Gustavo Pecoraro Brondino|Crea tu insignia

20 octubre, 2006

Homenaje

Nunca lo tuve, digamos, como un ejemplo a seguir.
Si él decía SI, yo respondía NO.
A menudo me repateaba su manera de pensar; tan ocupado yo en fomentar mis rebeldías...creo que averigué poco lo que pensaba o sentía.
Sus frases eran cortas, escuetas, pocas.
Se tragaba sus sentimientos y las palabras que yo quería escuchar.
Casi siempre se perdía en sus letras, y sus canciones; que nunca compartimos.
Era tan duro como yo.
Tan esquivo como él, he salido.
Creo reconocer algunas de sus actitudes en mis gestos.
Sus ojos verdes...no, esos no los heredé. Que pena.
Le gustaba las carreras de caballos; yo nunca pisé un hipodromo.
Alguna vez lo acompañé al estadio a ver a Boca; él me siguió a Plaza de Mayo un 1º de Mayo.
Con los años me confesó que únicamente quería que yo fuera feliz, elijiera la vida que elijiera.
Compró mi corazón con esa frase.
Desde ese momento lo sentí humano, y con la distancia, me preocupé.
La última vez estaba débil, incómodo, cansado.
Me sentí rabioso porque no se quería ir a dormir.
En realidad, yo estaba asustado y quería llorar sin que me viera.
Siempre que lo llamé me dijo estar "perfecto".
Ahora ya no me lo dirá nunca más.
Lo quise mucho.
Lo entendí tarde.
Chau, viejo.

(Gracias a la Colo, Abel, Luar, y en especial al Doc, porque desde lejos me han arropado y calentado el alma)

3 comentarios:

La Colorete dijo...

Tu "viejo" te dejó en herencia esa maravillosa frase. Hazle caso y se todo lo feliz que puedas Gus y cuentanoslo en este blog. Asi como hemos estado en los malos momentos queremos compartir contigo los buenos.
¡¡¡¡¡¡Ah!!!!!! Y de gracias nada. Ya somos como una pequeña familia ¿no crees?
Mas besos de tu Coloretina

Laicha dijo...

Lo siento mucho Gus. Normalmente, la distancia es dura pero en situaciones como esta es absolutamente cruel. Pero tú sabes que la gente que se nos va, nos deja miradas, gestos, olores y frases que hacen que siempre estén a nuestro lado.
Un beso enorme

Lucrecia Rodriguez Dubra dijo...

Qué lindo texto Gus, pero más lindo aún lo que no está escrito en él, lo que se infiere, lo que se huele como un perfume. Tus ojos no serán verdes pero tu mirada dice muchisimas cosas. Lindo domingo para vos, beso desde almagro.