de na...y pulseritas NUNCA!!!

Abel Asvir dijo...

Yo lo toco todo, lo miro, lo huelo, lo escucho, y si puedo lo pruebo... y cuanto mas alto está, mas salto, para alejar todo lo que puedo los pies que me atan al suelo. Si, ya lo sé, despues hay que volver al suelo, pero no me negaras que te gusta volar tanto como a mi, o acaso me equivoco?

Gus dijo...

Abel, yo vuelo mucho, y mi aeropuerto preferido es El Prat, claro :)

Dr Infierno dijo...

Plas, plas, plas. Un post que emociona.