Gustavo Pecoraro Brondino|Crea tu insignia

03 octubre, 2006

KILL GIL (sorry Charly G.)

Llenemos de palabras malas el aire.
Empujemos a las ancianas en la calle.
Juguemos con fuego y quemémonos las manos sucias.
Escupamos en los copas.
Tiremos unas cuantas bombas en algun país lejano.
Matemos las ilusiónes de un adolescente en París, o en Belgrado, o en Jujuy.
Marchitemos las flores de un eructo nocturno.
Reventemos con bates la cabeza de un amigo.
Mintamos, mintamos que algo queda.
Pinchemos los condones.
Tiremos a la mierda los regalos de Navidad.
No llamemos más a casa.
No importa el dolor.
Publiquemos que somos malos, que hacemos el mal porque nos calienta, porque es lo más "in".
Desvirguemos al primer niño que aparece en nuestro camino.
Y luego dormamos en paz.

Pues no.
Que no y no.
Que yo no estoy en este mundo para que me den vuelta la cara.
Y que aunque no esté de moda, los buenos momentos son mejores que los malos.
Y las malas compañías son malas si uno quiere.

He hecho daño algunas veces; muchas más me lo hice a mí.
Rompí ilusiones sin poder controlarlo, y mentí sin saber que era peor que decir la verdad.
¿Cuantas veces golpeamos nuestra cabeza en la roca?

No me enorgullezco de eso.
Ni me consuelo con el "soy así".
Buscaré en mis errores el insomnio de diario.
Los estimulos no pueden calmar el come-cabeza.
Sabemos que hemos sido crueles. ¿Queremos seguir siéndolo?

Pues no.
Que no y no.

No quiero que nadie más tiemble de tanto llorar por mi.
Quiero gritar que te quiero.
¿Importa tu voz?
Quizá mañana, hoy ya no.
Hoy te quiero...mucho.

No hay comentarios: